Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cosas de familia

Hotel Infantado, atención exquisita al pie de los Picos de Europa

Habitación del hotel Infantado, en Ojedo, cerca de Potes (Cantabria).
Habitación del hotel Infantado, en Ojedo, cerca de Potes (Cantabria).

Cuando decimos que un hotel es cosa de personas no solo queremos significar su trato familiar y cercano al huésped. A veces, por encima de las instalaciones y otras habituales comodidades, el equipo humano es el motivo único que justifica un viaje a ese lugar. En Potes, Cantabria, la robusta torre señorial del marqués de Santillana, con sus cuatro garitones rematados por almenas y el arco apuntado de su entrada principal, ha prestado nombre al emprendimiento hotelero que inició, 20 años atrás, el patriarca de los Fombellida en la quieta pedanía de Ojedo, dos kilómetros más allá. Su homenaje a la piedra se traduce en un aplacado de impostada sillería que pretende darle un sesgo palaciego al edificio hotelero, rematado por cuatros galerías de ladrillo visto y madera entramada. Mucho vuelo para unos interiores que se defienden, sobre todo, por sus revestimientos de madera.

Puntuación: 6
Arquitectura 4
Decoración 4
Estado de conservación 6
Confortabilidad habitaciones 5
Aseos 5
Ambiente 6
Desayuno 7
Atención 10
Tranquilidad 7
Instalaciones 6

Aquí rigen otras reglas no necesariamente arquitectónicas ni ornamentales. Es verdad que los espacios son amplios, y la terraza, soleada la mayor parte del verano. Es un recreo para quienes se alojan y también para los numerosos excursionistas que bajan de los prados de Áliva y de otros reconocidos senderos de los Picos de Europa. El comedor es luminoso, oxigenado en su distribución, con una cocina apreciable. Los domingos y fiestas se sigue la tradición de la abuela Milagros: cocido con garbanzos pequeños de Potes.

El orden de las habitaciones no altera el producto. Desde las más estrechas y oscuras (buhardillas) a las denominadas suites, con algo más de abrigo y confort. Unas con más acento campestre que otras, pero todas necesitadas de una buena actualización. Aquellas que dan a la carretera están más expuestas a los ruidos, aunque el tráfico nocturno sea más bien escaso. Las únicas molestias se producen en días de bodas o despedidas de solteros. Hay que estar sobre aviso.

Hotel Infantado, en Ojedo (Cantabria). ampliar foto
Hotel Infantado, en Ojedo (Cantabria).

Aquí el lujo viene dado por la plena disposición de la familia Fombellida a encariñarse con la clientela. Rodolfo, el patriarca, vela día y noche por que los huéspedes se sientan a gusto. Su hija Isabel está encargada de los detalles y de la conversación sincera antes y después de la reserva, en la recepción, en la terraza o en las redes sociales. El yerno, Raúl Martín, ex futbolista profesional del Rácing de Santander, auxilia en el comedor, en la cocina y hasta en los turnos de madrugada. Su trabajo familiar consiste en hacer felices a los demás.

Hotel Infantado

  • Categoría: 2 estrellas.
  • Dirección: Carretera General, s/n. Ojedo, Cantabria.
  • Teléfono: 942 73 09 39.
  • Web: www.hotelinfantado.com.
  • Instalaciones: aparcamiento para autocares, jardines, piscina exterior, salón, salas de banquetes, cafetería, bar, restaurante.
  • Habitaciones: 2 individuales, 44 dobles, 2 suites.
  • Servicios: no dispone de habitaciones adaptadas para discapacitados; no admite animales.
  • Precios:desde 51,70 la doble, IVA incluido; desayuno, 4,40, IVA incluido.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información