Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estas navidades no cocines, encarga

10 empresas ‘gourmet’ de catering y reparto en Madrid para eventos o ágapes en casa

Ampliar foto
Una de las elaboraciones de Ramón Freixa Catering, a cargo de la empresa de Life Gourmet, de Madrid.

Las empresas de catering (pedido de cocina elaborada) y reparto de comida (envío desde un restaurante) buscan su sitio en el mapa gastronómico. Son tendencias al alza, a las que se suman además tiendas y restaurantes. Entran en juego conceptos como competencias entre marcas, variedad y calidad de producto, fechas y tiempos de entrega, pagos, cancelaciones y nivel de satisfacción del cliente. Son el reto diario. Revisamos 10 modelos de envío de comida a domicilio en Madrid (algunos también activos en provincias), y aunque no están todos los que son, sí son los más populares. Existe un mundo tentador al alcance de una app, unos cuantos clicks o al otro lado del auricular. Las perspectivas aumentan en fechas navideñas.

REPARTO: EL RESTAURANTE EN CASA

ampliar foto
Deliveroo entrega estos desayunos a domicilio.

01 Desayunos al momento

Deliveroo y Just Eat

Como alternativa a la experiencia presencial en nuestro restaurante favorito, algunas empresas de reparto rápido empiezan a despuntar. Es una forma de traerse el menú a casa. Es el caso de la británica Deliveroo (Paseo de la Castellana, 131; +34 911 23 86 87), creada en Londres en 2013. Desde hace año y medio sirve también en las puertas españolas (170.000 pedidos en 2015). Deliveroo opera en 12 países y 100 ciudades, entre ellas Madrid, Barcelona y Valencia, en las que reconoce tendencias diversas en los pedidos: hamburguesas, cocina thai y pasta, respectivamente. La app y web funcionan mediante un buscador de locales por zonas, destacan las propuestas más solicitadas por los usuarios, entre las que dominan el fast food (burguers, pizzas, sándwiches) y la comida oriental. Mayormente, sushi o noodles. Buceando un poco, se pueden encontrar locales con platos elaborados, postres y helados de firma entre sus 43 modalidades de cocina. Lo más ahora son las entregas de desayunos, como churros con chocolate, zumos healthy (saludables), bollería, huevos con bacon, café y té. Eso sí, no todo es miel sobre hojuelas: cobran los envíos (2,5 euros y, si es menor de 15 euros, la tarifa sube a 4,5) y la entrega se hace de 30 a 45 minutos desde el momento del encargo, aunque puede demorarse. Colabora con 16.000 restaurantes y unos 20.000 riders (repartidores a dos ruedas, en bici o moto).

Entre sus competidoras está la danesa Just Eat (Condesa de Venadito, 1; +34 918 26 40 16), cuya apuesta en España se basa en no cobrar el envío al cliente, sino al restaurante. La firma, con presencia en 15 países y relación con 5.500 restaurantes españoles, aterrizó en 2010 y este año absorbió a la popular repartidora La Nevera Roja, cuya venta era básicamente telefónica. Ahora, el perfil principal entre sus clientes son jóvenes entre 20 y 34 años y adultos de 35 a 44, con trabajo y poco tiempo disponible. Entre sus partners o colaboradores tiene locales de cocina española, italiana, turca, china o japonesa. Entre los pedidos más populares están la pizza, el sushi y el kebab.

ampliar foto
Uno de los repartidores en bici ('glovers') de la empresa Glovo, creada en 2015.

02 Cajón de sastre contra la pereza

Glovo

Desde 10 kilos de caracoles hasta unos pantalones de moda. El espectro de encargos de esta nueva empresa catalana es amplio y diverso. Y supone otro modelo de reparto rápido. Detrás se encuentra el joven Óscar Pierre, de 24 años, y su socio Sacha Mihaud, experto en startups y negocios emergentes. Glovo surgió en 2015 en Barcelona, donde cuenta con 55 trabajadores, más otros 10 en su sede en Madrid (Paseo de la Castellana, 194). También tiene presencia en Zaragoza, Valencia, Málaga, Sevilla, Milán y París. Aseguran colaborar con cerca de 500 restaurantes y cobran desde 1,90 euros por envío de cualquier cosa: desde unas flores hasta un disfraz o unas fajitas con kétchup. Dicen que un 80% de sus pedidos son de comida rápida. Aunque el top es el paquete de tabaco. Han ampliado sus envíos a zonas del extrarradio, incrementando, eso sí, el precio del envío. Su tope de entrega son 60 minutos (sin garantías al 100%) y aseguran hacer hasta 2.000 servicios diarios.

MIXTO: CON TIENDA O RESTAURANTE

ampliar foto
Bizcocho con queso, entregado en caja de latón, de la empresa madrileña Un bizcocho para Teo.

03 Dulces para particulares

Un Bizcocho para Teo

Pedir bollería a domicilio empieza a ser un must, y no solo para un cumpleaños. Blanca Spottorno y Javier García pusieron en marcha un negocio de entrega de bizcochos y brownies naturales hace tres años bautizado con el nombre su perro, Teo. Hace unos meses abrieron también una tienda física, que suman a la venta online y a su obrador en Alcobendas. El producto “estrella” de Un Bizcocho Para Teo (Montesa, 33; +34 917 95 85 26) es el bizcocho con un toque de queso. Le siguen las cajas semanales de seis brownies o bizochos –uno para cada día–, con 16 sabores a elegir, como vainilla, limón, naranja, plátano o chocolate. Si son para regalo, los entregan en ilustradas cajas de latón. También preparan hojaldres con nutella. Con tiempo y cierta maña elaboran muñecos de merengue (desde 6 euros), cookies de chocolate, packs de desayuno “romántico” para dos, tartas y bundts (originales bizcochos enroscados). Triunfan las bandejas de brownies o sándwiches y los bocaditos de bizcocho. Aseguran que el 80% de los pedidos son de fuera de Madrid.

La web permite comprar, y repartir desde el día siguiente, o ir a recogerlo a la tienda. Empezaron con cuatro variedades de bizcocho y hoy llegan a una veintena, entre dulces y salados. “Nos adaptamos a las demandas y nuestro packaging es muy cuidado”, cuentan. Cada envío (6 euros) va en papel kraft e incluye un cuchillo de madera y azúcar glaseado. Pese a ser aún desconocidos, tienen buenas perspectivas. “Esperemos triplicar también este año, la tienda online ya nos ayudó”.

ampliar foto
Taller de cocina oriental de la tienda Summa to go, en Madrid.

04 Cursos, 'catering' y ‘take away’

Summa To Go

Los responsables del desaparecido restaurante oriental Summa, cuyo declive provocó la entrada de las cadenas orientales, aseguran ellos, han redirigido sus esfuerzos al local contiguo, un colmado especializado en productos japoneses, como arroz almidonado o salsa de soja. Posteriormente ha incorporado cursos de sushi y servicio de catering. Summa To Go (Profesor Waksman, 9; +34 914 57 95 07) sigue ofreciendo un servicio “cuidado y personalizado”, cuentan en este local-escuela, que ha centrado parte del negocio en los envíos y eventos de empresa. Para sus repartos preparan arroces y tallarines, bandejas de sushi, maki sushi, nigiris, rolls, sashimi, tartar y complementos, como salsas niponas. Además, menús de mediodía. También organizan sesiones para enseñar a elaborar sushi en convenciones, reuniones de empresa o familiares, con la colaboración de un sushiman. No cobran los envíos (disponibles de 13.30 a 15.30 y 21.00 a 23.00) y el pedido mínimo es de 12 euros (zonas residenciales, desde 20 euros).

ampliar foto
Comedor del restaurante Lola & Co., en Madrid.

05 El tirón de la cocina casera

La Cocina de Lola

La tendencia de volver a los orígenes en gastronomía también encuentra su espacio en el mundo del reparto, como demuestra La Cocina de Lola, una firma de comida casera integrada en el grupo Horeca (Hostelería, Restauración y Catering). Por un lado, abastece a otros negocios (hoteles y restaurantes) que demandan platos elaborados. Por otro, cuenta también con un restaurante propio, Lola & Co. (Gravina, 18; +34 916 23 90 47), con sabrosos platos como la crema de calabaza y el pollo al curry.

Trabajan casi todo desde su nave ubicada en el pueblo madrileño de Torrejón de Ardoz, donde cuentas con cocinas y un gran obrador, además de planta de envasado y etiquetado. De ahí salen sus platos, por ejemplo, para alguna aerolínea, la cadena de sandwicherías Delina´s y otro tipo de locales, como asadores de pollos. Los encargos se envían “en atmósfera modificada [recipiente sellado con extracción del oxígeno], congelación o envasado al vacío”. Además de platos caseros, preparan ensaladas, bocadillos y sándwiches, para tomar o conservar, con una caducidad de dos a tres días. Llevan 20 años en el negocio y pueden preparar hasta 3.000 raciones diarias. El 50% de los servicios se dirigen a empresas y la otra mitad a particulares. Tienen cuatro chefs y 10 operarios en la sección de envasado.

En la zona norte de Madrid se encuentra la Pastelería Mirasierra (Núria, 10; +34 917 34 02 60), un negocio familiar que empezó hace medio siglo como panadería y evolucionó después a confitería y empresa de reparto de su producto, que también vende en la tienda, donde cuentan con cocinas y obrador. Elaboran pasteles, tartas, panadería artesanal y los llamados “cócteles especiales”: por ejemplo, un combinado de 13 piezas saladas y dos dulces (10 euros por persona), que puede incluir tartaletas de ensaladilla, petit pain, mediasnoches, roast beef en panecillo, mini inglesitos, mini croissants, canutillos de foie, saladitos surtidos y croquetas.

06 Ecológico y para estilismos

Olivia te cuida

El tópico de que lo ecológico está de moda es algo que no gusta a Eshter Campoy, una de las responsables de Olivia te Cuida (Santa Teresa, 8; +34 917 02 00 66), un restaurante de cocina ecológica ubicado en el barrio de Las Salesas. “Mejor decir que estamos concienciados con la ecología”, aclara en su pequeño local con encanto. Prepara, junto a su marido, caterings para sesiones de revistas, showrooms, congresos y bodas, entre otros eventos (desde 18 euros por persona), y también tienen platos para llevar. Lo pusieron en marcha hace ocho años. “Empresas de catering hay mil en Madrid”, cuenta. “Más que una tendencia, el catering y el reparto son, a veces, una necesidad. Falta de tiempo y prefieres que te lo lleven a casa”, continúa. “Pero tiene sus inconvenientes. Hay gente que se queja porque cuando va al restaurante te sirven bien, y cuando te lo llevan, está todo fatal”.

Tienen cocina y abastecen a la Cantina de Matadero Madrid. Sus elaboraciones se basan en productos naturales, mayormente vegetales procedentes de su huerto madrileño de Quijorna o de pequeños agricultores locales. Trabajan con carnes ecológicas de ternera y cordero. También pescados para cebiches, como los de lubina o corvina. Sirven ensaladas vegetales de calabaza, rúcula, remolacha, lechuga, setas o espinacas. Las de grano pueden ser de cuscús, arroz basmati o quinoa. Al ser tan personalizado, los precios varían.

‘CATERING’: COCINA A LA MEDIDA

ampliar foto
Rocío Romero y Senén Prieto, creadores de la empresa de catering El Gusto es Nuestro, en Madrid.

07 Modernos eventos urbanos

El Gusto Es Nuestro

El amplio mundo del catering dispone de cientos de activas empresas no solo en Madrid, también en otras provincias. Un mercado competitivo que obliga a renovarse. “Se venía asociando a saladitos y sándwiches. Hoy el catering es otra cosa”, comentan dos emprendedores madrileños, Rocío Romero y Senén Prieto, de 37 años, que abrieron su firma en la ciudad hace una década. Querían darle un vuelco a los pedidos de cocina en casa. Con El Gusto Es Nuestro (Puente de la Reina, 25; +34 626 684 759; desde 25 euros por persona) han ofrecido sus servicios a más de 120 empresas en estos 10 años. Hace dos se mudaron a un luminoso local industrial de 100 metros en Las Tablas, un barrio residencial madrileño. Pusieron todo: cocina, mesas, sillas, accesorios. Y el producto. Después llegaron los cursos de cocina y el alquiler para eventos.

En su web muestran platos de catering aderezados con diversos ingredientes. Los preparan para empresas, en forma de desayuno (con cupcakes, mousse, brioches) o cocktail (brochetas, blinis, quiches, tatakis, bocaditos, croquetas, tartaletas). También para eventos de moda o prensa (ensaladas, gazpacho, salmorejo, steak tartar, bacalao, atún, solomillo, roast beef, minestrones de frutas o tiramisú). Tienen cocineros fijos y externos. Un encargo para 100 personas, de cualquier edad y condición, puede requerir de hasta nueve chefs en cocina. La crisis melló, pero hoy el negocio reflota. “Cocinar nos apasiona y divierte, y personalizar cada trabajo. Vivimos de ello y con ilusión. El dulce es una de nuestras especialidades y tiene tirón. Más en Navidad”, cuenta Rocío, que estudió Ingeniería Agrícola y un año de repostería en Le Cordon Bleu, en Londres. Senén es nutricionista. El día a día marca la agenda.

ampliar foto
Una de las creaciones de Ramón Freixa Catering, que gestiona la empresa madrileña Life Gourmet.

08 'Catering' de alta gama

Life Gourmet

En el mundo del catering, la alta gama promete. Hay empresas orientadas al mundo Vip, como es el caso de Life Gourmet (Avenida Felipe II, 10; +34 914 31 48 56), que además de su propia línea de elaboraciones, lleva las de Ramón Freixa Catering, el servicio de catering del reconocido chef catalán, con dos estrellas Michelin por su restaurante en el hotel Único de Madrid.

Desde sus oficinas, en la zona de Goya, presumen de tener “productos frescos y de primera calidad” y “expertos profesionales del mundo gourmet”. Trabajan para eventos de empresa y ofrecen showcookings (cocina en vivo). Entre sus propuestas, hay desayunos, cócteles, almuerzos, cenas de gala, presentaciones gastronómicas… Puntualmente, celebraciones particulares, pero sus servicios abarcan desde clubes deportivos a teatros. Un plus: cuentan con una exclusiva carta kosher certificada por la Comunidad Judía de Madrid. No son los únicos del sector. Juan Blanco (+34 619 833 852) ofrece su servicio de catering desde la localidad madrileña de Boadilla del Monte (reuniones de trabajo, bodas y otras celebraciones…). Por su parte, la web Cooctel facilita presupuestos y contactos con empresas del ramo en diferentes ciudades españolas.

ampliar foto
Isabel Maestre, Premio Nacional de Gastronomía en 1996.

09 La maga del alto ‘standing’

Isabel Maestre Cátering

Una de las veteranas del sector es Isabel Maestre. Hace 35 años que la donostiarra se instaló en la zona financiera madrileña y puso en marcha su negocio de reparto. Venía de dar clases en la escuela Alambique, cerca del palacio Real, y las alumnas le hacían algún encargo. Por aquél entonces pensó que tanto pedido podría ser el principio de un gran negocio. Hoy, 36 años después (comenzó en 1980), cuenta con un largo número de eventos organizados para autoridades, políticos, empresarios, premios Nobel, marchantes de arte, actores…, además de bodas y demás fastos familiares. Isabel Maestre Cátering, (Pedro Muguruza, 7; +34 913 59 68 12; desde 50 euros por persona) cuenta con una división de personal y producto para abastecer “hasta 4.000 personas en un evento”, según Maestre, Premio Nacional de Gastronomía en 1996 al Mejor Jefe de Cocina, ex aequo con Martin Berasategui. Las oficinas donde trabaja ocupan un local de unos 400 metros, con una cocina y un gran obrador, un gran equipo y una web clásica, su principal escaparate. Al frente está su hija Marta Cárdenas.

Isabel Maestre empezó con el dulce, y luego amplió al salado, pero siempre orientado al alto standing. La mitad de sus pedidos son corporativos. La otra, de particulares. En Navidad suma a su catálogo aperitivos como el bombón de foie y chocolate blanco, croquetas de trufa y pimientos rellenos de “cigalitas”. Entre sus platos (en fechas navideñas, mínimo para seis personas) está la crema de bogavante con guarnición o el pudding de rape y langostino con salsa americana. Hacen pularda, faisán, capón... De postre, tronco navideño, trufas y turrones.

Otra propuesta similar es la de Samantha de España (Avenida de la Industria 32, Alcobendas; +34 914 84 00 97), de Samantha Vallejo-Nájera, centrada en eventos, bodas y showcookings, y personas que “aman la comida”, según detalla ella misma en su web.

EVENTOS: HASTA EL ÚLTIMO DETALLE

10 Cocina, ambientación y más allá

Circus Events

Las empresas de servicios integrales reflotan tras el parón de la crisis. Facilitan desde la ambientación de un evento como los platos que se sirven en los mismos. Circus Events (Pintor Rosales, 76; +34 915 50 31 06; +34 636 51 35 01) es una de ellas y ofrece menús con elaboraciones como el jarrete de cerdo ibérico a baja temperatura, salmón con salsa de alcaparras y peras al vino rellenas de mousse de chocolate. Son todos “personalizables”, detallan sus dueños venezolanos. “No ofrecemos un paquete promocional”. Incluyen bebidas, licores y cócteles. Preparan la mesa para “una puesta en escena particular”, con mantelería, vajilla, cubertería, flores. Y gestionan todo para una boda, desde carpas a música, iluminación, baños portátiles, vale de aparcamiento, seguridad, agencia de viajes e incluso sastrería.

Una de las facetas de En Tus fogones (María Zayas, 24; Madrid; +34 626 70 74 71) es este tipo de servicio integrales. “No hay grandes platos sin grandes productos”, reza uno de sus lemas en su página web. Detrás están Álvaro Ardanza y Jaime Guadalfajara, que orientan su negocio hacia empresas, bodas y particulares. Ofrecen caterings en forma de cóctel, finger food, bufé o live cooking (cocina en vivo). Han celebrado desde el aniversario de una gran firma deportiva a un evento en Le Mans.

Por su parte, Eneldo Catering (+34 917 37 65 25), con 35 años de trayectoria, ha acondicionado la Finca Astilbe (Carretera de Fuencarral, kilómetro 1,9), con capacidad para unas 2.000 personas y paisajismo de Álvaro Sampedro. Aga Catering (+34 636 99 53 90), creada en 2001, prepara eventos para empresas de coches o buscadores de Internet, también con menú, en un bonito terreno de Las Rozas. También ofrecen chef a domicilio. A veces, un pedido va más allá de un plato.

Más información