Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Galerías de arte en el West End de Londres

Esta es una de las zonas de la ciudad a las que se están moviendo los estudios artísticos

The Piper Gallery es una de las 43 galerías abierta en el West End.
The Piper Gallery es una de las 43 galerías abierta en el West End.

La escena y los movimientos artísticos londinenses se concentran, sobre todo, en el East End: Shoreditch, Hoxton, Hackney, Bethnal Green… Desde finales de los noventa y principios de 2000, viejos barrios industriales de la zona comenzaron a rehabilitarse gracias a jóvenes artistas que buscaban lugares baratos y espaciosos, naves, almacenes, amplios recintos donde abrir galerías e instalar sus estudios. Ahora la cosa está cambiando. La rehabilitación de viviendas, la recuperación de muchos edificios que se hallaban abandonados, la regeneración de los espacios públicos (gracias, precisamente, a esa nueva energía generada al rebufo de los artistas) y, por último, la imparable revalorización urbanística después de los Juegos Olímpicos han hecho que los precios de los alquileres se incrementen sin misericordia.

Aún no está claro adónde va a llegar todo esto. Unos hablan de una burbuja que, antes o después, estallará y volverá a dejar el panorama inmobiliario como hace unos años. Otros ya han empezado a mover ficha. Incluso en Vyner Street, la calle donde se supone empezó todo, la galería Modern Art, una de las primeras en abrir y que llegó a ser la más grande de la calle, ya se movió en 2008 al barrio de Fitzrovia, en el West End. Detrás le han seguido muchas. Decenas de galerías y estudios han comenzado la huida hacia otras zonas, si no más baratas, sí más frecuentadas por paseantes y posibles compradores. En Fitzrovia, durante los cinco últimos meses, han abierto cinco galerías nuevas, y en los cuatro últimos años más de treinta.

Proponemos una pequeña excursión por cinco exposiciones del West End, entre Goodge Street y Oxford Circus, y comenzamos en Fitzrovia, en el antiguo barrio bohemio que comienza a recuperar, si bien por razones comerciales, el movimiento artístico que una vez tuvo.

Creación de Ian Butcher con un envase de conservas Ortiz, en la Rebecca Hossack Art Gallery. ampliar foto
Creación de Ian Butcher con un envase de conservas Ortiz, en la Rebecca Hossack Art Gallery.

Comenzamos en la parada de metro de Goodge Street, encajada en la Northern Line. Si nos metemos por Goodge Street, un poco más adelante encontraremos, a mano izquierda, Charlotte Street. En esta calle, en el número 28, está Rebecca Hossack Art Gallery.  Estos días acaba de terminar una curiosa exposición de collage de Ian Butcher. Sus obras no son sólo visuales, sino también culturales, al utilizar una amalgama de estéticas folclóricas (con influencias tan dispares como México e India) para confeccionar esculturas, estatuillas y pequeños altares que rayan en lo kitsch aun sin perder la autenticidad. A partir de noviembre, la Rebecca Hossack acogerá una exposición de acuarelas de Emma Haworth.

La siguiente parada, a menos de cinco minutos andando, es el número 6 de Charlotte Place. Aquí está la Nancy Victor, donde Joanna Mires expone sus recreaciones de botellines de época de los perfumes Avon, convertidas en pequeñas figuras artísticas. Muy en la onda de esa nostalgia vintage que, sin aparente explicación, envuelve gran parte de las manifestaciones artísticas londinenses.

En The Piper Gallery, Tess Jaray juega con la relación entre geometrías y colores.
En The Piper Gallery, Tess Jaray juega con la relación entre geometrías y colores.

A otros escasos cinco minutos bajando por Newton Street, en el número 18 está The Piper Gallery. Hasta el 9 de noviembre se puede visitar la exposición de Tess Jaray, Mapping the Unseeable (que podríamos traducir como Cartografiar lo invisible), en la que juega con la relación e influencias que se dan entre las geometrías y los colores del mundo que nos rodean y los de nuestra propia conciencia. Las obras incluyen veinte trabajos incluidos en la serie After Malevich, en referencia al pintor Kazimir Malevich, creador del suprematismo.

Las dos últimas galerías están una al lado de la otra, en una calle paralela a Oxford Street. En el número 22 de Eastcastle Street nos encontramos con la Regina Gallery, una galería moscovita que, desde 2010, tiene su segunda sala de exposiciones en Londres. Con la clara ambición de exportar el arte ruso a la capital británica, hasta el 17 de noviembre acoge la exposición del moscovita Oleg Kulik. El polémico artista expone su trabajo Deep into Russia, una serie de fotografías en las que muestra su amor por los animales de una forma poco ortodoxa, cercana a la zoofilia: explícitas posturas de sexo con vacas, ovejas, caballos, cerdos y demás animales de granja. Un muestra que no dejará indiferente ni al menos aprehensivo de los espectadores. En una de sus fotografías, Kulik declara: “What complaints could the greens have against me?” (“¿Pueden los ecologistas echarme algo en cara?”). Una muestra pensada para sacudir valores morales sin clemencia.

Foto de la próxima exposición de la Regina Gallery, perteneciente a la serie 'The Mad Dog' (1994) del ruso Oleg Kulik.
Foto de la próxima exposición de la Regina Gallery, perteneciente a la serie 'The Mad Dog' (1994) del ruso Oleg Kulik.

Para terminar este tour artístico, entramos en la ya citada Modern Art, situada en el 23/25 de Eastcastle Street. Hasta el 10 de noviembre muestra una exposición de pinturas del australiano David Noonan, quien utiliza el collage de papel, seda y tela para crear composiciones con un casi traumático efecto evocador. Desde la galería hasta la parada de metro de Oxford Street apenas tenemos unos cinco minutos andando, pero muchas otras distracciones para descansar un poco de tanto arte.

Estas cinco galerías son sólo una pequeña muestra de las 43 galerías que ya están trabajando en el West End. Incluso por las calles que atraviesa nuestro particular tour artístico podremos encontrar muchas otras galerías. Muy recomendable para salir de los circuitos turísticos más conocidos del centro de Londres, una oportunidad para ver otras calles, callejuelas y pasadizos que de otra forma, posiblemente, ni se nos pasaría por la cabeza atravesar.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.