Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
VIAJEROS URBANOS

Pesca de antaño canaria

Artes de captura tradicionales en el museo el Faro de El Cotillo, Fuerteventura, que todavía se usan

El Faro de El Cotillo está en la punta del Tostón y marca el extremo noroeste de Fuerteventura. Ampliar foto
El Faro de El Cotillo está en la punta del Tostón y marca el extremo noroeste de Fuerteventura.

Los atardeceres en el Faro de El Cotillo son dignos de guardarse en la memoria. Ubicado en la punta del Tostón, el faro marca el extremo noroeste de Fuerteventura –municipio de La Oliva–. Es un litoral plagado de charcos marinos, de arena blanca, rocas volcánicas y aguas de color esmeralda, donde todavía se puede observar a los pescadores artesanales buscando carnada debajo de las rocas para la pesca de “la vieja”, como se conoce a un tipo de pez loro que habita en las aguas de Canarias, que una vez en el plato es un clásico de la cocina local por su extraordinario sabor marino.

Todo lo relacionado con la pesca tradicional: cañas, cebos, jarear el pescado (secar), el chinchorro –un arte de red empleado en la captura de especies pelágicas costeras como sardinas, caballas, chicharros, etc– se expone en las salas de este antiguo Faro levantado en 1897 y ahora restaurado y convertido en un pequeño y didáctico museo sobre la pesca artesanal. Además, se muestra la fauna marina de la zona y como mariscaban y pescaban los aborígenes en estos charcos antes de la conquista. Su horario es de martes a sábado, de 10.00 a 18.00.

Para saborear una “vieja sancochada” (cocida) o a la espalda, o cualquier otro pescado fresco capturado de forma artesanal en estas costas se aconseja un restaurante tradicional, La Marisma, ubicado en el pueblo de El Cotillo y regentado por una familia de pescadores de la isla. (calle Pedro Cabrera, 53. (0034) 928 53 85 43)

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.