Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Art nouveau’ y mantel

Cinco restaurantes de Bruselas que rinden culto a este estilo arquitectónico

Interior de Le Perroquet, bistró en el precioso barrio Le Sablon, en Bruselas. Ampliar foto
Interior de Le Perroquet, bistró en el precioso barrio Le Sablon, en Bruselas.

El art nouveau está muy presente en la arquitectura de Bruselas, la ciudad que lo vio nacer en el año 1893 de la mano del arquitecto Víctor Horta. Líneas orgánicas inspiradas en el mundo vegetal, vitrales pintados y decoración abundante y suntuosa son sus formas características. Un recorrido por cinco restaurantes bruselenses que le rinden culto.

Cúpula de vitrales del restaurante La Porteuse d’Eau, en el barrio de Saint-Gilles, en Bruselas. ampliar foto
Cúpula de vitrales del restaurante La Porteuse d’Eau, en el barrio de Saint-Gilles, en Bruselas.

El clásico

Situado muy cerca de la turística Porte de Hal, en el barrio de Saint-Gilles, el restaurante La Porteuse d’Eau (Av. Jean Volders, 48) cuenta con un precioso local art nouveau. Además de su bonita decoración, este restaurante también nos permite descubrir lo mejor de la gastronomía belga a partir de una carta trufada de recetas clásicas: vol-au-vent, chicons au gratin, carbonnade à la flamande, américain y waterzooï, entre otros. No hay que irse del restaurante sin pasar por el baño, situado en el primer piso, para no perderse la preciosa cúpula de vitrales.

Terraza con vistas

El emblemático edificio del Museo de los Instrumentos de Música de Bruselas (Montagne de la Cour, 2) tiene una de las fachadas más bonitas de la ciudad y, en el último piso, un restaurante desde el que se puede apreciar una fantástica vista de Bruselas. Aunque en la decoración interior no encontremos demasiado art nouveau, los grandes ventanales semi-circulares del restaurante nos recuerdan los motivos de este estilo. Además de la carta, el restaurante del museo ofrece menús diarios y un brunch de bufé libre todos los domingos.

Detalle del interior del restaurante Le Perroquet, en Bruselas. ampliar foto
Detalle del interior del restaurante Le Perroquet, en Bruselas.

Pitas ‘art nouveau’

Le Perroquet (Rue Watteeu, 31) es un bistró que funciona como espejo de la población bruselense; una auténtica mezcla entre tradición belga y modernidad mestiza. Y es que, si la decoración nos traslada hasta el siglo pasado, en la carta no encontramos ni las típicas boulettes sauce tomate ni los famosos moules et frites; la especialidad de la casa son las pitas y las ensaladas. Para los gourmands también hay tartas recién llegadas del paraíso. Su situación, en el precioso barrio Le Sablon, hace que el público que acude al sitio sea un melting pot de locales y turistas, sobre todo durante los fines de semana, ya que la fama viene tanto de la preciosa decoración como de sus deliciosas pitas.

El vermú de Jacques Brel

Entrar en Le Cirio (Rue de la Bourse 18/20) permite viajar en la máquina del tiempo. El edificio data del año 1886, la decoración del interior es de 1909 y, probablemente, nada haya cambiado desde entonces. A medias entre el art nouveau y un estilo neo-renacentista, contemplamos mármoles, madera, bronce, espejos con formas orgánicas y lámparas de hierro forjado con motivos florales. Se trata de un típico bistró belga en el que Jacques Brel tenía la costumbre de tomarse la que aún sigue siendo la especialidad de la casa: el half en half, un aperitivo a base de vino espumoso y vino blanco.

Salón del Café Metropole, en Bruselas, que conserva su decoración original. ampliar foto
Salón del Café Metropole, en Bruselas, que conserva su decoración original.

Brasserie de gama alta

El Café Metropole es el bar-restaurante del lujoso y céntrico Hôtel Metropole (Place de Brouckère, 31). El restaurante acoge a sus clientes en un salón art nouveau que conserva su decoración original y tanto el exterior del edificio como su interior figuran en la lista de edificios de interés de la ciudad. Tienen menú diario y en la carta, además de encontrar una selección de cervezas artesanales y los platos típicos de la gastronomía belga, también encontramos algunas especialidades de su chef (con estrella Michelín). El trato con el que los empleados reciben a sus clientes y la calidad de los productos le dan la merecida fama que tiene.

Si vas a viajar a Bruselas, pincha aquí

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.