Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Moverse en Indonesia

Pistas y consejos para evitar sorpresas desagradables en el transporte por las islas indonesias

Lo primero para enfrentarse al inabarcable archipiélago indonesio es elegir bien nuestro destino. De sobra es conocido que el que mucho abarca poco aprieta, así que siempre será mejor concentrar las vacaciones en una, dos o tres islas, dependiendo del tiempo que queramos emplear.

EL VIAJERO aporta una serie de consejos para moverse sin problemas por Indonesia en coche, autobús, barco y avión.

- En coche: La conducción en Indonesia se realiza por la parte izquierda de la calzada por lo que habrá de habituarse pronto a manejar las marchas con la mano derecha. La gasolina es muy barata, 1.200 rupias indonesias (unos 10 céntimos de euro) por litro. A parte de las gasolineras, en los puestos y tiendas cerca de las carreteras es posible comprar combustible, se identifican por carteles en los que aparece la palabra Premium o Bensin (gasolina) Premix (súper) o Solar (diesel), están almacenadas en grandes bidones de metal o en botellas de cristal, el precio es ligeramente más caro que en las gasolineras.

- En avión: Si se va a pasar un cierto periodo de tiempo en Indonesia acabaremos cogiendo algún avión. Los airpasses pueden ser una buena alternativa. Se pueden utilizar un máximo de seis cupones y son válidos para un máximo de 60 días. En cualquier caso hay que emitirlos en conexión con el vuelo intercontinental de Garuda. Los precios varían en función de la duración del vuelo: desde 64 euros por cupón en vuelo corto (tipo Yakarta-Yogyakarta), 106 euros distancia media (Yakarta-Denpasar) y 127 euros larga distancia (Yakarta-Medan).

- Autobuses: La regla de oro es: para trayectos de más de 50 kilómetros coger siempre el más caro. Tendrá aire acondicionado, se puede estirar las piernas y son razonablemente rápidos. Para trayectos cortos es una magnífica experiencia, colorista y vital, coger un pata o un bemo, un colt o un opelete, es decir, cualquier cosa con ruedas atestada de personas y bultos, y que apesta a kreteck, cigarrillos hechos con especies, sobre todo clavo, que los indonesios no dejan de fumar ni un solo instante.

- Tren: Sólo en Java, pero una buena opción. El Bima Express, destino final Surabaya, con aire acondicionado, asientos reclinables, cena y un maravilloso paisaje entre arrozales. Totalmente recomendable.

- Barco: A pesar de ser un enorme archipiélago, la red de transporte marítimo es lenta y es difícil hacer coincidir las necesidades del visitante con sus horarios y días de operación. La principal línea, estatal, se llama Pelni, aunque hay una pléyade de pequeñas compañías. Los mares de esas latitudes no son una broma, pero algún trayecto en barco por corto que sea, puede ser una experiencia inolvidable si se tiene al menos un poquito de alma marinera; por ejemplo de Java a Bali y de aquí a Lombok o en busca del célebre dragón de Komodo. Si no, mejor abstenerse.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.