Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Palacio de Esquileo, antigua casa de lanas

Un hotel para grandes bodas en la sierra de Segovia

Exterior del hotel Palacio de Esquileo, en Sotos de Sepúlveda (Segovia). Ampliar foto
Exterior del hotel Palacio de Esquileo, en Sotos de Sepúlveda (Segovia).

Probablemente no haya una celebración más florida, más multitudinaria ni mejor orquestada en la vida de una persona que la de su boda. Y para que el ritual adquiera la pompa deseada, es imprescindible que el escenario magnifique el acontecimiento, por ejemplo, con cierta enjundia histórica, monumental o geográfica. Aun cuando haya que recurrir a remedos posmodernos, como el arquitecto Robert Venturi teorizó.

Puntuación: 5,5
Arquitectura 5
Decoración 6
Estado de conservación 7
Confortabilidad 6
Aseos 5
Ambiente 4
Desayuno 5
Atención 6
Tranquilidad 5
Instalaciones 5

En Sotos de Sepúlveda, la herencia trashumante de la sierra segoviana asegura el paisaje historicista idóneo para unos esponsales fotogénicos y simbólicos. Así, sobre los vestigios de un antiguo ingenio dedicado a la esquila de ovejas, Ruth Montero y Laura Cámara firman con su estudio 5.0 Arquitectos el diseño de un complejo turístico para banquetes y reuniones de 400 personas. Una especie de resort rural evocador de aquellos palacios en los que, siglos atrás, se concentraban cientos de ganaderos, comerciantes, contratistas e industriales textiles para las labores de lavado, venta y transporte de las ovejas destinadas a las ferias de vellón.

El conjunto lo forman cinco edificaciones, cuatro de ellas anexionadas de dos en dos. A su largo se suceden los salones del Torreón, las Lámparas, Amarillo, Verde, Azul… Y el pabellón acristalado, bordeado por un muro de réplica mudéjar, donde se organizan los banquetes más señoriales. Desde estos salones se accede a algunas habitaciones denominadas clásicas, por estar situadas sobre las ruinas renacentistas del palacio. Su decoración con óleos de artistas locales no deja lugar a dudas, máxime cuando su emplazamiento sobre los radiadores acelerará el carácter añejo de estas pinturas. En otro edificio se distribuyen las denominadas habitaciones vanguardistas, que gozan de unos cuartos de baño abiertos a la alcoba muy actuales.

Habitación del hotel Palacio de Esquileo, en la provincia de Segovia. ampliar foto
Habitación del hotel Palacio de Esquileo, en la provincia de Segovia.

Pero lo que de verdad importa aquí es el telón de fondo que sirve a la labor de fotógrafos y camarógrafos. Por un lado, la sala de las Lámparas exhibe un artesonado digno de albergar los tocados de época más vistosos. Es el lugar predilecto para el baile de esponsales, que puede seguir más tarde en la Plaza de las Columnas, ya en el jardín, donde el uso de flases pone en valor sus distintas fuentes, basas y capiteles al frescor otoñal de los fresnos —estos sí— milenarios, los prunos, las catalpas y los bojes. Es el espacio ideal, fuera de todo artificio, para contemplar en toda su inmensidad la sierra de Guadarrama. Especialmente si se tiene oportunidad de subir a la barandilla almenada del Torreón, donde se celebran unas bodas, nunca mejor dicho, por todo lo alto.

Palacio de Esquileo

  • Categoría: 4 estrellas.
  • Dirección: Autovía del Norte, salida 107. Sotos de Sepúlveda (Segovia).
  • Teléfonos: +34 921 12 55 12 y +34 637 71 68 89.
  • Web: www.palaciodeesquileo.es.
  • Instalaciones: jardines, salones de reuniones y banquetes para 400 personas, bar, restaurante Habitaciones: 20 dobles.
  • Servicios: algunas habitaciones adaptadas para discapacitados; no admite animales.
  • Precios: presupuesto con antelación comunicado por vía telefónica o vía página web del hotel; a través de Booking.com, la tarifa media diaria es de 112 euros, IVA incluido.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información