Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

En la Córdoba argentina se bebe fernet

Fernet Branca de Milán, refresco de cola y dos hielos. La copa que triunfa en la provincia argentina

Fernet, refresco de cola y hielo.
Fernet, refresco de cola y hielo.

Tiene el color de la brea y el sabor indescriptible de los néctares a los que cada país les adjudica el nombre de 'bebida nacional'. Y si bien quien viaja a Argentina llega en busca de variados vinos de prestigiosas bodegas, en toda la provincia y ciudad de Córdoba el fernet es la pócima local por excelencia. El trago forma parte de la idiosincrasia de la zona y cualquier viajero que visite sus destinos, impulsado por el turismo de aventuras de las sierras, la activa vida nocturna cordobesa o la gastronomía típica, no puede irse sin haber brindado con una copa de fernet.

Sincretismo en vaso

Como algunas expresiones del sincretismo cultural, la bebida es una combinación sencilla de una materia prima europea, el tradicional Fernet Branca de Milán (que bebían pura los primeros inmigrantes italianos), con una bebida de cola, más dos hielos. El secreto está en el orden de los factores y en las proporciones, que varían según el paladar de cada cual: primero los hielos, luego se llena entre un 20 y 30 por ciento del vaso con fernet, se completa con coca y se remata con unas últimas gotas de fernet, que logran moderar la espuma. Los expertos aseguran que hay algunas variantes (un toque de limón, o reemplazar la bebida de cola por agua gasificada), pero los bármanes de la ciudad coinciden en que en la simplicidad está la calidad.

Y si bien en los últimos 20 años se convirtió en una bebida común en todo el país, la empresa italiana Fratelli Branca Distillerie, creadora y dueña del fernet, reconoció que la mezcla de esa bebida con Coca Cola se inventó en Córdoba, durante la década de 1990. Dato que no hizo más que enarbolar el decidido orgullo de los locales por el invento.

Ahora bien, ¿a qué sabe el fernet con cola?, ¿cuáles son los mejores lugares para probarlo?, ¿cuáles son las variantes para el paladar extranjero que no quiere irse sin su trago? El fernet tiene para sus adeptos la cualidad de equilibrar el sabor amargo de las hierbas del fernet común y el dulzor de la cola, de mitigar el exceso de gas del popular refresco con los hielos y de coronar el vaso con espuma.

En Córdoba, todos los bares, discos y restaurantes, desde lo más populares hasta los más sofisticados, ofrecen en su carta una copa de la bebida. Algunos, incluso, tienen un trato especial con los parroquianos: el bar El popular (ubicado en el polo gastronómico de barrio de General Paz) y Vidón (en el barrio de Alta Córdoba) permiten que el cliente compre una botella grande de fernet y beba esa noche lo que guste, y luego le reservan el resto, con nombre y todo, para cuando regrese. Hay varias marcas prestigiosas para preparar la combinación, desde la tradicional Fernet Branca, hasta la local Fernet 1882.

En el interior de la provincia, en las ciudades más turísticas, se ofrecen fernets realizados de manera artesanal con las mejores hierbas autóctonas de la zona. Entre ellos se encuentra el Fernet Beney, uno de los más reconocidos. Y, claro, hay fans por doquier que crean sitios especializados en los que vale la pena detenerse para enterarse de las novedades.

No es necesario venir hasta Córdoba para beber un fernet con cola. Pero es imposible irse sin haber probado uno. Como el mate o el asado argentino.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.