Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un día en Macao, Las Vegas de Oriente

Bajo influencia portuguesa durante más de 400 años, la antigua colonia se encuentra rodeada de historia, casinos y mar

Casino The Venetian, en Macao, China Ampliar foto
Grand Shopping Canal del hotel-casino The Venetian, en Macao (China).

Conocida como Las Vegas de Oriente, Macao fue una de las primeras colonias europeas en China y también la última en ser entregada al gigante asiático, que aún respeta el acuerdo firmado con Portugal en 1987 para convertir el lugar en una Región Administrativa Especial.

Debido al elevado precio de sus hoteles y a la casi inexistencia de hostales, la mayoría de turistas que no están interesados en pisar sus casinos realizan una visita de un día a esta pequeña ciudad que ofrece, no obstante, un amplio marco de posibilidades. Las autoridades son conscientes de esto, por lo que existen barcos que van y vienen de Hong Kong las 24 horas al día con el fin de facilitar la llegada de los turistas.

Declarado patrimonio mundial por la Unesco, el casco histórico de Macao deja entrever los más de 400 años de gobierno colonial con una más que evidente influencia portuguesa, donde todavía existen letreros en la lengua de Magallanes. El paseo comienza en la plaza del Senado y avanza hacia las ruinas de San Pablo y la Fortaleza —coronada por el Museo de Macao—, pasando por iglesias, pequeños jardines, templos budistas y edificios de diversa índole.

Tras terminar este agradable paseo, la torre de Macao aguarda una grata sorpresa para los más aventureros: es posible practicar puenting desde una altura de 233 metros. Para aquellos que solo quieran deleitarse con las vistas existe la posibilidad de comer en un restaurante giratorio situado en la cumbre de la torre, y que permite contemplar la ciudad en un ángulo de 360 grados.

Ruinas de la catedral de San Pablo, del siglo XVII, en Macao (China). ampliar foto
Ruinas de la catedral de San Pablo, del siglo XVII, en Macao (China).

Autobuses gratuitos recorren toda la ciudad, trasladando pasajeros de un lado a otro y cruzando el puente hasta Taipa. Allí nos espera un pueblecito colorido y con encanto en el que probar los diferentes manjares de Macao: tartaletas de huevo (o pasteles de Belém), bacalao en salazón, frijolada, bollos de chuleta de cerdo, galletas de almendra, jerky y un largo etcétera.

La principal atracción turística de Macao son los casinos, por lo que el viaje hasta Cotai le merecerá la pena si opta por el lujo y el dinero. Allí aguardan City of Dreams, Hotel Galaxy y The Venetian, una réplica de la ciudad de Venecia trufadas de tiendas de marca. Si está dispuesto a apostar pero no quiere ir tan lejos, su destino es el Casino Lisboa, a pocos minutos del casco histórico.

Cómo llegar a Macao

Casino Lisboa, situado junto al centro histórico de Macao, en China.
Casino Lisboa, situado junto al centro histórico de Macao, en China.

La terminal de ferris de Macao se comunica con el centro y aeropuerto de Hong Kong, así como con los puertos chinos de Jiangmen, Wanzai y Shekou y el aeropuerto de Shenzhen.

El aeropuerto internacional de Macao se encuentra en la isla de Taipa, a escasos minutos en autobús de la península de Macao, debido a las buenas conexiones y las pequeñas dimensiones del lugar.

¡A pie! Sí, desde la frontera situada al norte de la península de Macao y al sur de Zhuhai se puede llegar andando, aunque la larga espera en la cola no es aconsejable.

¿Vas a viajar a China? Pincha aquí

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información