Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lo que tienes que saber para viajar en el Transiberiano

Clases de billete, las rutas y las paradas obligadas. Pistas antes de subir al tren que conecta la Rusia europea con Asia

El Transiberiano, a su paso por Mongolia.
El Transiberiano, a su paso por Mongolia. getty images

El Transiberiano no es para viajeros con prisa. Atraviesa casi 10.000 kilómetros desde la Rusia europea hasta la costa del Pacífico y el extremo Oriente pero no es un tren turístico, sino que es el que utilizan habitualmente rusos, chinos y mongoles para desplazarse por estos enormes territorios. Todo gran viajero sueña con recorrer en algún momento este trayecto mítico que, además de ser una increíble proeza de ingeniería, resulta muy especial para conocer cómodamente el corazón de Asia.

Con una velocidad media de 60 kilómetros por hora, es una ruta para dedicarle tiempo y para ir haciendo escala en las diferentes paradas. En los últimos años han mejorado los vagones y los servicios a bordo y han proliferado los albergues de estilo occidental y otros alojamientos a lo largo del recorrido.

El Transiberiano, en la estación de Krabarovsk (Rusia). ampliar foto
El Transiberiano, en la estación de Krabarovsk (Rusia). getty images

No se trata de un trayecto único, sino de una red de rutas que además de la línea principal que atraviesa Rusia hasta llegar a Vladivostok, en el Pacífico, tiene diferentes vías secundarias que permiten conocer paisajes tan variados como la estepa o la taiga, el desierto de Gobi o la Gran Muralla china. Superviviente de revoluciones, guerras, catástrofes naturales y climatología extrema, esta histórica vía pasa por ciudades contemporáneas y también por pueblos atemporales, que pueden ser paradas interesantes para los más curiosos.

Los pasajeros más ambiciosos que pretendan hacerlo en su totalidad atravesarán siete husos horarios hasta llegar al Pacífico, con paradas como Moscú y su plaza Roja, la Ciudad Prohibida de Pekín o la espléndida bahía del Cuerno de Oro en Vladivostok. Para los que prefieran los grandes paisajes, ahí están, ante sus ventanillas, el gélido lago Baikal, las estepas de Mongolia o las bellas y remotas zonas de Siberia.

1. Tipos de billetes

Cada vez es más fácil comprar billetes online para el Transiberiano. Para adquirirlos directamente online, en inglés, hay webs como www.extresstorusssia.com; www.realrussia.co.uk o www.ufs-onlin.ru. Y, en español, por ejemplo la página www.el-transiberiano.com. Aunque a veces hay que comprarlos en las estaciones locales o en las agencias de viajes para asegurarnos los asientos deseados. Hay que tener en cuenta los diferentes trayectos (Transiberiano, Transmanchuriano y Transmongoliano) y las diferentes categorías de trenes y vagones.

Antes solo había dos opciones para viajar: solo o en un paquete turístico. Sin embargo, hoy las agencias de viajes también organizan paquetes para viajeros en solitario, que van desde modalidades semi-individuales, en las que se viaja con muchos otros viajeros y un guía local que en determinadas ciudades realiza una visita durante una hora, hasta los clásicos circuitos organizados en los que un guía se ocupa de todo. Y también están los paquetes más exclusivos a bordo de trenes superiores o de lujo (como el Tsar’s Gold y el Golden Eagle), que tienen su propio itinerario y que suelen incluir extras imposibles de conseguir por libre, como pernoctaciones a medida o un programa para recorrer un tramo de la espectacular línea Circumbaikal.

2. Cómo elegir la mejor ruta

Hay gran variedad de alternativas, pero antes de planificar el viaje hay que tener claros algunos detalles clave: ¿Viajaremos solos o en compañía? ¿Preferimos la comodidad o mejor conocer gente local? ¿Nos interesa solo Rusia o queremos aprovechar el viaje para llegar a China? ¿Tomamos el tren fundamentalmente como transporte para llegar a Pekín o como experiencia de viaje? ¿Ampliaremos nuestro viaje más allá de las estaciones inicial o final?

Hay propuestas para todos. La web más informativa para planificar el viaje en tren por Rusia, Mongolia y China es www.seat61.com/Trans-siberian.htm, que ofrece todo tipo de sugerencias. Los horarios se pueden consultar en la página web de los ferrocarriles rusos.

El Transiberiano en la estación de Vladivostok (Rusia). ampliar foto
El Transiberiano en la estación de Vladivostok (Rusia). getty images

2.1. La ruta principal del Transiberiano: de Moscú a Vladivostok

Esta ruta clásica viaja de Moscú a Vladivostok siguiendo, sobre todo, la primera vía férrea construida en el subcontinente. Los trenes recorren 9.289 kilómetros atravesando la estepa y la taiga en un trayecto de al menos 143 horas (unos seis días) desde la capital a las costas del Pacífico. Para quienes permanecen a bordo durante todo el recorrido, la experiencia es como un largo viaje por el interior de Rusia: el paisaje va alternando entre lo sublime (como la ribera del lago Baikal) y lo monótono (como la inacabable taiga). En verano, en temporada alta, el viajero coincidirá con otros pasajeros durante varios días y, a veces, durante todo el trayecto, pero por lo general la mayoría de los rusos solo utiliza breves tramos nocturnos.

2.2. El Transmongoliano: de Moscú a Pekín vía Ulán Bator

Esta ruta es muy popular porque transporta a los viajeros a través de tres culturas, paisajes e idiomas distintos. Es más, para este viaje se precisan hasta tres visados.

El principal tren que efectúa este trayecto es el convoy semanal chino K3/4, que tarda cinco días y medio en ir desde Pekín a Moscú, vía Dàtóng y Èrlián (China), Ulán Bator (Mongolia) y Ulán-Udé (Rusia). Uno de sus atractivos es su paso por parte del desierto de Gobi, en Mongolia. Muchas agencias ofrecen paquetes con escala incluida de una noche o dos en una yurta plegable tradicional.

Entre Ulán-Udé y Moscú el tren sigue la misma ruta que el Transiberiano que sale de Vladivostok y cruza la Rusia europea por Nizhni Nóvgorod. Es el más cómodo de los trenes regulares y emplea locomotoras, vagones y personal chino.

2.3. El Transmanchuriano: de Moscú a Pekín vía Manchuria

El tren semanal Transmanchuriano va por Chitá hasta Zabaikalsk, la localidad fronteriza situada en territorio ruso donde se cambian los ejes antes de cruzar a Mănzhōulǐ (China). El viaje dura seis días y recorre 8.988 kilómetros desde Moscú a Pekín, pasando por Nizhni Nóvgorod, en la Rusia europea.

Un aspecto importante de esta ruta es que no atraviesa Mongolia, por lo que solo se precisan visados para Rusia y China; además, puede combinarse con una escala en Harbin. Casi todos los pasajeros son rusos o chinos que recorren tramos más breves.

2.4. Línea Principal Baikal-Amur (BAM)

Esta ruta alternativa al Transiberiano, proyectada durante la era soviética, recorre únicamente territorio ruso. Sale de Taishet, nudo ferroviario situado al este de Krasnoyarsk y casi 4.800 kilómetros al este de Moscú, bordea el extremo norte del lago Baikal en Severobaikalsk y tiene su término en Sovetskaya Gavan, 4.287 kilómetros al este de Taishet. No obstante, muchos viajeros se bajan un poco antes, en Vanino, desde donde zarpa un ferri a la isla de Sajalín.

A diferencia de otras rutas, el BAM suele atravesar ciudades sin valor histórico, pues la mayoría se fundaron durante la construcción de la línea, pero a cambio, cruza espectaculares paisajes montañosos que superan los 3.000 metros de altura, recorre una interminable zona de taiga y penetra en oscuros túneles de hasta 15,3 kilómetros de longitud.

Vagón del tren de lujo Golden Eagle. ampliar foto
Vagón del tren de lujo Golden Eagle. getty images

3. La vida a bordo

Este tipo de trenes son como un crucero terrestre: a bordo, los pasajeros disfrutan de los rituales de comer, dormir o contemplar el paisaje por las ventanillas. Las comodidades dependerán mucho de la categoría y el tipo de tren elegido. Hay algunos, como el Golden Eagle, de auténtico lujo, pero los más auténticos son los trenes regulares de RZD, donde viajan los viajeros rusos habituales, muy hábiles a la hora de hacer de los compartimentos un hogar lejos del hogar. 

Los vagones restaurante se cambian en la frontera de cada país, así que en ruta a Pekín se pueden probar platos rusos, chinos y, quizá, mongoles (aunque es poco probable que se añada un vagón entre la frontera rusa y Ulán Bator). Además de los vendedores que recorren los vagones, las provodnitsa, encargadas del vagón, ofrecen bebidas y picoteo, más caros que en los quioscos y estaciones.

En cuanto a la hora de dormir, dependerá del tipo de tren: en los de primera clase y turista hay compartimentos espaciosos de dos camas con duchas compartidas para cada dos y si es premium, con baño para cada compartimento. los vagones de pasajeros no suelen disponer de duchas, así que es útil llevar una toallita para lavarse en el baño.

La mayor parte de los vagones se dividen en compartimentos de cuatro camas. Y luego está la tercera clase, coches cama para 54 pasajeros con literas no compartimentadas (llamados platskart). Están bien para viajes de una noche y para conocer gente, aunque no resulten precisamente cómodos. Estos vagones están a punto de desaparecer y ser sustituídos por otros más confortables. Y por ultimo, está la cuarta clase (obshchiy), que no admite reserva y que ofrece asientos en bancos.

Vistas del desierto de Gobi desde el Transmongoliano. ampliar foto
Vistas del desierto de Gobi desde el Transmongoliano. getty images

4. Las mejores vistas desde el tren

Con casi 10.000 kilómetros de trayecto, es difícil seleccionar algunas vistas desde la ventanilla, pero hay algunas en las que todos los viajeros coinciden.

Uno de los momentos más espectaculares del recorrido de la línea Baikal-Amur coincide con el paso por esta elevada presa sobre el embalse de Batzk, que en la década de 1960 anegó la histórica ciudad original. Asentada entre altos acantilados, ofrece un espectáculo fascinante, en especial desde las ventanillas del BAM.

Otro lugar que se grabará en nuestra retina es el fotogénico paisaje del tramo del Transiberiano entre Sliudianka y Posolskaya, en la ribera del lago Baikal. En Sliudianka está además el Museo del Ferrocarril de Siberia Oriental, un pequeño pero fascinante museo situado entre los cercanos hangares donde reparan los convoyes. Hay exposiciones sobre el Circumbaikal, la historia de Sliudianka y el lago, así como abundante parafernalia ferroviaria. Para los fans de los temas ferroviarios tal vez merezca la pena hacer un alto.

Hay dos llegadas que resultan espectaculares. Es muy llamativa la llegada a Pekín, a menos de una hora de llegar a la capital china, el tren cruza unos 60 túneles, a los que siguen preciosas vistas. E igual de fascinante resulta la llegada a Ulán Bator: se llegue por donde se llegue, su gran extensión, congestión y caos sorprenden al viajero.

5. Las escalas más interesantes

El viaje en el Transiberiano es perfecto para hacer paradas, adquiriendo billetes separados para los diferentes trayectos. Estas son de las más interesantes, a las que hay que sumar Moscú, San Petersburgo, Vladivostok y Pekín, en los extremos del trayecto.

San Petersburgo

San Petersburgo es visita obligada para cualquiera que visite Rusia. Y aunque el Transiberiano parte de Moscú, es fácil ampliar el viaje con un trayecto nocturno entre ambas ciudades. La visita más obligada: el Hermitage, el palacio ruso más célebre, que alberga su museo más conocido. Pocos visitantes están preparados para afrontar la escala y calidad de las piezas expuestas, entre ellas numerosas obras de Rembrandt, Rubens, Picasso y Matisse. Además, cuenta con fabulosas antigüedades, esculturas y joyas, y se pueden recorrer los aposentos privados de los Romanov, que habitaron el Palacio de Invierno hasta 1917.

Moscú

Además de ser una ciudad interesante, viva y siempre animada, Moscú tiene un panorama de artes interpretativas y visuales increíble: tradicionalmente, ballet clásico, música y teatro son una parte esencial de la cultura rusa. Los amantes de la ópera, el ballet clásico del Teatro Bolshói o los iconos de la Galería Estatal Tretiakov no se verán defraudados, aunque no está de más familiarizarse con el panorama cultural experimental.

Y por supuesto, el Kremlin y la plaza Roja son visitas clave. La antigua fortaleza es el símbolo del poder político de Rusia. Dentro de sus viejos muros se puede admirar la obra de los mejores pintores del país, contemplar el tesoro que instigó una revolucióno gozar de una bella panorámica desde lo alto de la torre. Flanqueando el muro noreste del Kremlin, la plaza Roja está dominada por las coloridas cúpulas de la catedral de San Basilio.

Como punto de inicio del viaje en el Transiberiano es perfecto.

La ciudad rusa de Suzdal, a orillas del río Kamenka. ampliar foto
La ciudad rusa de Suzdal, a orillas del río Kamenka. getty images

Suzdal

A una hora en tren de la capital rusa, Suzdal es parada imprescindible pues es la joya de la corona del llamado Anillo Dorado. Con verdes campos ondulantes en sus alrededores y un plácido río que cruza el centro histórico, con sus cúpulas doradas de las iglesias, podremos creer por un momento que hemos viajado a una Rusia de cuento. Algunos de los mejores edificios religiosos están diseminados por aquí, y uno puede también pasar el día tumbado en la hierba, contemplando el río Kamenka antes de retirarse a una banya (casa de baños), donde dejarnos llevar por los baños de calor, frío y ramitas de abedul.

Nizhni Nóvgorod

Situada a orillas del Volga, cuenta con buenos museos y un animado panorama cultural y gastronómico. Nizhni Nóvgorod es la quinta ciudad más grande de Rusia y podría pasar casi desepercibida para los viajeros si no fuera por su kremlin, en lo alto, asomándose a la confluencia de dos grandes ríos: el Volga y el Oka. Otra de sus curiosidades es el apartamento de Andréi Sájarov, donde puede verse una peculiar exposición sobre la vida de este científico-disidente que fue desterrado en los ochenta a la ciudad. Desde Nizhni se puede ir a Kazán, la capital de la república de Tartaristán y el principal atractivo de la ruta en la zona europea.

El monumento que marca la frontera entre Europa y Asia, en Ekaterimburgo. ampliar foto
El monumento que marca la frontera entre Europa y Asia, en Ekaterimburgo. getty images

Ekaterimburgo

En Ekaterimburgo, en los Urales, comienza Siberia, pero la ciudad es sobre todo conocida por la ejecución de los Romanov, los últimos zares, que todavía atraen a muchos visitantes hasta la iglesia bizantina de la Sangre Derramada y el monumento a los Romanov. Uno de los lugares más visitados está a 17 kilómetros de la ciudad y se trata del monumento que marca la frontera entre Europa y Asia, con una especie de torre Eiffel en minitatura. La visita a los puntos de interés cercanos exige una parada de tres días, y una semana como mínimo si se desea explorar una parte de la región.

Vista aérea del kremlin de Tobolsk. ampliar foto
Vista aérea del kremlin de Tobolsk. getty images

 

Novosibirsk

Es la tercera ciudad rusa y la capital no oficial de Siberia. Con dos o tres tres días de escala podremos hacernos una idea de la ciudad (otros dos más en caso de desviarse hasta la cercana Tomsk). Si tenemos una semana o más, podremos tomar un autobús hasta la República de Altái; su legado mongol-túrquico supone un interesante contraste cultural en esta ruta.

Antes era considerada como una “mole” soviética poco atractiva pero hoy es una de las metrópolis rusas más modernas y acogedoras, que presume de su gran oferta de alojamientos, bares y restaurantes. Es una escala ideal para quienes, agotados del tren, buscan relajarse con una gran noche. Además cuenta con aceptables museos, edificios siberianos de madera y una animada escena musical.

Krasnoyarsk

Esta atractiva ciudad situada a orillas del río Yeniséi en una buena base para realizar excursiones a Tuva, que ofrece un cierto contraste étnico, o al norte hasta Yeniseisk. No es especialmente turística y es, sobre todo, la entrada al parque nacional más visitado de Rusia, la reserva natural de Stolby, cuyo principal reclamo son unos puntiagudos pilares de piedra volcánica que se asoman sobre el paisaje. Hay senderos y escaleras para hacer una agradable visita.

Irkutsk y el lago Baikal

La isla rocosa de Oljón, en el lago Baikal. ampliar foto
La isla rocosa de Oljón, en el lago Baikal. getty images

Irkutsk es la escala más popular del Transiberiano porque es la puerta de entrada lago Baikal. Si el viajero llega durante el día y sube inmediatamente a un marshrutka (taxi colectivo), en poco más de una hora podrá estar tomando algo en las costas del mayor lago de agua dulce del mundo. Para conocer un poco la región, son necesarios al menos tres o cuatro días.

El lago Baikal es uno de los grandes hitos de esta ruta. Resulta una auténtica sorpresa en medio de Siberia, rodeado de montañas y rebosante de agua color zafiro. El espléndido Gran Sendero del Baikal puede ser una buena idea para estirar las piernas y hacer senderismo. Aunque la actividad más típica aquí es relajarse y comer pescado ahumado en Listvianka y otras poblaciones de la zona.

Irkutsk es además la base para emprender excursiones más largas a la isla de Oljón o el valle de Tunka. La primera es sagrada para los chamanistas del oeste de Buriatia, porque fue aquí donde los dioses y otros seres de la epopeya mongola de Geser decidieron quedarse. Sus paisajes son fascinantes, las templadas aguas del Baikal acarician su orilla occidental y es el lugar ideal para meditar en un entorno siberiano.

Ulán-Udé y el Valle del Barguzín

Hay quien llega hasta aquí solo para contemplar la descomunal cabeza del monumento conmemorativo a Lenin, pero esta ciudad tiene otros atractivos, como la mezcla de las culturas buriata y budista, con ciertas dosis de chamanismo. Ulán-Udé fue en otros tiempos una destacada escala en la ruta de las caravanas del té que viajaban desde China. Hasta la decada de 1980 era una de esas ciudades “prohibidas” debido a sus fábricas militares secretas, y hoy es un lugar bullicioso y acogedor, además de una buena base para realizar excursiones a templos budistas y escapadas a las inclinadas playas del este del lago Baikal.

Desde aquí se puede ir al valle del Barguzín, sin duda es uno de los enclaves más atractivos de la región del Baikal y, pese al goteo de visitantes, sigue siendo uno de los menos visitados del entorno del lago. Cumbres nevadas y singulares formaciones rocosas dominan un paisaje salpicado de lagos salobres e idílicos pueblos con casas de madera, donde los carros de caballos y los trineos superan en número a los automóviles.

Jabárovsk

Ostenta el curioso récord de ser “la ciudad de más de medio millón de habitantes más fría del planeta”. Esta histórica y animada ciudad amur es la más grata sorpresa del lejano Oriente, que presume incluso de tener una animada vida nocturana, mucho verde y bulevares jalonados de edificios de la época zarista.

Vladivostok

Capital del lejano Oriente ruso, Vladivostok (“señor del este”) atraviesa un momento dulce tras su reconstrucción con motivo de una cumbre económica celebrada en 2012. Esta ciudad asiática cuenta con nuevas filiales del Teatro Mariinsky y el Hermitage. Se puede visitar la bella bahía del Cuerno de Oro desde uno de sus miradores o contemplar el impresionante puente colgante que cruza la bahía, cuando las comparaciones con San Francisco no parecen descabelladas.

Ulán Bator

La capital de Mongolia es la principal escala en la ruta del Transmongoliano. Es el lugar perfecto para descubrir la cultura mongola, sobre todo si coincidimos con el colorido festival Naadam, aunque todo el año se revela como una urbe animada, donde probar sus delicias autóctonas, como las empanadas de cordero o el airag (leche de yegua fermentada). Aquí se mezclan los empresarios con trajes de Armani, punks con cresta, nómadas recién llegados de las estepas o monjes budistas. Es la capital más fría del mundo, pero el verano provoca una uténtico estallido de vida.

Harbin

Festival de Esculturas de Hielo y Nieve en Harbin, un parque temático con luces de neón, construido íntegramente de hielo. ampliar foto
Festival de Esculturas de Hielo y Nieve en Harbin, un parque temático con luces de neón, construido íntegramente de hielo. getty images

En este enclave ruso de finales del siglo XIX en Manchuria están prohibidos los automóviles por el centro e incluso las bicicletas. Es ahí donde se concentran la mayoría de los edificios históricos, de lo más variopintos porque coexisten templos, iglesias y sinagogas (Harbin fue un importante núcleo judío en los confines de Siberia, pero el último judío fallecó en 1985). Cuando la ciudad está realmente animada es en invierno, cuando llegan miles de personas para la celebración del Festival de Esculturas de Hielo y Nieve, un gélido parque temático con luces de neón, construido íntegramente de hielo.

Shanhaiguan y la Gran Muralla china

Los chinos consideran la Gran Muralla como un insólito logro arquitectónico, consumado con un inmenso esfuerzo humano y avanzados diseños técnicos. Para los mongoles, en cambio, representa la fuerza, poder y decisión de los nómadas, pues solo los guerreros más fieros pudieron obligar a otros a edificar tan descomunal obra defensiva. Para los viajeros del Transiberiano se trata de un majestuoso colofón (o punto de arranque) del largo periplo intercontinental.

El punto donde ver esta obra es Shanhaiguan, una somnolienta población amurallada en un punto en el que la gran Muralla se aleja de las montañas para encontrarse con el mar. Además de contar con el extremo oriental de la muralla Ming, la ciudad es algo desangelada y todo depende exclusivamente del turismo.

Pekín

Panorámica de la Ciudad Prohibida en Pekín (China). ampliar foto
Panorámica de la Ciudad Prohibida en Pekín (China). getty images

Da igual que el viajero que haya completado todo el viaje en tren llegue a Pekín cansado, la ciudad vive un ritmo frenético y tiene una moderna arquitectura y un interesantísimo panorama artístico y cultural. Lo mejor es pasear tranquilamente por sus calles, si puede ser en bicicleta. Así podremos conocer callejones, bulevares, parques… nos adentraremos por los viejos hútòngs (estrechos callejones) y también por las maravillas arquitectónicas del siglo XX.

La Ciudad Prohibida sigue siendo el gran reclamo, la más extensa y mejor conservada colección de edificios antiguos de China. Pero también hay que ir a la plaza de Tiananmen, la mayor plaza pública del mundo, y al sorprendente Templo de los Lamas, con fabulosos techos, frescos y fantásticos tapices. Quien prefiera lo contemporáneo, el Art District da una idea de la nueva China: esta zona de fábricas en desuso de la época de Mao, construidas por alemanes del Este, reúne la mayor concentración de galerías de arte contemporáneo, librerías de arte y cafés de Pekín. Y todo sin olvidar que la ciudad es un magnífico lugar para aventuras gastronómicas, con más de 60.000 restaurantes que ofrecen especialidades de todos los rincones de China.

Información en la nueva guía Lonely Planet del Transiberiano y en www.lonelyplanet.com.

Más información