Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nueva York tuvo su Little Spain

Todavía hoy se pueden encontrar recuerdos del antiguo barrio español de Manhattan

La puerta de La Nacional, hoy en día. Ampliar foto
La puerta de La Nacional, hoy en día.

Nueva York es una de las ciudades del mundo con mayor mezcla de culturas y lenguas por metro cuadrado. Muchas de estas culturas se han ido reagrupando con el paso de los años hasta establecer pequeños barrios tales como Little Brazil y Korea Town, por la parte central de Manhattan, o Little Italy y Chinatown, por la parte sur de la isla. Lo que no sabe mucha gente es que España tuvo también su Little Spain durante muchos años. Concretamente, en la calle 14, entre las avenidas séptima y octava.

En la segunda mitad del siglo XIX, Galicia y Asturias sufrieron una grave crisis industrial que obligó a muchos de sus habitantes a hacer las maletas y buscar mejor suerte al otro lado del Atlántico. La gran mayoría desembarcaron en Argentina, Chile, México o Uruguay, pero hubo también unos cuantos miles que probaron suerte en la isla de Manhattan.

Al principio se instalaron en áreas del Lower East Side y en la parte del Meatpacking District, siempre cerca de las zonas portuarias donde ayudaban en tareas de pesca y comercio marítimo. Los estudios de investigación del Centro Rey Juan Carlos I de Washington Square, estiman que en total había unos 25.000 españoles que se agrupaban para formar asociaciones religiosas o de ocio, ya fuera de flamenco o de fútbol. Así, como sucede con otras comunidades en Nueva York, se empezaron a juntar en la misma zona de la ciudad, creando comercios, restaurantes y centros de ocio.

Desfile de españoles de la cofradía de la iglesia de Guadalupe.  Spanish Benevolent Society of New York Archive
Desfile de españoles de la cofradía de la iglesia de Guadalupe. / Spanish Benevolent Society of New York Archive

Restaurantes como Casa Moneo (210 Est 14th Street) fueron clave en el desarrollo de Little Spain, importando productos españoles, como bacalao, jamón o chorizo, para hacer la morriña un poco más llevadera. Otros como la Bilbaína, Café Madrid o Mesón Flamenco fomentaron la cultura y tradiciones españolas entre los habitantes de Nueva York. Y también había negocios como La Iberia, que vendía ropa española de primera calidad.

Durante casi 50 años (1898-1945) la española fue una de las culturas predominantes de la ciudad, ayudados por puertoriqueños, cubanos y mexicanos. Sin embargo, ya desde la Gran Depresión, muchos tuvieron que buscar zonas más económicas para vivir, como Catskills, al norte de la ciudad. Con el paso de los años Little Spain se fue diluyendo, pero aún quedan recuerdos vivos de aquella época. La Iglesia de Guadalupe (229 West 14th Street) y La Nacional (239 West 14th Street) siguen intactos y con plena actividad.

En 2010, el director estadounidense de origen español Artur Balder quiso recuperar esta parte de la historia olvidada de Manhattan con un documental titulado Litlle Spain. 

Más información