suscríbete

Buscador
Gastronomía

Diez ciudades españolas donde puedes comer tapas gratis

De Alcalá de Henares a Granada, una decena de urbes donde el precio de la consumición incluye sabrosos pinchos

tapas

Un bar de tapas en Granada. / Nano Calvo

Las tapas son una de las costumbres españolas que más se conocen en todo el mundo. Las hay de todos los tipos, desde un pequeño aperitivo -aceitunas, patatas fritas, frutos secos- hasta un auténtico festín en miniatura. Las más elaboradas se denominan pinchos y su máxima expresión puede encontrarse en el País Vasco -las más famosas, las de San Sebastián-. El precio de estos manjares varía, desde aquellas que vienen incluidas en el importe de la cerveza o refresco a las que hay que pagar aparte. Seleccionamos diez ciudades españolas donde se pueden tomar tapas gratis con cada consumición y el precio aproximado de la bebida en la mayoría de sus bares.

Alcalá de Henares

Tapa de huevos con morcilla en el bar Índalo de Alcalá de Henares.

En un paseo por el casco histórico de Alcalá de Henares no puede faltar una visita a la Universidad Cisneriana, la plaza de Cervantes, los soportales de la calle Mayor, la catedral y las calles aledañas. Y tampoco puede faltar el tapeo. En la ciudad complutense abundan los bares donde junto a la consumición se puede elegir la tapa, gratuita. Raciones de patatas bravas, huevos estrellados, sándwich mixto o vegetal, hamburguesa o diferentes tipos de bocadillos son algunas de las tapas que se encuentran en las amplias y variadas cartas (con más de 30 opciones donde elegir) de locales como el Índalo, El tapón (ambos con varias sucursales) o Maimónides, ya clásicos de las noches alcalaínas. El precio de la caña ronda los 2,80 euros, un poco más caro que en otros bares, pero el gran tamaño de las tapas justifica el precio. / Natalia Marcos

Ávila

Tapa TorredeBabel del bar Las Cancelas, en Ávila.

La cuna de Santa Teresa abriga otro tipo de misticismo a pie de barra: el buen tapeo. Y como es costumbre que el cliente escoja el pincho (gratuito), conviene saber qué pedir, y dónde, en el centro histórico de Ávila. Las patatas revolconas, en el Barbacana, en el mercado Grande. Oreja, morro y mucho más en El Rincón, junto al Ayuntamiento. A un paso queda el pincho de jabalí guisado del bar Gredos y a dos, en la calle Vallespín, el picadillo de chorizo a la plancha de Don Camilo. La mejor tortilla de patata, en El Rincón de Jabugo, en la calle San Segundo, frente al ábside de la catedral. Y al pasear por "La muerte y la vida" –así se conoce la calle Cruz Vieja– conviene pedirse una tapa de alegría (banderilla de riñones con patatas) en Las Cancelas. El precio de la bebida está entre 1,20 y 1,90 euros (Las Cancelas es la más cara). / Jordi Pastor

Almería

Tapas gratis en Almería

Tapa de chorizo al infierno en el Bella Ciao de Almería.

Un paseo por Las cuatro calles y la calle Real, en el casco antiguo de Almería, brinda al visitante una gran cantidad de bares que ofrecen tapas generosas, y gratuitas, con la consumición, cuyo precio suele estar en torno a los dos euros. El barrio por excelencia del tapeo almeriense permite probar las patatas a la brava en un bar auténtico, El Bonillo, así como un típico remojón en el recién inaugurado Bella Ciao. Para redondear la jornada se puede comprobar el singular tamaño de las tapas del Tío Tom, en el estudiantil barrio del Zapillo. / Javier Cid

Badajoz

Ración de jamón y queso en La Corchuela, en Badajoz.

Se puede decir que Badajoz es una de las capitales españolas del aperitivo, pequeño manjar culinario muy ligado a la cerveza y el vino. Aunque es posible disfrutar de tapas gratis en casi cualquier barrio de la ciudad, hay tres zonas donde prolifera especialmente: Valdepasillas, San Roque y Santa María de la Cabeza. Esta última congrega, a partes iguales, precios bajos y generosas cantidades (patatas fritas, alitas de pollo, empanadillas...). La Roca (Ricardo Carapeto, 53), el centenario La Corchuela (Meléndez Valdes, 12), Bar Manolo (Muñoz Torrero, 6) o Mehtura (Jacinta García Hernández, 4) son algunos de los bares donde las cañas saben mejor acompañadas de higadillos, picadillo de tomate, prueba de matanza, panceta o huevos fritos con chorizo. El precio, en torno a 1,20 euros la caña. / José Ramón Álvaro

Granada

Tapas gratis en Granada.

El bar de tapas Alhambra, al lado de la Catedral de Granada. / Nano Calvo

La capital granadina suma a su belleza árabe -con la espectacular Alhambra- la alegría de sus gentes, la cultura de sus calles y, cómo no, las enormes tapas: tres o cuatro de ellas equivalen a un almuerzo completo. En cualquier bar de la ciudad ofrecen aperitivos gratuitos con la bebida y son muchas las zonas que nos brindan este culto al tapeo. Pasear por los alrededores de plaza de toros o el Realejo, o por las calles Elvira, Gonzalo Gallas o Navas es una invitación a degustar estos platos. Algunos de los más locales recomendables son La Antigualla II (calle Elvira, 22), El Pesaor (Pío Baroja, 1), las Bodegas Castañeda (Almireceros, 1-3),o Los pescadores (Dr. Pareja Yébenes, 9). Todos ofrecen tapas con una cantidad y buena calidad, por un precio que oscila entre 1,80 y 2,20 euros. / Javier Cid

Jaén

Tapas gratis en Jaén.

Detalle de la taberna La Barra, en Jaén.

Hablar de tapas en Jaén es hablar de tascas. El centro histórico, al lado de la catedral renacentista, está plagado de estos bares antiguos con gran solera. La estrella es la estrecha calle Arco del Consuelo: se pueden tomar salchichas o paté en Alcocer (Arco del Consuelo, 5) o degustar queso y embutidos en dos tabernas centenarias, Casa Gorrión (Arco del Consuelo, 7) y La Manchega. Muy cerca está La Barra (Cerón,7), donde no hay que perderse la morcilla con migas. Pero las tapas gratis no se quedan en el centro, sino que se ofrecen la mayoría de los establecimientos: se recomienda pasear por las callejuelas de San Ildefonso, plagadas de bares como El perol de la abuela, y por la moderna zona del bulevar: aquí está Tito Nono II (Cataluña, 14), donde además de tapas gratis hay raciones gigantescas a precios imbatibles. El precio de caña y consumición, entre 1,30 y 1,50 euros. / Miguel Ángel Medina

León

Vinatería Monalisa, en León.

En León hay una gran tradición de copiosas tapas gratuitas, que sirven al pedir un corto -una caña- o un vino. Salir de cañas equivale a comer o cenar. Y la costumbre está extendida por toda la ciudad, del centro a la periferia. Las zonas más populares son el barrio Romántico y el Barrio Húmedo, y entre los locales de referencia se pueden citar el incombustible Ribera y sus patatas; el Flandes y su lacón o la morcilla de La Bicha; el Miche, el Llar o La Trébede. Entre los más chic y de nuevo cuño, el Camarote Madrid, el Monalisa, el Flechazo, el Gaia o El Patio. El precio de la caña, entre 1,50 y 1,80 euros; los vinos, entre 1,50 y 2,10. / José Antonio Otero

Salamanca 

Tapas gratis en Salamanca

Tapas en El Bardo, en Salamanca. / Elorza Saravia

Aunque la tapa de autor pisa fuerte en los últimos años, Salamanca cuenta todavía con un buen número de bares donde caña y pincho no superan los dos euros. Con el cerdo -en todas sus variantes- como protagonista (jamón de Guijuelo, jeta, pincho moruno o farinato, embutido típico de Ciudad Rodrigo), las mejores zonas para tapear son casco histórico y Van Dyck. Hay que pedir la morcilla con cebolla caramelizada de El Bardo, los famoso pinchos morunos y las patatas meneás del Café Real, deleitarse con la variedad de tortillas rellenas del Mesón Cervantes o, en el Bambú, descubrir una tapa muy típica, la chanfaina salmantina: arroz meloso con manitas de cordero, comino y pimentón. / Carlos Ortega

Segovia

El restaurante Duque, en Segovia.

Una cerveza acompañada de un buen pincho es algo que no falta en cualquier reunión de amigos en Segovia. En casi todos los bares de la ciudad ofrecen una tapa a elegir junto con cada consumición, especialmente en la plaza Mayor y la aledaña calle de la Infanta Isabel –conocida popularmente como la calle de los bares–, principales zonas de tapeo. Locales como el San Miguel, Los Tarines o el Restaurante Duque no deben faltar en esta ruta gastronómica por Segovia, en formato tapa. El precio de la caña, en torno a 1,20 euros. / Cristina García Herránz

Vigo

Taberna A Mina, en Vigo.

La agradable costumbre de servir una tapa gratis cuando pides una cerveza o un vino se estila mucho en Vigo, donde se puede llenar el estómago con varias tandas de cañas o albariños. Por ejemplo, en A Mina, en el Casco Viejo, una taberna que ha sabido enganchar a un público renovado con tapas de siempre –como los mejillones en su salsa– y las sesiones de vermú #HoyCocina los sábados y domingos. En Patouro, soplo de aire fresco entre las tascas marineras de la zona de Bouzas, los pinchos cambian con los productos de temporada, como las otoñales raciones de setas. La gran variedad de vinos y cervezas de importación de La imperial, en la calle Colombia, se acompaña siempre de pinchos gratis, como abundantes raciones de fideos y patatas fritas. El precio de la caña, 1,70 euros, dos euros el vino. / Belén Vallina

Y ADEMÁS...

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

América vs Tigres Apertura 2016| En vivo

Diego Mancera México

Sigue el partido entre las águilas y felinos en la tercera fecha de la liga mexicana

Colombia trabajará en la recuperación del Galeón San José

S.P. Bogotá

El presidente Juan Manuel Santos asegura que la decisión obedece a motivos científicos y arqueológicos

Mariana Pajón, volar sobre una BMX

La ciclista colombiana busca revalidar su medalla de oro en los Juegos de Londres en Río

Lo más visto en...

» Top 50


Webs de PRISA

cerrar ventana