Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Torre de Bisjueces, una posada donde reina la tranquilidad

Hotel rural de seis habitaciones en las merindades históricas de Burgos

Una de las habitaciones del hotel rural La Torre de Bisjueces, en la provincia de Burgos. Ampliar foto
Una de las habitaciones del hotel rural La Torre de Bisjueces, en la provincia de Burgos.

Perteneciente a la comarca burgalesa de las Merindades, partido judicial de Villarcayo, Bisjueces es un pueblecito de apenas 57 habitantes cuyo origen se sitúa en la institución de los dos primeros jueces de Castilla, Laín Calvo y su suegro, Nuño Rasura, durante el reinado de Ordoño II. Uno de sus vecinos actuales, Miguel Ángel Peña Díaz, ha tenido la agudeza de rescatar esta tradición castellana restaurando una torre del siglo XVII como hotelito rural de seis habitaciones y un horno de leña como los que había antaño en todas estas merindades.

Puntuación: 6
Arquitectura 6
Decoración 6
Estado de conservación 8
Confortabilidad habitaciones 6
Aseos 5
Ambiente 5
Desayuno 4
Atención 7
Tranquilidad 9
Instalaciones 5

El lugar se resume en 400 metros cuadrados repartidos también con el patio delantero, que permite efectuar una entrada con solemnidad. La posada conserva muchos de sus materiales originales en piedra y madera, diversos arcos bien armados y una ventana tallada con gran valor artístico, según remarca el propietario. Cada rincón está decorado con un gusto menos rústico de lo previsible. Ambientado según los cánones del turismo rural, con las consabidas flores secas y los estampados florales de inspiración británica. Quizá como expresión enfática de sus cuidadores, hospitalarios como pocos y entregados permanentemente a la felicidad de los huéspedes.

No se entiende tanto compromiso con una rica cena para luego administrar, a primera hora de la mañana, un decepcionante servicio de bufé con todos los alimentos expandidos por la mesa. Costaría menos servirlos en plato, como se habitúa con la cena. Por cierto, la tortilla de patatas es aquí un must.

Una Rincón de la posada La Torre de Bisjueces, en Las Merindades (Burgos). ampliar foto
Una Rincón de la posada La Torre de Bisjueces, en Las Merindades (Burgos).

Comedor aparte, el ambiente casero de los dormitorios encandila a los amantes de la arquitectura popular. Las camas se ven frondosas de almohadas, cojines y sábanas finas bajo unos doseles de gasas. Hay mesillas de noche que son aparadores y sillones que parecen divanes. En todas, la viguería del techo informa de su antigüedad, si bien las buhardillas añaden volumen romántico al aire que se respira dentro. Eso sí, la ducha es una bañera de hidromasaje abierta que deja el suelo perdido de agua. Dos dispensadores a medio rellenar completan el cuadro. Defectos muy fáciles de corregir.

Al abrir las ventanas riela en solitario la luna. Y su débil luz baña de azul los tejados silentes de Bisjueces.

La Torre de Bisjueces

  • Categoría oficial: hotel rural.
  • Dirección: San Juan, 58. Bisjueces (Burgos).
  • Teléfono: +34 983 30 02 11.
  • Web: www.latorredebisjueces.com
  • Instalaciones: patio delantero, salón de estar con chimenea, comedor.
  • Habitaciones: 6 dobles con calefacción, teléfono, wifi gratuita, secador de pelo.
  • Servicios: no hay habitaciones adaptadas para discapacitados; animales domésticos prohibidos.
  • Precios: 65 euros la habitación doble, desayuno e IVA incluidos; descuentos por reserva directa y por larga estancia.

Más información