Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Copenhague sobre ruedas

Tres divertidos recorridos ciclistas para disfrutar la capital danesa desde otra perspectiva

Ampliar foto
Uno de los espacios del parque Superkilen, en el barrio de Nørrebro, en Copenhague. Getty

Existe un punto de vista alternativo para los turistas que visitan Copenhague y sus atracciones tradicionales: alquilar una bici y recorrer los carriles más populares de la ciudad reservados exclusivamente a los ciclistas.

Por ejemplo, el Cykelslangen, un puente de color naranja con forma de serpiente que une el barrio de Vesterbro con el de Islands Brygge, en la isla de Amager. La travesía, que arranca entre el centro comercial Fisketorvet y el hotel Copenhagen Island, ofrece vistas espectaculares sobre la renovada zona portuaria y culmina en el puente Byggebro, sobre el canal principal de la capital danesa.

Otro paseo muy interesante es Den grønne sti, la senda verde, que forma parte de un carril bici de unos ocho kilómetros de recorrido que recorre los barrios de Frederiksberg, Nørrebro, Østerbro y Valby. Comenzando a pedalear desde el centro comercial Frederiksberg Centret, esta sección transita, en dirección norte, junto a los jardines de la Escuela Superior de Veterinaria y el frecuentado café Væksthuset, atraviesa el bonito parque de Nørrebro y se adentra en este antiguo barrio obrero.

ampliar foto
Vista del puente Byggebro, sobre el canal de Copenhague.

Una vez en Nørrebro podemos enlazar con el Superkilen, una área recreativa pública en cuyo diseño han participado colectivos de artistas y estudios de arquitectura que cuenta con tres zonas diferenciadas: la Plaza Roja (Den røde plads), dedicada a actividades al aire libre; el Parque Verde (Den grønne park), una larga franja con ondulantes colinas de césped y pequeñas parcelas con mesas para hacer picnic, y, entre ambas, el llamado Espacio Negro (Det sorte rum), concebido como un punto de encuentro para los vecinos del barrio, que incluye un parque infantil con forma de pulpo, una fuente y mesas para jugar al ajedrez. Vale la pena visitar también el cercano Café Castro, junto a la Plaza Roja, dedicado a la Revolución Cubana de 1959.

Desde el Frederiksberg Centret se puede pedalear también hacia el sur, recorriendo el bonito campus de la Copenhagen Business School, así como a través de paradisíacas zonas verdes que terminan en el barrio de Valby.

Más información, recorridos y puntos de alquiler de bicis en www.visitcopenhagen.com

Más información