Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos barrios alternativos de Roma que están de moda

En Ostiense y Garbatella, antiguas zonas industriales de la periferia romana, las fábricas se están convirtiendo en museos, centros culturales y espacios de trabajo compartido

Obra de 2014 del artista Blue en un antiguo barracón. Ampliar foto
Obra de 2014 del artista Blue en un antiguo barracón. Alamy

El neorrealismo italiano se nutrió de barriadas como Ostiense y Garbatella, zonas vecinas, escenarios en blanco y negro, donde a las buenas historias les gustaba ocurrir. El primero era la zona industrial de Roma, mientras en la Garbatella vivía la clase proletaria. Pobre y de izquierdas, esta parte de la ciudad escondió a la resistencia partisana y cuenta con sus héroes locales. Hoy las antiguas fábricas son museos, centros culturales o teatros; las calles se llenan de restaurantes y ­trattorias, y los alquileres suben peligrosamente. Pero el carácter reivindicativo de sus habitantes sigue, y si antes luchaban contra el fascismo, ahora se juntan en agrupaciones de vecinos para paliar los recortes o combatir la especulación inmobiliaria.

9.00 Afrodita y la sala de máquinas

Uno de los espacios más bellos y poco conocidos de Roma es la Central Montemartini (1),  en la Via Ostiense. Una antigua planta termoeléctrica es hoy el segundo de los Museos Capitolinos, que albergan esculturas y piezas de la antigüedad clásica. Sarcófagos, joyas o mosaicos se esparcen en un edificio art nouveau. Pero lo más imponente es la sala de máquinas, en la que turbinas, motores diésel y una colosal caldera de vapor conviven con esculturas de Afrodita, Dionisio o Júpiter. Entrada, 7,50 euros.

Dos barrios alternativos de Roma que están de moda

11.00 Fachadas grafiti

El barrio de Ostiense es también famoso por su arte callejero (street art), patente en las fachadas de casas o edificios abandonados, una iniciativa espontánea que ya se ha bautizado como Ostiense District y que comprende más de 30 grafitis de gran tamaño. Uno de los más conocidos es el que recubre la fachada de un antiguo barracón de aeronáutica, obra del artista callejero Blue y situado en el cruce de Via delle Conce con Via del Porto Fluviale (2). Pero hay muchos otros repartidos entre la Via del Porto Fluviale, Via dei Magazzini Generali, debajo del puente della Stazione Ostiense y en Via Pellegrino Matteucci.

13.00 Tumbas de poetas y cipreses

Aunque el cementerio no católico de Roma (3) está en el barrio de Testaccio, su cercanía hace recomendable una visita, un lugar extraño y poco frecuentado. Aquí se enterraba a protestantes, judíos y ateos que no podían recibir sepultura en los camposantos cristianos. El resultado es un compendio de escritores, científicos, pintores o filósofos entre los que destacan los poetas ingleses John Keats, Percy Bysshe Shelley o el miembro de la generación beat Gregory Corso. En el siglo XIX y principios del XX, Roma era un viaje iniciático, el Grand Tour, destino ineludible para aquellos con afán de aventuras y conocimiento, y muchos acabaron sus días en la Ciudad Eterna. Las lápidas contienen citas literarias y las esculturas destilan una inquietante belleza. Entrada gratuita, aunque se pide un donativo.

Fiesta en el centro comercial de comida italiana Eataly, en Roma. ampliar foto
Fiesta en el centro comercial de comida italiana Eataly, en Roma.

14.30 País comestible

En Ostiense se encuentra la sede romana de Eataly (4), los centros comerciales de comida italiana gourmet, idea del empresario Oscar Farinetti, con franquicias en Estados Unidos y Japón y planes de expandirse. El de Roma es el más grande, con 17.000 metros cuadrados, 4 plantas, 20 restaurantes, supermercados, librería y agencia de viajes. El paraíso para los amantes de los sabores italianos. Mozzarellas, pizzas y pastas frescas, mariscos, pescados, hornos de pan que empiezan a trabajar a las cuatro de la mañana y la tentadora pastelería de esta parte del mundo. Todo está rico en Italia, el reto es decidirse por un solo menú.

16.30 Un barrio para Nanni Moretti

La vespa que se pasea en Querido diario (1993) lo hace por el barrio de Garbatella (5). La zona antigua está formada por casitas levantadas a partir de 1929 para hospedar a la clase trabajadora, siguiendo el modelo británico de casa jardín. Las construcciones (lotti) son todas diferentes y objeto de culto. Tranquilidad, ropa tendida en los balcones y gente que todavía pasa la tarde mirando el mundo desde la ventana. Casetta Rossa (6) es una asociación de vecinos en plena Garbatella que, además de restaurante, es librería, escuela de italiano para extranjeros, horno de pan gratuito y centro cultural y de ideas. Ellos se encargan de algunos de los servicios públicos que los recortes han suprimido, como el cuidado de un parque o crear bolsas de trabajo.

Las termas romanas de Caracalla, del siglo III, gratuitas y muy frecuentadas en su época, muestran una gran pericia en el uso del sistema abovedado. ampliar foto
Las termas romanas de Caracalla, del siglo III, gratuitas y muy frecuentadas en su época, muestran una gran pericia en el uso del sistema abovedado. Getty

18.00 Vuelta a la antigüedad

Cerca de Garbatella están algunas de las joyas de Roma. Aunque no tan frecuentados como otros monumentos, por la zona se encuentran las Termas de Caracalla (7) y las Catacumbas (8). Las primeras, abiertas hasta las 19.15, permiten admirar las ruinas de uno de los complejos balnearios más suntuosos de la época. La planta, los altos muros y las bóvedas dan idea de la opulencia del edificio, que en sus buenos tiempos contaba con un sofisticado sistema de abastecimiento de agua y calefacción. Precio de entrada: 6 euros.

20.30 Tiramisús violeta

En Ostiense está el Gazometro 38 (9), que debe su nombre a la antigua estructura metálica destinada a almacenar gas, convertida en símbolo del barrio. En el restaurante, ubicado en un antiguo garaje, el plato fuerte son las pizzas creativas, aunque cuentan con opciones más ligeras para los que persistan en la absurda idea de seguir con la dieta en Italia. Pocos turistas llegan a esta zona, lo que permite admirar a los locales, una mezcla de hipsters, jóvenes empresarios y artistas. La cena ronda los 30 euros.

22.30 Música en vivo

Para tomarle el pulso al ambiente nocturno de Ostiense, nada mejor que acercarse a Caffè Letterario (10), un espacio muy a tono con la filosofía del barrio que es cafetería, bar de cócteles, biblioteca, coworking (área de trabajo compartido), salón de juegos y escenario de conferencias y conciertos. Con suerte, puede disfrutarse de música en vivo y comprobar la efervescencia de actividades e ideas que bullen en esta zona de la capital.

Más información