Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Locos por las tapas

Desde Lugo hasta Granada, los mejores reportajes sobre esta popular fórmula gastronómica para celebrar el Día Mundial de la Tapa

Barra de 'pintxos' del Sirimiri Bar, en San Sebastián. Ampliar foto
Barra de 'pintxos' del Sirimiri Bar, en San Sebastián.

De acompañamiento a vinos, cañas y vermuts durante el aperitivo, las tapas han pasado a conformar una sólida tendencia gastronómica que cuenta incluso con fecha propia en el calendario, el Día Mundial de la tapa. Destacados chef españoles con estrellas Michelín –desde Paco Roncero hasta Sergi Arola, Albert Adrià o Carles Abellan– han apostado por esta versión de alta cocina en pequeñas proporciones, destinadas a ser compartidas en la mesa e, incluso, sin usar cubiertos. Con el finger food como última tendencia en los restaurantes de Andoni Aduriz, Ricard Camarena o Quique Dacosta, celebramos el día internacional de la tapa con las mejores propuestas para tapear en España publicadas por El Viajero.

Para empezar, los mejores ‘pintxos’

Miniplatos de Zuga bar, en Bilbao.
Miniplatos de Zuga bar, en Bilbao.

La esencia de la gastronomía vasca en un solo bocado. Los pintxos son tradición en el País Vasco, donde la diversidad de propuestas es tal que conviene tener un buen guía en las calles de Bilbao o San Sebastián. La capital donostiarra, un portento de ciudad en términos de placer, tiene en los bares del Casco Viejo uno de sus grandes iconos gastronómicos. Y como en estas calles la oferta es abrumadora, proponemos esta ruta por diez de las mejores barras de pintxos.

En Bilbao, con la ría como referencia, Josean Alija, responsable de Nerua, restaurante del Museo Guggenheim (una estrella Michelin), propone una ruta de pinchos que pasa por los bares imprescindibles para potear en el Casco Viejo.

Vitoria tampoco se queda a la zaga: quien haya probado el huevo frito de Sagartoki celebrará estar de pintxos en la capital alavesa, donde hay infinidad de deliciosas propuestas en pequeño formato por todo el Casco Viejo.

¿Qué tapas piden los chefs con estrellas Michelin?

Los grandes nombres de la gastronomía española también tienen sus tapas fetiche a la hora del aperitivo. De corte castizo, en el caso de Paco Roncero, o un clásico pincho del norte peninsular en el de la mallorquina Macarena de Castro. Estas son las tapas preferidas de Arzak, Jordi Roca, Dani García, Quique Dacosta, Yayo Daporta, Pepe Rodríguez Rey, Pilar Idoate y Víctor Manuel Gutierrez.

La tapa, cero euros

Terraza en el barrio del Albaicín, en Granada. ampliar foto
Terraza en el barrio del Albaicín, en Granada. Getty

En algunas ciudades españolas existe otra tradición: la tapa que acompaña a cada consumición –unas más elaboradas que otras– no se paga. Este recorrido visita diez urbes donde el pincho es gratis en cada ronda de cañas o vinos, e incluso en algunas, como Ávila, se deja a elección del cliente. Conviene saber, no obstante, dónde ir y qué pedir en cada una de ellas, desde Granada hasta Badajoz, Vigo o el famoso barrio Húmedo de León. Pero si hay una ciudad gallega donde el tapeo es gratis y sabroso por excelencia esa es Lugo, donde visitamos siete bares en los que la caña siempre se acompaña con algo para picar: empanada, tortilla rellena, bollo preñado...

Sin ser gratis, la zona del Paral·lel, en Barcelona, sí ofrece propuestas anticrisis para el tapeo vespertino (y el copeo posterior). El epicentro es la peatonalizada calle Blai, aunque en el aledaño Poble Sec permanecen clásicos imprescindibles como el bar Rufián.

Nuevas zonas, viejos bares

Taberna Pedraza, en Madrid.
Taberna Pedraza, en Madrid.

En ciudades como Madrid, donde se tapea todo el año, han surgido nuevas zonas para tomarse el aperitivo, como los aledaños del Retiro, en torno a la calle Ibiza, donde a viejos locales renovados han surgido nuevas e interesantes propuestas, como la Taberna Pedraza o la barra de Kulto.

Lo nuevo frente a lo viejo, que, curiosamente, nunca deja de sorprender. Como que los camareros sigan haciendo la cuenta con tiza sobre la barra del bar más antiguo de Sevilla, abierto desde finales del siglo XV. O las tabernas centenarias del Arco del Consuelo, en Jaén, entre las que destaca El Gorrión; baldosas hidráulicas en el suelo y tapas de queso e ibéricos (gratis) al pedir en la barra.

En Murcia no hay aperitivo más típico que la marinera: rosquilla murciana (más alargada y resistente), ensaladilla y una anchoa. Otra cosa dónde probarla. Cuatro buenas pistas para descubrir, además, sus diferentes versiones.

Más información