Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
DORMIR CRÍTICA i

Ciria, hospitalidad en el Pirineo aragonés

Tranquilidad y habitaciones cálidas en este hotel de Benasque que cuenta con la buena carta de El Fogaril

Puntuación: 7,5
Arquitectura 6
Decoración 7
Estado de conservación 8
Confortabilidad habitaciones 7
Aseos 6
Ambiente 9
Desayuno 7
Atención 10
Tranquilidad 9
Instalaciones 7

La zona de El Fogaril, en el hotel Ciria, es el lugar más cotizado del Pirineo aragonés para el aperitivo antes de irse a cenar. Su morfología de hogar recogido bajo una cúpula de piedra con cadieras (escaños) de madera y el fuego de leña siempre encendido en el centro es la expresión críptica de la hospitalidad en la montaña. Aunque es verdad que, en noches benignas de verano, el tentempié más hospitalario se traslada a la terraza exterior del hotel, en plena calle principal de Benasque, donde las sombrillas y los farolillos acogen una conversación más expansiva y multitudinaria con los lugareños. El otro Fogaril, el restaurante, une ambos espacios y hermana a las clientelas devotas, unas a José Mari Ciria, al frente del negocio hotelero, otras a su hermano Dioni Ciria, que oficia en los fogones junto a su esposa, Estrella Pertusa. A las labores como anfitriones se les ha unido, no hace mucho, la hija de ambos, María.

Casi cuatro decenios de experiencia sostienen enfáticamente la hospitalidad en Benasque, el denominado Chamonix español. Aquí se urden las telas y entretelas del excursionismo de alta montaña, las culminaciones al Aneto, los paseos por las márgenes del río Ésera, las esquiadas por las lomas de Cerler. Oxígeno en estado puro.

Una de las habitaciones del hotel Ciria. ampliar foto
Una de las habitaciones del hotel Ciria.

Aquí se pasan también las noches desconectadas de la realidad, en el limbo de unos colchones y unas sábanas impregnados de Mimosín. Habitaciones cálidas y fragantes como los pétalos que ilustran algunos de sus cabeceros, la flor reina del Pirineo aragonés, el edelweiss. Todas cumplen un protocolo rústico de madera noble y lencería gruesa, unas con balcones abiertos a las cresterías, otras con ventanales que juegan a enmarcar desde la posición del durmiente los tejados cartesianos del pueblo. Las mejores, ya lo da el nombre, son sus dos suites dúplex Posets y Bal d’Estós. A mayor afán, abuhardilladas, con camas de dimensiones matrimoniales y las mejores panorámicas del valle.

Sentarse frente a los manteles, viandas mayores aparte, exige un conocimiento previo del mundo de las setas. Sería una lástima perdérselas aderezando el condumio, por lo que ambos hermanos Ciria se entregarán con ciencia y paciencia a instruir al huésped en su degustación. Tiempo habrá en el fogaril de los escaños susodichos para repasar después la lección.

Ciria

  • Categoría oficial: 3 estrellas
  • Dirección: avenida de los Tilos, 13. Benasque (Huesca)
  • Teléfono: 974 55 16 12. Whats­App: 637 17 10 08
  • Web: hotelciria.com
  • Instalaciones: garaje, terraza, salón de estar, bar, zona Fogaril, restaurante El Fogaril
  • Habitaciones: 1 individual, 34 dobles, 3 suites
  • Servicios: algunas habitaciones adaptadas para discapacitados; animales domésticos prohibidos; piscina concertada en Benasque
  •  Precios: desde 75,10 euros la habitación doble, desayuno e IVA incluido; garaje incluido en el precio de las suites.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información