Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Viaje al reino helado de ‘Frozen’

Tocar el hielo azul del glaciar Engabreen, navegar por el poderoso maelstrom de Saltstraumen y admirar las hipnóticas auroras boreales. Una aventura por los paisajes del norte de Noruega que han inspirado la segunda entrega de la saga Disney

glaciar Engabreen Ampliar foto
Un turista ante el hielo azul del glaciar Svartisen, al norte de Noruega. getty

Tomine tiene 10 años y una trenza casi blanca de tan rubia. Se retira la capucha de la larga capa bordada y entona con seguridad: “La den gå, la den gå…”. En noruego, Let it go. Suéltalo.

Tomine, en Svartisen Moose, la granja de su familia en las cercanías del glaciar homónimo en la provincia noruega de Nordland. ampliar foto
Tomine, en Svartisen Moose, la granja de su familia en las cercanías del glaciar homónimo en la provincia noruega de Nordland.

La niña canta dentro de una cabaña, en un bosque rojo y naranja de arces y abedules, al borde de un lago cristalino, frente a un precioso glaciar. Entre su público, una decena de periodistas internacionales y Peter del Vecho, ganador de un Oscar y productor de Frozen (2013), la película animada más taquillera de la historia hasta que la princesa de hielo fue destronada este año por la nueva versión de El rey león. El directivo de Disney sonríe ante la que debe ser la millonésima versión de Suéltalo que ha escuchado. Está promocionando Frozen 2, que se estrena el 22 de noviembre, para lo que recrea con la prensa invitada parte del viaje de documentación que realizó el equipo cuando preparaba la secuela.

“Durante dos o tres semanas vimos glaciares, fiordos, cataratas y los colores del otoño que evoca la paleta de la película para subrayar que Anna y Elsa, nuestras protagonistas, han madurado…”, explica el cineasta. “El paisaje nos inspiró, pero no tratamos de recrear lugares específicos”, previene a los buscadores de paralelismos. “No queríamos ser realistas, ¡al fin y al cabo la heroína de la película lanza hielo con las manos y hay un muñeco de nieve parlante! Aun así, es importante que los detalles sean creíbles para que la gente sienta que el lugar que ve en la pantalla de verdad existe”.

El éxito de la primera película trajo a Noruega una ola de entusiastas. Entre 2014 y 2017 las visitas al país crecieron en cifras que alcanzaron el 30% anual, aunque al factor Frozen se unieron muchos otros como la mejora de la economía global y, sobre todo, los vuelos directos y baratos a varios destinos noruegos.

El área de descanso de Ureddplassen, en Nordland (Noruega). ampliar foto
El área de descanso de Ureddplassen, en Nordland (Noruega).

Al perfecto decorado de la provincia de Nordland, al norte del país, no le hace falta un filtro hollywoodiense para seducir. El abuelo de Tomine, Steinar Johansen, lleva décadas recibiendo a viajeros en su granja de Svartisen, donde abrió un café en 1985. “Entonces llegaban sobre todo alemanes, en barco”, dice, “hoy viene mucha más gente por carretera”. No es de extrañar: desde la capital provincial, Bodø, se llega a Svartisen por la carretera de la costa (Fv17). El viaje es un pasmo visual: el agua perfectamente plana de los fiordos refleja las enormes montañas de cumbres nevadas, los bosques van del verde intenso de los pinos al fuego de las hojas caducas, y, salpicadas por todas partes, aparecen pintorescas casitas de madera —blancas, rojas, mostaza—, algunas con césped en el tejado. Hasta las áreas de descanso son divinas. En Ureddplassen está el que ha sido denominado “el baño público más bonito del mundo”. El retrete de cemento y vidrio esmerilado corona un minimalista mirador con bancos de mármol rosa, su forma recuerda a un sombrero o a una boa comiéndose un elefante, dependiendo de si has leído o no El Principito.

Un grupo de turistas contempla, al fondo, la lengua del glaciar Engabreen, en Noruega. ampliar foto
Un grupo de turistas contempla, al fondo, la lengua del glaciar Engabreen, en Noruega.

Tras un par de horas de carretera panorámica, hay que coger un barco 10 minutos para atracar junto a la granja de Steinar: “Desde aquí los turistas practican senderismo, se suben al glaciar, se toman selfis…”. Para “darles algo más” Steinar cuida desde hace cuatro temporadas de varios alces en su finca ganadera. Se supone que besar a un alce te hace irresistible, así que en verano los visitantes vienen a probar suerte, tentando a los dóciles Embla, Froya y Arnljot con ramas de sauce. “En invierno solo estamos mi mujer y yo sentados en el porche… Cuando se congela el lago, podemos pasar semanas sin salir de casa”, sonríe Steinar con sus ojos color glaciar. En 75 años solo ha vivido tres en otro lugar que no sea este. “Te acostumbras”, dice, “el mundo cambia a tu alrededor y tú no lo notas demasiado”. Con estas, guía la expedición hasta el cercano glaciar Engabreen, uno de los brazos del Svartisen.

El glaciar Svartisen, en Nordland (Noruega). ampliar foto
El glaciar Svartisen, en Nordland (Noruega). Alamy

A siete metros sobre el nivel del mar, es el glaciar con menos altitud de Europa continental. Resulta sorprendentemente sencillo llegar al hielo. Si brilla el sol de otoño, y en ocasiones lo hace —vamos en sudadera a finales de septiembre—, la travesía es una divertida caminata de un par de horas, con una primera parte muy sencilla y una segunda algo más agreste en la que hay que trepar un poco. Tras el desnivel, se alcanza el intenso azul de la lengua de hielo y su misterioso crepitar. Los gélidos recovecos y pináculos son el perfecto refugio para cualquier princesa que se quiera olvidar del mundo. “Me preguntabas por qué me gusta vivir aquí”, dice Steinar abriendo los brazos ante el apabullante escenario: “Por esto”.

Paralelo 67

“Tenemos una cita con Lady Aurora, pero es una dama esquiva”. Henry ­Johnsen, guía de aventuras árticas, calienta el ambiente creando expectación. La noche cerrada y sin nubes en la playa de Langesanden está fresca. Fresca es un decir. Estamos en el paralelo 67 Norte. Por encima solo quedan Groenlandia, Laponia, Alaska… “El paralelo 67 Sur está en plena Antártida”, dice Henry, “así que, para lo lejos que estamos del ecuador, este frío tampoco es para tanto”. Lo que hace que este lugar no sea un páramo helado es la corriente del golfo de México. El microclima permite que en la isla de Sandhornøya haya montañas, árboles, casitas de madera, un camping… Henry nació en la isla cuando aún no existía el puente de 374 metros que la une a tierra firme. Nació, cuenta, en un barquito mientras su madre trataba de llegar a la costa, pero huele a leyenda como casi todo por aquí. Por ejemplo: para los samis la aurora boreal es “la luz que se puede oír” (aunque la ciencia dice que no, aclara el guía); para los vikingos, era el puente que cruzaban los dioses para ver a los mortales. En el universo Frozen son los troles quienes la invocan. En realidad, se trata de partículas solares cargadas que chocan con el campo magnético de la Tierra. Cuando empieza a bailar la luminiscencia verde en el cielo, da igual que lo sepas: es magia.

Una aurora boreal en Sandhornøya (Noruega). ampliar foto
Una aurora boreal en Sandhornøya (Noruega). age

A la mañana siguiente, Henry recorre el fiordo de Salt en una zódiac con una docena de pasajeros enfundados en trajes impermeables y gafas de esquí. Van a planear sobre el maelstrom de Saltstraumen, la corriente de mareas más poderosa del mundo y una gran atracción turística. La tarde anterior los pasajeros han visto una trepidante secuencia de Frozen 2 en la que Elsa, medio ahogada, lucha a muerte en el mar del Norte contra un imponente caballo de agua. Una batalla angustiosa. Justo lo que necesitas antes de cabalgar sobre los violentos vórtices del fiordo en una lancha motora. El caballo de la película está inspirado en el nøkke del folclore escandinavo. Hay todo tipo de versiones sobre él, pero el productor de Disney se queda con una en la que el espíritu acuático se ofrece al viajero para cruzar un río: si eres honesto, te deja montar en su lomo; si no lo eres, te ahoga. Muy tranquilizador.

Una zódiac en el fiordo de Salt, en Noruega. ampliar foto
Una zódiac en el fiordo de Salt, en Noruega.

Sobre la zódiac, Henry se esmera en explicar la geología del fiordo —formado hace unos 16.000 años por el deshielo— y de las montañas que rodean el antiguo valle glaciar. “Orogenia caledónica”, “hace 430 millones de años”, “choque de continentes”, “Pangea…”. Es difícil concentrarse ante la promesa de remolinos de 10 metros de diámetro y 5 de profundidad que giran a una velocidad de 22 nudos (unos 40 kilómetros por hora). Los provoca el desnivel entre el mar y el fiordo. Dos veces al día, con las mareas, 400 millones de metros cúbicos de agua pasan por este estrecho de 150 metros de ancho sobre el que está a punto de planear la lancha. En Un descenso al Maelström, Edgar Allan Poe escribió: “Comencé a meditar cuán magnífico era morir de esta manera”. No dramaticemos. La aventura resulta emocionante —la zódiac baila y salta con la corriente—, pero no peligrosa.

Las corrientes del estrecho de Saltstraumen, al norte de Noruega. ampliar foto
Las corrientes del estrecho de Saltstraumen, al norte de Noruega.

En Frozen 2 las hermanas abandonan el coqueto pueblo de Arendelle para viajar al desconocido norte donde se tienen que enfrentar con los elementos —agua, aire, viento, fuego—, que se comportan como personajes por derecho propio. “La película plantea la cuestión: ¿hay magia en la naturaleza?”, dice Del Vecho. “Claro que la hay, hasta el cambio de las estaciones es mágico. Queríamos introducir la idea de que la naturaleza está viva, y el tema eterno de que te dirá lo que tienes que hacer, si te tomas el tiempo necesario para escucharla”. Los samis saben mucho de escuchar a la naturaleza.

“Por respeto y por agradecimiento al reno, te tienes que comer toda la carne del plato; si quieres puedes dejar las patatas”. Elin Christina y Anne Oskal, de 23 y 30 años, sonríen pero no están de broma. Son samis, el pueblo originario de Laponia, del que hoy forman parte unas 100.000 personas repartidas principalmente entre Finlandia, Suecia, Rusia y Noruega, donde viven cerca de 60.000. En el parque nacional Saltfjellet-Svartisen (a dos horas de Bodø) se conservan muchos restos arqueológicos de asentamientos samis.

La familia Oskal, como sus ancestros, se dedica al pastoreo de renos a los que siguen en sus migraciones. “Usamos todo del animal, la carne, la piel, las uñas, los cuernos…, hasta tenemos uno de mascota, Angel, que es incluso más divertido que Sven [el reno de Frozen]”, explican las hermanas acariciando al animal, vestidas con el colorido gákti que usan para ocasiones especiales. En el Instagram de Elin se la puede ver con ropa de montaña, sujetando un reno mientras le marca con el tradicional corte a cuchillo la oreja. Son samis del siglo XXI.

La familia Oskal, dedicada al pastoreo de renos, en Nordland (Noruega). ampliar foto
La familia Oskal, dedicada al pastoreo de renos, en Nordland (Noruega).

El pastoreo del reno

El centro de interpretación de los parques nacionales de Nordland (en Storjord) rinde homenaje a esta cultura: hay reconstrucciones de sus goahtis y lavvus (chozas y tiendas de campaña con esqueletos de madera y coberturas de barro o piel) y se explica cómo, gracias al artista y activista Per Adde (un nonagenario que vive aislado en estas montañas), se consiguió, a finales de la década de 1980, salvar el pastoreo del reno ampliando la protección de sus zonas migratorias.

Pero no siempre fue así. Especialmente en el siglo XIX y principios del XX, los derechos del pueblo sami estuvieron amenazados. “Todos los países nórdicos trataron de asimilarnos, estuvimos a punto de perder nuestra lengua autóctona”, se lamenta Anne Lajla Utsi, directora del Instituto de Cine Sami. Es uno de los seis consultores samis con los que Disney trabajó para Frozen 2. A petición del Parlamento sami se creó un grupo llamado Verddet (amistad). Se visitaron unos a otros en Noruega y en los estudios de Los Ángeles. Los animadores aprendieron detalles sobre cómo tenían que ser los trajes o las tazas de madera (guksi) que utilizan los Northaldra, el pueblo ficticio inspirado en los samis que habita el bosque encantado de la película. Se corrigieron detalles tan sutiles como la forma de sentarse en el suelo de los personajes: los habían dibujado con las piernas cruzadas, pero los pastores de renos se sientan de rodillas, sobre sus talones, para no mojarse el trasero con la nieve. “Los detalles son importantes”, dice la portavoz sami, “demasiadas veces se ha explotado nuestra imagen tirando de tópicos, burlándose o apropiándose de cosas sagradas para nosotros como el chamanismo… Cuando ves que alguien tiene un sincero interés por representarte con respeto te sientes seguro”.

El puerto de Bodø, en la provincia noruega de Nordland. ampliar foto
El puerto de Bodø, en la provincia noruega de Nordland.

Como guinda a esta colaboración, el estudio apoyará el doblaje al sami de Frozen 2. Será el primer gran estreno en esta lengua milenaria que estuvo, no hace tanto, a punto de extinguirse. En la banda sonora hay un temazo que promete ser el próximo Let It Go. Se titula Into the Unknown (literalmente, hacia lo desconocido). Con apasionados gorgoritos la princesa de hielo expresa su deseo de ir más allá. De lanzarse a la aventura para encontrarse a sí misma en los parajes mágicos que ha inspirado la lejana y misteriosa Nordland. Y aquí, los niños samis lo podrán cantar en su propio idioma.

Bodø, capital cutural en 2024

Bodø, la capital de la provincia de Nordland, será en 2024 Capital Europea de la Cultura. Es la primera ciudad al norte del círculo ártico que consigue el título y la tercera urbe noruega en ostentarlo, tras Bergen (2000) y Stavanger (2008). Y ello a pesar de una candidatura algo accidentada ya que no tuvo el apoyo del Gobierno nacional, que consideraba que no estaba lista para presentarse.

Aunque el principal atractivo de la región es la apabullante naturaleza (glaciares, fiordos, auroras boreales, avistamiento de águilas marinas…), Bodø (50.000 habitantes) tiene un puerto encantador, dos festivales de música y otro de arte callejero (sus calles están plagadas de enormes grafitis). Cuenta con una flamante librería y sala de conciertos que podrá alojar muchos de los eventos de la capitalidad, y museos como el de aviación.

La candidatura de Bodø también es una victoria de la cultura sami, ya que su propuesta incluye un plan de promoción de la lengua autóctona integrándola en el día a día de la ciudad.

Entre la variada oferta gastronómica (incluido un restaurante de la Edad de Piedra, en el que camareros prehistóricos cocinan fletán en las ascuas de un gran fuego), un consejo: no hay que irse sin probar los bombones de Craig Alibone. Auténticas joyas para la vista y el paladar.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información