Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chapuzón en la Hawaii china

Dadonghai, en la isla de Sanya, es una de las mejores playas en los 20.000 kilómetros de costa que ofrece el gigante asiático

Atardecer en una playa de la isla de Sanya, al sur de China. Ampliar foto
Atardecer en una playa de la isla de Sanya, al sur de China.

Lugares antiquísimos, ciudades amuralladas, templos y grutas budistas, arrozales, las montañas de Avatar... Los atractivos de una ruta por China no suelen incluir la playa. Sin embargo, 20.000 kilómetros de litoral recorren el país con costas y arenales más interesantes que algunas de sus ancestrales leyendas.

El país asiático ofrece una gran variedad de destinos en los que disfrutar de un chapuzón bajo la atenta mirada de los locales, que nunca dejan de sorprenderse al ver a un laowai (老外, extranjero) tomando el sol. Pero el verdadero paraíso playero en China tiene nombre: Hainan.

La ciudad más conocida de esta pequeña isla al sur del país es Sanya. Con veinte kilómetros de playas de arena, Sanya presenta además atractivos complementarios como bares, centros comerciales, rutas de turismo activo y parques temáticos, que se suman a su fantástico clima: entre 20 y 35 grados en cualquier época del año.

La playa más conocida de Sanya es Dadonghai, a unos tres kilómetros del centro urbano. Arena blanca, aguas azules y palmeras que justifican su exótico (aún más) sobrenombre: la Hawaii de China. Se trata de un destino perfecto para practicar submarinismo y otros deportes acuáticos, y su acceso es gratuito, por lo que es muy frecuentado por turistas rusos que escapan del frío y pasean por tiendas y restaurantes en primera línea de playa.

Una turista haciendo un 'selfie' en una playa de la isla de Wuzhizhou, en Sanya (China). ampliar foto
Una turista haciendo un 'selfie' en una playa de la isla de Wuzhizhou, en Sanya (China).

La cercana playa de Tianya Haijiao es una buena opción si se viaja en pareja; suele ser el destino de luna de miel de muchos jóvenes recién casados, o incluso puede ser el escenario de su boda. Tianya Haijiao posee dosis extra de romanticismo, pues protagoniza diversos escritos chinos de índole sentimental. En este litoral encontraremos cientos de rocas de formas diferentes, algunas de ellas con inscripciones referidas a antiguas creencias milenarias. Eso sí, la magia se interrumpe al pagar en taquilla 95 yuanes (11 euros) para entrar a la playa. Las vistas, al menos, son fabulosas.

Más relajada es la vida en la pequeña isla de Wuzhizhou, con forma de mariposa y a treinta kilómetros al noreste de Sanya. En este enclave todavía no asolado por los resorts, el buceo entre arrecifes de corales es la actividad más demandada. Wuzhizhou garantiza descanso y vistas espectaculares tanto de sus parajes naturales como por su rica diversidad de especies vegetales y animales.

¿Planeas un viaje a China? Pincha aquí

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.