Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
DORMIR CRÍTICA i

Molí del Mig, descanso en un viejo molino de l’Empordà

Una finca en plena naturaleza que combina un edificio del siglo XV con instalaciones más modernas

Hotel Moli del Mig Ampliar foto
Exterior de los bungalós de Molí del Mig, en la localidad de Torroella de Montgrí (Girona).
Puntuación: 7,5
Arquitectura 8
Decoración 7
Estado de conservación 7
Confortabilidad habitaciones 7
Aseos 7
Ambiente 7
Desayuno 6
Atención 8
Tranquilidad 9
Instalaciones 7

Se refería Josep Maria Deulofeu a un estorbar lo mínimo para que sus diseños expresaran la sobriedad, sencillez y carácter placentero del paisaje ampurdanés, tocado por la tramontana, pero inconfundiblemente relajante y lujuriante a los ojos del viajero audaz. Lo subrayaba orgulloso de recibir el premio de arquitectura Girona 2006 por sus planos de un molino del siglo XV que debía ser transformado en un alojamiento turístico en medio de una finca espléndida, ajardinada, de siete hectáreas roturadas por hileras de cipreses y frutales a escasa distancia del puerto de l’Estartit y las islas Medas. En el hotel Molí del Mig, el viejo edificio industrial se pudo conservar tal cual, sin aderezos superfluos. A su vera se le adosó un paralelepípedo somero, semiacristalado, de factura minimalista. Así como otros tres bloques narigudos, igualmente minimalistas, con amplias terrazas abiertas al campo y dos dormitorios ideales para albergar a familias enteras.

En verano, el vergel resguarda las zonas nobles del emprendimiento, tanto en sus módulos sólidos, delineados con lienzos rotundos, reafirmantes del paisaje, como en la arboleda que oculta la piscina. Da gusto repantingarse por horas bajo las sombrillas. La clientela más activa juega al pádel (posee tres pistas exteriores acristaladas) o practica cicloturismo, que por ello el hotel exhibe su distintivo de bike-friendly.

Una de las habitaciones del hotel Molí del Mig.
Una de las habitaciones del hotel Molí del Mig.

En el torreón original se ha habilitado un salón para reuniones, complemento romántico de otras salas dotadas de más luz y espacios diáfanos, ambientados con elementos mobiliarios y lámparas de diseño contemporáneo. El comedor, también con vistas al verde, resume el alto nivel de la cocina ampurdanesa, antes incluso de que Ferran Adrià despuntara en las inmediaciones. Un museo-biblioteca en el corazón histórico de la masía, adosado a la recepción, informa al recién llegado. Espaciosas, luminosas y un punto minimalistas, las habitaciones reiteran la premisa estética de la simplicidad y las panorámicas abiertas a la vegetación estructurada de la finca. Mientras 5 de ellas se aposentan en el molino original y 10 en la nueva construcción, 3 cajas con una habitación doble y una junior suite en cada una de ellas conforman el núcleo principal del alojamiento.

Y lo ideal para toda vacación: el equipo de profesionales está, pero no molesta.

Molí del Mig

  • Dirección: Camí de Molí del Mig, s/n. Torroella de Montgrí (Girona)
  • Teléfono: 972 75 53 96. Central de reservas: 931 81 63 48 (URH Hoteles)
  • Web: molidelmig.com
  • Instalaciones: jardines, piscina, tres pistas de pádel, tres salas de reuniones con capacidad para 250 personas, salón de estar, bar, comedor al aire libre, restaurante
  • Habitaciones: 16 dobles, 2 junior suites, 1 suite, 3 bungalós
  • Servicios: canguro; algunas habitaciones adaptadas para discapacitados; animales domésticos prohibidos
  • Precios: desde 81 euros la habitación doble, desayuno e IVA incluidos.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información