Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un día sin salir de TriBall

Propuestas originales en el entorno de la calle de la Ballesta, a espaldas de la Gran Vía madrileña. Tartas veganas, ropa con ilustraciones, una cervecería artesana y mucho más

La tienda de cómics Viñetas, en la calle Luna de Madrid. Ampliar foto
La tienda de cómics Viñetas, en la calle Luna de Madrid.
Un día sin salir de TriBall

Sobre el mapa del centro de Madrid se dibuja el triángulo de Ballesta o TriBall. Enmarcado entre las calles de Gran Vía, Fuencarral y los aledaños de Corredera Baja de San Pablo, este desenfadado barrio —antaño degradado por las drogas y la prostitución— se impregna de la frescura de Malasaña y desde hace una década se multiplican en sus calles originales tiendas, nuevos restaurantes y hostales reformados. Callejeamos en busca de las tendencias en moda, gastronomía y arte.

Desayunar

El bar de zumos Frutas Prohibidas, en la calle de la Luna. ampliar foto
El bar de zumos Frutas Prohibidas, en la calle de la Luna.

Frutas exóticas

La ruta empieza en el complejo Gymage, donde ha abierto Frutas Prohibidas (Luna, 2), un apaciguado espacio con wifi, luz natural y vistas a la plaza de Santa María de Soledad Torres Acosta (conocida como la plaza de la Luna). Aquí, tostas y smoothies veganos conviven con los açais, boles de dicha fruta exótica. Al lado se ha estrenado Freedom Cakes (Luna, 14), una pastelería vegana con rotundas tartas en el escaparate que vende muffins, brownies y logradas chuches veganas. Y entre las tiendas de lámparas de la cercana calle de la Puebla se encuentra el delicioso Café de la Luz (en el número 8), con desayunos tardíos y minibrunch. Por las noches, sirven cócteles y reúnen caras famosas.

Compras

Batidoras vintage

El proyecto de rehabilitar el TriBall lo inició en 2007 la asociación de comerciantes de la zona, y desde entonces se han recuperado decenas de locales abandonados conservando el aire artístico de sus inicios. Han surgido espacios como Viñetas (Luna, 16), una fabulosa tienda de cómics donde llevarse un buen tomo de superhéroes. En clave gastronómica, Cooking The Kitchen Company (Corredera Baja de San Pablo, 4) es un espacio industrial que vende utensilios de cocina y reediciones vintage de tostadoras o batidoras. En su planta baja, la escuela TheBox ofrece tecnología puntera y cursos de cocina. Para más clases en los fogones también está Kitchen Club (Ballesta, 8). Y en el número 47 de la Corredera Baja de San Pablo ha brotado La Huerta de Almería, un mercado ecológico con hamburguesas de champiñón y salchichas de tofu.

La 'concept store' El Moderno, en Corredera Baja de San Pablo (Madrid).
La 'concept store' El Moderno, en Corredera Baja de San Pablo (Madrid).

Seguimos de compras. Para té y especias orientales está la bonita tienda Spicy Yuli (Valverde, 42). Y Salón 44 (en el número 44 de Valverde) es una boutique y peluquería. Y en la concept store El Moderno (Corredera Baja de San Pablo, 19) se encuentran los Wooden Dolls de Alexander Girard, gadgets y bisutería.

Para moda de hombre están las tiendas Espacio García (Corredera Baja de San Pablo, 26) y Monkey Garden (Barco, 38), donde las prendas lucen originales ilustraciones. Y La Buhardilla (Corredera Baja de San Pablo, 8) y Lady Cacahuete (el 26 de la misma calle) son dos referencias para ropa femenina. Texas (San Joaquín, 16) fue una vaquería que hoy tiene ropa de segunda mano traída de América y pinturas de época.

Comer

Uno de los platos del bar Navaja, en la calle Valverde, 42, con producto gallego y platos de fusión japo-peruana.
Uno de los platos del bar Navaja, en la calle Valverde, 42, con producto gallego y platos de fusión japo-peruana.

Navaja nikkei

Para comer merecen la pena los bocadillos de autor de El Porrón Canalla (Ballesta, 2). Aunque un lugar imprescindible es el bar Navaja (Valverde, 42), con producto gallego y platos de fusión japo-peruana. Su navaja nikkei es un delirio. Anexo está el restaurante Machete. Los cevicheros pueden elegir la Cevichería Mar Picante (San Joaquín, 4), y en La Pescadería (Ballesta, 32) se comen raciones cañís. Luego están las tortillas de patatas de Circo de las Tapas (Corredera Baja, 21) y de la Bodega de la Ardosa (Colón, 13). Palabras mayores.

Tarde de cultura y dulces

Libros y microteatro

La tarde puede alargarse en Nänai (Barco, 26), un bonito espacio cultural afín al nanaísmo (filosofía del no) con una deliciosa carta, limonadas y cervezas. El arte también se respira en Espacio Valverde (Valverde, 30) o el bar-galería Kikekeller (Corredera Baja de San Pablo, 17). “Hay novedad y autenticidad”, dice optimista la diseñadora Celia Montoya sobre esta zona madrileña. Cerca, sobreviven el Teatro Lara (Corredera Baja de San Pablo, 15) y Microteatro por Dinero (Loreto y Chicote, 9). Otra opción es perderse entre libros y vinos en Tipos Infames (San Joaquín, 3).

Para merendar, lo más son los mochi donut de Panda Patisserie (Desengaño, 11), el Horno San Onofre (San Onofre, 3); los crepes de La Rue (Colón, 14) y los bollos de Levadura Madre (San Joaquín, 4).

El restaurante Amargo place to be, en la madrileña calle Pez.
El restaurante Amargo place to be, en la madrileña calle Pez.

Cenar y copas

Entre velas

Los restaurantes seducen en la noche. Amargo place to be (Pez, 2), con sabrosos platos, velas y conciertos. El romántico Bar Galleta (Corredera Baja de San Pablo, 31), con sus berenjenas y helados de galletas. Enfrente, Maricastaña (el 12) ofrece cocina de mercado y tartas caseras. Vega (Luna, 9) es un buen vegano y el último grito es Hunan (Ballesta, 4), con especialidades del sur de China. Y en clave japonesa, la izakaya Hattori Hanzö (Mesonero Romanos, 17).

Fábrica Maravillas (Valverde, 29) es un bar y microcervecería artesana, donde se pueden catar nueve tipos de cervezas diferentes. Y la noche más alternativa empieza en el Bar Corazón (Valverde, 44) y en el bonito La Paca Café Bar (el 36). Para una copa con vistas: la azotea de Gymage (Luna, 2).

Una de la habitaciones del hotel 7 Islas (calle Valverde).
Una de la habitaciones del hotel 7 Islas (calle Valverde).

Dormir

Reformas con arte

Dos pistas para alojarse en TriBall: el posmoderno hostal Santo Domingo (Luna, 6) y el reformado hotel de aires retro 7 Islas (Valverde, 14), con áticos con vistas, restaurante y un vestíbulo con obras de arte.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información