Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Auvers-sur-Oise, los últimos días de Van Gogh

Una jornada en este pueblo cercano a París al que el artista acudió para ser tratado por el doctor Gachet. De la pensión donde se alojó al castillo y los paisajes que le inspiraron

Ampliar foto
Mural de la película 'El loco del pelo rojo', de Vincente Minnelli, en un bar de Auvers-sur-Oise (Francia). Getty

Vincent van Gogh fue un pintor de excesos: muy expresivo, muy atormentado y muy inquieto. En los 37 años que vivió se le conocieron 38 direcciones en cuatro países. Entre otros lugares, vivió en La Haya, Ámsterdam, Bruselas, Amberes, Londres, Ramsgate, París, Arlés, Saint-Rémy-de-Provence y Auvers-sur-Oise. A esta villa de unos 7.000 habitantes situada a 27 kilómetros de París, en el noroeste de la región de la Isla de Francia, llegó, animado por Pissarro, para tratarse con el doctor Gachet y pasó sus últimos 70 días, que fueron muy intensos y le dieron para crear 72 telas, 33 dibujos y un grabado.

Francia fue el último puerto. Su hermano Theo se instaló en Montmartre en la década de 1880 y convenció a Vincent de que probara suerte en la que entonces era la capital del arte en Occidente. Allí entabló amistades con compañeros de gremio. Luego se puso a prueba de la luz del sur, conoció manicomios y altibajos, hasta que halló reposo en el norte.

10.00 El Auberge Ravoux

Auvers está volcada con Van Gogh. Esparcidas por el pueblo hay 29 placas con imágenes de los cuadros que pintó y los motivos (ya sea edificio o panorámica) que los inspiraron, tal cual han resistido el paso del tiempo. Permiten identificar telas notables como Paisaje con carruajes y tren de fondo, sobre la que el 13 de junio de 1890 escribió en una carta a su hermana Willemine: “Busco expresar el tránsito desesperadamente rápido de las cosas en la vida moderna”. O Campos de trigo bajo el cielo nublado, con la que quiso, según contó a Theo, explicar lo que no sabía decir con palabras.

ampliar foto

En el Auberge Ravoux (1) pernoctó por 3,50 francos al día. Su habitación y la del entonces compañero de hostal, el holandés Anton Hirschig, permanecen intactas. Dadas las limitaciones, no cuesta imaginar a Van Gogh escribiendo su mítica nota: “Un día u otro creo que encontraré la manera de exponer mis cuadros, al menos en un café”.

La entrada (6 euros) incluye el visionado de un breve documental sobre la estancia de Van Gogh en Auvers, su relación con Gauguin y Theo, y su manera infatigable de trabajar, con su característico trazo grueso, las luminosas obras que los paisajes le insinuaron.

El restaurante es una postal antigua, mantiene mobiliario y atmósfera de un clásico café de artistas en el que los turistas se empapan de bohemia.

12.00 El estudio de Daubigny

Amigo de Corot y Cézanne, influenciado por Courbet y considerado precursor del impresionismo, Charles-François Daubigny (1817-1878) pintó muchas escenas del valle del Oise. Tuvo casa en el pueblo y su jardín fue pintado por Van Gogh en uno de sus cuadros memorables de esta etapa: El jardín de Daubigny. Una manera de celebrar a este pintor de paisajes, referente y mentor de las siguientes generaciones, es visitar su casa-taller (2), donde se exponen algunas de sus obras, retratos de familiares y de amigos como Corot u Oudinot. No muy lejos está el Museo Daubigny (3), situado en la magnífica villa des Colombières, donde conviven obras suyas con exposiciones temporales que dan cuenta de la vocación artística de este pueblo.

Para comer no hay muchas opciones: o entregarse a las recetas tradicionales del Auberge Ravoux cueste lo que cueste, o decantarse por los abundantes platos del Café de la Paix (4), más económico.

ampliar foto
Campos de Auvers-sur-Oise, que Van Gogh pintó en julio de 1890 en su cuadro ‘Trigal con cuervos’, una de las últimas obras del pintor. Getty

15.00 La casa del doctor Gachet

El doctor Gachet fue el culpable de que Van Gogh llegara hasta aquí para tratar sus brotes. Era un personaje extraordinario: médico, coleccionista y artista. Compró su residencia (5) en 1872 y, en compañía de Pissarro, Cézanne, Guillaumin y Van Gogh, pintó y grabó numerosas obras. La visita, gratuita, permite descubrir en su estado original la presse à bras (plancha manual de grabado) y varios elementos que aparecen en las telas de Van Gogh, como la célebre mesa roja del famoso Retrato del doctor Gachet.

El paisaje que rodea la villa tiene el aura de la intimista película que realizó Maurice Pialat en 1991, Van Gogh, que profundizaba en la posible relación entre el pintor y la hija del doctor, Marguerite, cuyo piano también sigue ahí, idéntico al del cuadro Marguerite Gachet al piano.

17.00 El castillo de Auvers

A 20 minutos a pie aguarda otra inmersión impresionista. No solo por el castillo de Auvers (6), sobrio edificio del XVII, sino también por el jardín que lo rodea, invitación a panorámicas flotantes, setos de boj y laberintos vegetales.

En el interior del château llama la atención el centro de arte, con exposiciones temporales como Viaje al tiempo de los impresionistas, testimonio del fin del Segundo Imperio, cuando el barón Haussmann emprendió una reconstrucción urbanística de París que propiciaría grandes cambios en las formas de vida. Cafés, bailes, bulevares o pasajes se hicieron imprescindibles y los pintores fueron cronistas en sus cuadros de una realidad burbujeante. Además de la legalidad de la absenta (perniciosa bebida que también aquí tiene su museo (7): musee-absinthe.com), coincidió ese momento con el desarrollo del ferrocarril, lo que favoreció que muchos pintores buscasen ambientes campestres, como haría Van Gogh en Paisaje con el castillo de Auvers y en tantos otros cuadros.

ampliar foto
La iglesia de Auvers-sur-Oise (Francia) que pintó Van Gogh. agefotostock

19.00 Cementerio e iglesia

No se puede decir adiós al pueblo sin visitar su iglesia (8). ¿Cómo no recordar la tela Iglesia de Auvers? Aquí sigue, con el campanario cuadrangular propio de la región, similar a como se la describió a Willemine: “Tengo un cuadro más grande de la iglesia —un efecto en el que la construcción parece ser violeta contra un cielo de simple azul oscuro, cobalto puro; las ventanas parecen como manchas de azul ultramar, el tejado es violeta y en parte anaranjado—”.

Avanzada la tarde del 27 de julio de 1890, Vincent sufrió una recaída y su estado de ánimo empezó a dar bandazos por estos campos que había pintado sin desmayo durante 69 días. De pronto sacó una pistola y se disparó en el pecho. Consiguió llegar a la habitación número 5 del Auberge Ravoux. Hirschig avisó a Theo, que llegó de París al día siguiente para verlo agonizar. Fue enterrado en el cementerio de Auvers-sur-Oise (9), un kilómetro más arriba de la iglesia. Seis meses después, completamente rendido, falleció Theo. En 1914, su esposa, Johanna, consiguió que lo enterraran junto a su hermano.

Use Lahoz es autor de la novela Los buenos amigos (Destino)

Avanzada la tarde del 27 de julio de 1890, Vincent sufrió una recaída, sacó una pistola y se disparó en el pecho

Más información