Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Berlín en bicicleta

Un servicio de préstamo gratuito, tiendas de segunda mano y una web para organizar rutas por la capital alemana

Un ciclista ante uno de los murales de la East Side Gallery, en Berlín. Ampliar foto
Un ciclista ante uno de los murales de la East Side Gallery, en Berlín.

Que no sea verano no es excusa para abandonar los pedales en Berlín. En la ciudad hay más de 620 kilómetros de carriles para ir en bicicleta, vehículo que además tiene su propio billete de metro. También cuenta con sus propias multas si un policía decide pararte en la calle y no cumples las normas viales establecidas. El universo bicicleta en la capital alemana es tan cotidiano como el de la cerveza o el del wurst. Aquí mencionamos algunos lugares (físicos o virtuales) de interés.

Si el couchsurfing permite encontrar a través de Internet un sofá gratis para dormir, era cuestión de tiempo que alguien prestara también su bicicleta. En Bike Surfing Berlin, el coste es gratuito o el precio testimonial, lo que permite mantener esta red online de voluntarios. Permite hacer peticiones para periodos cortos o largos, cercanos a un mes.

Comprar una de segunda mano en Mauerpark o en cualquiera de los mercados de la ciudad no es una opción para muchos de los locales, conscientes de que la bici (robada) que está en venta por 40 euros (o menos) podría ser la suya. Los precios pueden ser caros para modelos nuevos, pero se pueden encontrar, de manera legal, algunas usadas sin invertir demasiado. Para comprar o reparar, en Fietswinkel (Mahlower Str 9, Neukölln) hablan varios idiomas y se venden bicicletas creadas a partir de las piezas que tienen en la tienda. Keirin (Oberbaumstraße 5; +49 30 848576669), cerca del Oberbaumbrücke en Kreuzberg, es otra buena opción (también para tomar café). Como en casi todo tratándose de Berlín, también hay alternativas ecológicas. Green Go Garage (Skalitzer Straße 82; +49 179 8353860) es una de ellas.

La fachada exterior de la tienda-café Keirin en Berlín.
La fachada exterior de la tienda-café Keirin en Berlín.

Deutsche Bahn, la compañía ferroviaria alemana, ha creado un sistema de alquiler en varias ciudades del país, la capital entre ellas. El servicio, llamado Call a Bike, coloca bicicletas en los lugares más transitados de la ciudad. Una vez registrado en la web, el usuario puede llamar a un número de teléfono, informar del código de la bici que desea usar y en breve obtener una contraseña de cuatro dígitos que la libera. Un proceso similar, pero a la inversa, servirá para devolver el vehículo. El coste es de ocho céntimos por minuto y entre nueve y quince euros por el alquiler de un día entero. En este caso sí que se toman vacaciones invernales y el servicio no está disponible de diciembre a marzo.

Una vez que hemos encontrado bici, la web BBBike proporciona itinerarios por la ciudad. Solo hace falta introducir la calle de origen y la de destino para que este portal te muestre el mejor camino, pedaleando, entre las 11.000 calles berlinesas. Calcula la distancia, el tiempo estimado de trayecto y el número de semáforos a los que enfrentarse. Se puede añadir de manera opcional la velocidad deseada y otras particularidades del trayecto para afinar la información.