Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

En moto hasta Ulán Bator

La periodista y viajera Alicia Sornosa, primera mujer de habla hispana en dar la vuelta al mundo en moto, recuerda una parte de su periplo: Mongolia

La periodista y viajera Alicia Sornosa.
La periodista y viajera Alicia Sornosa.

Es la primera mujer de habla hispana que ha dado la vuelta al mundo en su propia moto. Para narrar su insólita experiencia, ha publicado la novela 360 grados (Bandaàparte, 2017), basada en su aventura. Aquí nos cuenta parte del periplo: su viaje a Mongolia.

Para llegar de Madrid a Ulán Bator, ¿por dónde pasó?
Por Letonia y Moscú. Desde ahí bajé hasta Kazajistán. Después volví a Rusia por la zona montañosa de Altái y finalmente llegué a Mongolia. Las fronteras chinas no son fáciles de cruzar en moto, por eso di tantas vueltas.

¿Llevaba la ruta pensada?
No. Siempre sé dónde quiero llegar, pero no tengo tan claro por dónde. Dependo del clima y del tráfico. Por esas carreteras van muchos camiones, lo que me obligó a desviarme.

Y el alojamiento, ¿cuándo lo busca?
Sobre las cinco de la tarde empiezo a pensar en qué población dormiré esa noche. También viajo con tienda de campaña. En Mongolia acampé durante una semana.

¿Encontró un campin por allí?
Acampar es un problema en países desarrollados, porque hay muchas normas, pero en Mongolia no hay prohibiciones. Allí, para mantener el contacto con las poblaciones nómadas, me acerqué a sus casas, llamadas ger (en mongol) o yurta (en ruso). Son circulares y las fabrican en madera y piel de oveja.

Y por fin Ulán Bator.
Era mi destino: durante el viaje tenía la misión de recaudar fondos para la ONG española La Otra Mirada, que trabaja allí con niños desfavorecidos. Afortunadamente, lo logré.

Más información