Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Prohibido hacer ‘topless’ en Río

A pesar de un tímido movimiento a favor, las únicas playas donde está permitido quitarse el biquini son las nudistas, como Abricó

Él sí puede hacer 'topless' en la playa de Ipanema. Ampliar foto
Él sí puede hacer 'topless' en la playa de Ipanema.

Una viajera que se ponga a hacer topless ahora en verano en Río de Janeiro puede hasta ser detenida. Sí, en Brasil, el país del fio dental (tanga compuesto por un simple cordón en la parte trasera), enseñar los pechos en la playa es todavía motivo de denuncia para la policía: está considerado un “atentado al pudor”. El último caso ocurrió hace un par de meses cuando la actriz Cristina Flores posaba para una sesión de fotos en la playa. Había poca gente, pero cuando se quitó la parte de arriba del biquini se presentaron allí en pocos segundos tres policías.

El pasado 21 de diciembre, primer día del verano austral, la actriz participó en la playa de Ipanema en el Toplessazo, una iniciativa con más eco en Internet que sobre la arena. Aunque en la playa solo se manifestaron una docena de mujeres con los pechos descubiertos, en la web cerca de 8.000 personas respaldaron la acción que pretendía llamar la atención sobre una norma que data de 1940 y estipula una pena de entre tres meses a un año de prisión o una multa para este "gesto obsceno". Una paradoja para aquellos que piensan en Río como la ciudad del Carnaval, donde las mujeres caminan casi desnudas por la Avenida Sapucaí.

Quién quiera quitarse la parte de arriba del biquini en Brasil sin meterse en líos no le queda más remedio que marcharse a una playa nudista. No hay muchas, pero existen. En Río de Janeiro está Abricó, al oeste de la ciudad y dentro del Parque Nacional Grumari. Hasta allí se llega en autobús o en coche. Se puede conseguir más información en la Associação Naturista de Abricó.

Hacer topless no es la única prohibición en las playas cariocas. Tampoco se puede jugar al altinho (un juego parecido al fútbol) o pasear con el perro por Copacabana o Ipanema. En 2009, el alcalde Eduardo Paes determinó que el coco verde no podría ser vendido en la arena para evitar la acumulación de basura. Aunque, en este caso, se tuvo que dar rápidamente marcha atrás por las fuertes críticas que suscitó la prohibición.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.