Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Puerto de Santa María, cien palacios y mucho arte

Marítima y bulliciosa, la ciudad gaditana alberga la casa de Rafael Alberti, una galería dedicada al icónico toro de Osborne, playas de arena fina y tapeo en bares del siglo XIX

Puerto de Santa Maria Ampliar foto
Playa de la Muralla, en la localidad gaditana de El Puerto de Santa María. Age

A veces palaciega y noble, otras popular y abierta. Marítima y cosmopolita, Juan de la Cosa dibujó aquí el primer mapamundi donde aparecía América; pero a su vez tan agrícola e industrial como para presumir de viñas y bodegas. Histórica como para lucir legados fenicios, romanos y medievales, pero también actual, pues aquí nació el poeta Rafael Alberti y hoy es un polo del arte contemporáneo. El Puerto de Santa María (Cádiz) lleva con orgullo su carácter mestizo. Es difícil no encontrar un plan atractivo en esta ciudad de 88.300 habitantes, kilométricas playas y calles bulliciosas donde la gastronomía, la cultura y el ocio se entreveran sin cesar.

9.00 Desayuno bajo el castillo

Disfrutar de un desayuno a la sombra de las almenas de un castillo del siglo XIII, y ante la atenta mirada del busto del rey Alfonso X el Sabio, es comenzar con buen pie. La Chicha Yeyé (Cañas, 1) (1) es ese lugar donde disfrutar de variados brunch caseros: granolas con fruta, brioches —de salmón, beicon, aguacate—, tartas o cruasanes, todo de su propio obrador. La ruta puede seguir después por el cercano castillo de San Marcos (2). Alfonso X lo construyó como iglesia fortaleza sobre una antigua mezquita de la que aún se conservan restos. Las valiosas Cantigas de Santa María hablan de este importante monumento que se puede visitar actualmente con reserva previa (entrada, desde 8 euros; ).

Terraza junto al castillo de San Marcos, en El Puerto. ampliar foto
Terraza junto al castillo de San Marcos, en El Puerto. Alamy

10.30 Orígenes fenicios

El castillo marca el origen medieval de El Puerto, pero el pasado de la ciudad es tan antiguo que también conserva huellas romanas —Portus Gaditanus— y fenicias, origen del asentamiento. Para conocer el cercano yacimiento fenicio de Doña Blanca (3) —entrada gratuita, solo visitable de mañana— es necesario desplazarse en coche o taxi a la falda de la sierra de San Cristóbal, a unos siete kilómetros del centro de la ciudad. Los restos de la muralla, viviendas y calles que se ven excavados son solo una pequeña parte de lo que, en el siglo VII antes de Cristo, llegó a ser una importante ciudad fenicia dotada de un gran puerto fluvial.

12.00 En casa del poeta

De vuelta a la ciudad, la Fundación Rafael Alberti (4), ubicada en su antigua casa (Santo Domingo, 25), atesora valiosas obras del poeta portuense, aglutinadas en sus salas expositivas y la biblioteca. A pocos pasos, el domicilio de juventud del dramaturgo Pedro Muñoz Seca es hoy Casa de Indias, un hotel y centro de arte contemporáneo con colección permanente y exposiciones temporales.

Interior de Toro Gallery, en Bodegas Osborne. ampliar foto
Interior de Toro Gallery, en Bodegas Osborne.

13.30 Toro Gallery

Patrimonio, vino de Jerez, historia de la publicidad y arte. Este variado cóctel aguarda en Bodegas Osborne (5), uno de los monumentos más visitados de la ciudad (Los Moros, 7). El bello conjunto arquitectónico permite zambullirse en la elaboración de sus afamados vinos —cata incluida— entre barricas centenarias. Las instalaciones acogen también la Toro Gallery, centro de interpretación sobre el origen e imbricaciones culturales de su famoso toro de las carreteras. Por cierto, de las 94 vallas que existen, El Puerto es el municipio que más tiene: casi una decena (sin contar las del museo).

14.00 Hora de comer

Como es difícil decantarse por una sola opción, mejor probar varias con un tapeo por las calles del centro. El inicio ineludible es el Bar Apolo (Palacios, 44) (6), original del siglo XIX, donde conviene probar su tortilla casera, los tacos de atún de almadraba o el Santamaría (cóctel de chistorra y huevo). La ruta puede seguir por la Tasca Matute y su ensaladilla de ibéricos (Luna, 4) (7), el famoso restaurante Romerijo —cualquier opción de marisco es buena — o Casa Ceballos (Ribera del Marisco, 6) (8), cuya pavía de merluza destaca entre sus frituras.

16.00 Tarde de chiringuito

El Puerto cuenta con 15 kilómetros de playas de arena blanca y fina, muchas de ellas a salvo del furibundo viento de levante. Excepto en el caso de La Puntilla (9) —a 20 minutos andando del centro—, es necesario coche, bus o bicicleta para llegar al resto de arenales. Cada uno tiene su encanto, como la playa de Los Toruños (10), en pleno parque natural, o la del Ancla (11), donde el chiringuito TK3 Beach ofrece buenos cócteles entre chapuzón y chapuzón.

19.30 Paseo palaciego

Conocida como “la ciudad de los 100 palacios”, el sobrenombre de El Puerto no es un mero lema. Perderse por sus calles y asomarse a todo aquel zaguán —aquí llamado casapuerta— que esté abierto es obligatorio para descubrir el legado patrimonial que dejaron los cargadores de Indias que comerciaban con América; en este caso, con vinos de Jerez. Destacan la Casa de los Leones y su fachada barroca del siglo XVII (La Placilla, 2) (12); el palacio de Purullena (calle de las Cruces) (13), con su bello patio del XVIII, o el de la Marquesa de Candia (hoy Museo Municipal; Pagador, 1) (14). Una parada en ese camino es la iglesia Mayor Prioral, cuya portada plateresca, su retablo de plata mexicana, la sillería coral o el baldaquino neoclásico dan buena cuenta de ese esplendor comercial del que disfrutó El Puerto.

21.30 Cenas premium

Los molinos de mareas eran una pieza esencial de las salinas que jalonaban las marismas de la bahía de Cádiz. Una de ellas, ubicada en la calle de Francisco Cossi Ochoa (15), acoge ahora el restaurante Aponiente de Ángel León, el chef del mar. Su menú del día —desde 315 euros por persona— es una experiencia sensorial. Otras opciones premium para un homenaje a precios más asequibles son El Faro de El Puerto (16) o Casa Flores  (17), icónicos establecimientos.

24.00 Música en el Milwaukee

La vida en El Puerto se articula en torno al río Guadalete. Y sus noches, también. En el centro, destacan la Sala Milwaukee (con música en directo; Bajamar, 10) (18), Embarcadero (19), Royal (20) o Banana (21), todos ubicados a escasos metros. A pocos minutos en coche, cerca de la urbanización Puerto Sherry, el chiringuito Phi Phi Beach (22) luce un animado ambiente a la vera del mar.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información