Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Plogging’ o cómo recorrer playas y montañas con compromiso ambiental

La actividad une el deporte con la recogida de residuos en entornos naturales. Un nuevo movimiento al que se suman cada vez más adeptos en España

Encuentro 'plogging' en una playa de Ibiza.
Encuentro 'plogging' en una playa de Ibiza.

Plogging es el neologismo resultante de fusionar la expresión sueca plocka upp, que se traduce como recoger, y la palabra inglesa running, correr. Viene a definir una práctica que consiste en ir recogiendo basura, bolsa en mano, mientras se trota. Nació en Estocolmo alrededor de 2016, y se ha ido extendiendo al resto del mundo gracias al boca-oreja en redes sociales. En España ya hay movimientos activos, sobre todo en Alicante, Baleares y Cataluña. La crisis sanitaria canceló varios eventos programados, pero este verano vuelve a haber actividad, que se redoblará a partir de septiembre. Una manera diferente de recorrer playas, bosques y montañas.

El primer 'tour' de Europa

Este verano, los hermanos Caro Cortés tienen previsto organizar actividades de plogging en Baleares, de las que darán cuenta a través de la web ibizasostenible.com. A partir de septiembre, retomarán la idea de seguir con su tour nacional, que en marzo fue suspendido por la covid-19 tras haber recorrido cuatro ciudades, en las que participaron más de 3.000 personas y recogieron más de 4.000 kilos de basura.

Separación de residuos tras una actividad de 'plogging' en Ibiza.
Separación de residuos tras una actividad de 'plogging' en Ibiza.

Nationale-Nederlanden Plogging Tour, que se anuncia como la primera gira de deporte y ecología que se celebra en Europa, arranca el próximo septiembre con varias citas en España confirmadas: Málaga (Capital Europea del Deporte en 2020), el 20 de septiembre e Ibiza, el 27 del mismo mes. En Madrid, Teruel, Málaga, A Coruña, Bilbao o Mallorca se organizará en los meses sucesivos. Bajo el lema Haz deporte por el planeta habrá senderismo, submarinismo, running o ciclismo combinado con la recogida de residuos en entornos naturales y urbanos. Porque aunque se le llame plogging no hace falta correr, vale cualquier forma de moverse —incluidos los patines o ir caminando— mientras se retiran despercidios. El reto será quitar de en medio más de 33.000 kilos de basura de áreas urbanas, playas, bosques y zonas protegidas de la Red Natura 2000. Las inscripciones serán gratuitas y limitadas (el próximo 11 de agosto activan ya su página web: www.ploggingtour.com). Por coherencia, no se utilizará papel ni plástico de un solo uso, y se compensará el CO2 emitido.

De Alicante al resto de España

PloggingEspaña organiza actividades en Alicante, Comunidad Valenciana y parte de Castilla-La Mancha: batidas por la costa, y en la playa, abiertas a todo el mundo, que incluyen charlas para concienciar. "Lo importante no es solo la labor de limpieza, sino la implicación de las familias, de gente de todas las edades; buscamos la inclusión", resalta su coordinador, Eduar Reyes Olivares. En verano, los participantes se meten en el agua y limpian el Mediterráneo en colaboración con el club de SUP y surf Gondoler@s.

También de Alicante es PloggingRRevolution, fundado por David de Castro hace dos años. El número de personas que se congregan en cada cita ha ido creciendo desde la primera convocatoria, en la playa de San Juan, hasta llegar a las 40 o 50. Para evitar más masificación en la costa este verano, retomará sus quedadas en septiembre. PloggingRRevolution ha participado en acciones fuera de su territorio, como una limpieza, organizada por el grupo local WeLoveNature, de la Rambla Morales, en el parque natural del Cabo de Gata-Níjar, que quedó literalmente cubierta de plástico a raíz de unas riadas. Y aspira a convertirse en altavoz de cualquier iniciativa del estilo que se organice en España.

Grupo de participantes en una de las salidas organizadas por PloggingRRevolution.
Grupo de participantes en una de las salidas organizadas por PloggingRRevolution.

El 1 de septiembre, PloggingRRevolution inaugura tienda virtual con productos ecológicos basados en la experiencia acumulada en las recogidas. "Nos encontramos muchos cepillos de dientes y bastoncillos para los oídos; nosotros ofreceremos alternativas sostenibles, como cepillos de bambú", dice de Castro. También bolsas para plogging confeccionadas por Alma Nuestra con telas manchadas o rotas donadas por el proyecto Lázaro, una asociación que recoge ropa para reutilizar.

Limpiezas en la Costa Brava y un congreso internacional en Barcelona

El Movimiento Mou-te pel mar! (¡Muévete por el Mar!) realiza, desde su sede en Palamós (Girona), limpiezas de litoral en la Costa Brava en colaboración con ayuntamientos y cofradías de pescadores. En solo cuatro salidas (en Blanes, Rosas, Palamós y Sant Feliu) recogió 10 toneladas de basura. Twinapp es una red social que facilita el contacto entre deportistas (uno de ellos ejerciendo de guía local) para compartir rutas de running, ciclismo, eco-swimming o natación ecológica (que consiste en nadar y recoger residuos a la vez) y plogging. Detrás de estas dos iniciativas se encuentra un equipo formado, entre otros, por Teresa Ferrés, coordinadora del primer Congreso Internacional de Plogging, BCN Plogging Congress, que se iba a celebrar en Cornellà (Barcelona) el 13 y 14 de marzo. No pudo ser, por la crisis sanitaria. "Este año probablemente hagamos una versión online y, en 2021, la presencial", informa Ferrés.

Mientras tanto, Mou-te pel Mar! seguirá proponiendo salidas, que suelen seguir la misma rutina: bienvenida, explicación de en qué consiste esta nueva manera de practicar deporte con compromiso medioambiental, calentamiento (se ejercitan más músculos que si simplemente corriéramos), la actividad propiamente dicha (de una hora de duración), foto de grupo, separación y reciclaje de los residuos recogidos y una pequeña meditación de agradecimiento y conexión con la tierra. "Las cosas han cambiado en estos seis meses; notamos que la gente está más alineada y receptiva con el plogging que antes del confinamiento", observa Ferrés.

Quedadas en la Barceloneta (Barcelona)

La finlandesa Enni Karikoski comenzó a practicar plogging en su país natal, y lo continuó cuando se trasladó a Barcelona. Para ella es la manera de compaginar su interés por el running (corre maratones y medias maratones) y sus inquietudes medioambientales (es cofundadora de Niimar, una empresa que diseña y hace consultoría bajo los preceptos del desperdicio cero). Poco a poco se le fueron uniendo amigos, conocidos, amigos de amigos… hasta que montaron un grupo en Facebook, Barcelona Plogging, y otro de WhatsApp, mediante el que quedan. Colaboran con el grupo Sunrise Runners, y llevan recogidos más de 5.000 litros (es la unidad de medida que han utilizado) de residuos. Salen por las mañanas, muy temprano. En septiembre reanudarán su actividad.

Cualquiera puede ser 'plogger'

Más allá de grupos ya establecidos, que pueden orientar y aconsejar, la realidad es que cualquiera puede ser plogger. De hecho, lo somos, aunque desconozcamos el término, cada vez que vamos andando, corriendo o nadando, y recogemos la basura que nos encontramos. Es una práctica tan sencilla de aplicar en cualquier momento y circunstancia que la agencia de viajes madrileña Ki-Travels, especializada en escapadas de autor y aventura, planea utilizar el plogging como actividad dentro de sus programas. "Sería una manera de concienciar y de materializar nuestro compromiso con el medio ambiente", declara.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información