suscríbete

Buscador

Palmeras, palmas y palmitos

Parques, miradores, playas... Divertidas paradas en el litoral español en lugares cuyo nombre deriva de este cálido árbol

Dos surferos en la playa gaditana de El Palmar.

Dos surferos en la playa gaditana de El Palmar. / Ben Welsh

“Alto soy de mirar a las palmeras”, anotaba Miguel Hernández en alusión a los “príncipes del reino vegetal” (Linneo). Con una rica toponimia de palmas, palmeras y palmares bien podemos trenzar una ruta costera enriquecida a base de topónimos y gentilicios. La palmera canaria (Phoenix canariensis) es el endemismo vegetal que genera más desplazamientos. Su última referencia: la película Palmeras en la nieve (2015). 

Museo astronómico al aire libre

Isla de La Palma, Canarias

La Isla Verde (www.visitlapalma.es) es parca en palmerales –unas 20 hectáreas situadas mayormente en terreno de medianías-, pero su reducida contaminación lumínica, su altura, su baja densidad demográfica y su estabilidad atmosférica la hacen perfecta para la contemplación del firmamento y su manto de estrellas. Esta calidad nocturnal se traduce en 17 miradores astronómicos salpicados por el territorio palmero; la selección uno u otro estará condicionado por la presencia del mar de nubes.

El Roque de los Muchachos, en la isla de La Palma.

La visita guiada al observatorio del Roque de los Muchachos (reservar en www.iac.es) se desarrolla al menos cuatro veces por semana y permite el acceso a uno de los 12 telescopios del recinto. Hay visitas a las 9.30 y a las 11.30; para ésta es preciso reservar con 15 días de adelanto, si no queremos tener que pegarnos un madrugón. Muy recomendables son también las salidas nocturnas, semanales y guiadas por un astrofísico, hasta alguno de los miradores. Organiza Astro La Palma (www.astrolapalma.com).

La llamada del cartero

El Palmar, Vejer de la Frontera, Cádiz

Atardecer en El Cartero, playa de El Palmar, Vejer de la Frontera (Cádiz).

La de Vejer de la Frontera (www.turismovejer.es) es una de las playas más de moda en la costa gaditana. En ella adquiere una dimensión nueva alternar estas fechas con los palmareños. Estamos en el litoral andaluz que más olas recibe, como saben los alumnos del Homies Surf Camp (www.homiesurfcamp.com), que dispone tanto de albergue como, para los skates, de miniramp.

El Cartero (www.facebook.com/elcarteropalmar) constituye la referencia musical durante todo el año. “Es aún más familiar que un bar”, precisa su propietario Carlos Fernández, “puesto que llevamos seis años casi sin cerrar.”

Dos viernes al mes se escucha el reggae de Positive Sound System, mientras los sábados imperan las jam session con participación del público. Toda esta energía nocturna se oxigena los domingos por la mañana con los espectáculos infantiles, en tanto que por la tarde los conciertos se adueñan del local. Muy cerca abre Casa Francisco (www.casafranciscoeldesiempre.com), uno de los templos del comer en la costa de Cádiz.

Moisés contrae nupcias

La Madre del Agua, Pájara, Fuerteventura

Playa de Ajuy (Pájara), vista desde el sendero a las cuevas.

En este oasis se casaron Moisés (Christian Bale) y Séfora (la madrileña María Valverde) en la película Exodus: dioses y reyes, dirigida por Ridley Scott (2014). No se trata tanto del Madián de hace 5.000 años, cuanto del palmeral La Madre del Agua, llamado así por su manantial situado al final del barranco de las Peñitas y que encamina por el barranco del Mal Paso a la playa de Ajuy. Es uno de los palmerales más antiguos de Canarias, donde crecen ejemplares africanos y canarios junto a tarajales y apio silvestre.

La ruta senderista a pie desde el pueblo de Vega de Río Palmas (Betancuria) a nadie deja indiferente, bordeando la presa colmatada de las Peñitas y la singular ermita de Nuestra Señora de la Peña, con sus exvotos junto al lecho del barranco, acabando en La Madre del Agua, sede de un asentamiento aborigen. No en vano los majos usaban la fibra vegetal de la palmera para confeccionar sogas, redes, velas y embarcaciones. Quien no disponga de ganas o tiempo puede acercarse directamente en coche, nada más rebasar Mezquez (Pájara), a mano derecha. Finalizar la ruta paseando por las cuevas acantiladas de Ajuy degustando el pescado a la plancha del restaurante La Jaula de Oro (928 16 15 94).

Insular y cosmopolita

Palma, Mallorca

Palma (palmavirtual.palmademallorca.es), abrazada al Mediterráneo. La orientada al nomadismo marítimo como parte de su desarrollo; la ciudad portuaria, enseñoreándose a levante de la bahía mallorquina. Palma, la cultural, con su casco antiguo y la ampliación del Museu de Mallorca, así como la más que probable apertura al público esta primavera de las terrazas superiores de la catedral. La capital de las Baleares: el mejor lugar del mundo para vivir, según el diario británico The Times.

La hostelería palmesana goza de una salud envidiable, como demuestra tanto la decoración como la piscina del hotel Sant Francesc (www.hotelsantfrancesc.com), de cinco estrellas. Vermutería La Rosa (www.facebook.com/larosavermuteria) suma fans con su vermú de grifo con sifón a la vieja usanza acompañado de pulpo a la brasa con gel de perejil; también cobran fama los aperitivos del café Sant Andreu (www.facebook.com/santandreupalma), cuyo menú de 15 euros se sirve entre semana. Para arrancar la noche, nada como los hits electrónicos del Garito Cafebarclub (garitocafe.com).

Entre cañas y barro

El Palmar, Valencia capital

Una Venecia valenciana, agrícola y lacustre, en la que los palacios son modestas barracas –todas las casas miran a la laguna, excepto dos- y las góndolas, típicos albuferencs (barcas valencianas). Hablamos de la pedanía de El Palmar, en la que se arraciman 33 restaurantes para menos de mil almas. No se entiende llegar hasta aquí y no dar un paseo en barca por la albufera, amenazada por el cambio climático: zarpan a partir de las 11.00 y los paseos de una hora llegan hasta la Mata del Fang. En invierno es toda una fiesta ornitológica de cantos y colores (llevar prismáticos), saltando las lisas dentro de la barca; transmitiéndose los ruidos a distancias prodigiosas.

Quienes deseen una visita completa solo tienen que incorporarse a los grupos que organiza Albufera Parque Natural El Palmar (albuferavalencia.com). La Visita Turística es la más completa toda vez que incluye la explicación de la lonja y del museo etnológico, así como la del cultivo del arroz en un marjal y un repaso a las artes de pesca y especies cinegéticas que sustentan la gastronomía palmarista. En la barraca-paellero se explican los secretos de la paella, que se degusta luego en una barca anclada en medio de la laguna.

La ciudad de las palmeras

Elche, Alicante

El palmeral de Elche (Alicante). / Lunamarina

Con unos 250.000 ejemplares, el palmeral de Elche (www.visitelche.com), declarado patrimonio de la humanidad, mantiene sus características históricas a solo 12 kilómetros del Mediterráneo. Los huertos -así llaman a las parcelas de palmerales- son de origen fenicio y se recorren a pie, mejor en bicicleta, pero quien pueda en segway (www.avanzatour.es). En el Huerto del Cura, los viajeros sucumben ante la palmera Imperial, de 7 hijuelos (brazos) sujetos con puntales debido a su ingente peso, bautizada así en conmemoración de la visita –de incógnito- de la emperatriz Sissí en 1892. Crecen en este jardín artístico nacional un millar de palmeras, en su mayoría datileras, una de las plantas más antiguamente domesticadas por el hombre. El Museo del Palmeral ocupa una casa decimonónica del huerto de San Plácido. Un palmerero, del centenar que aún perviven en Elche explica los martes y viernes su labor (previa reserva): corta, poda, polinización, lucha contra la plaga del picudo rojo… todas las faenas que realiza a más de 20 metros de altura.

Hasta marzo funcionan de martes a viernes los talleres de palma blanca, en los que se enseña la técnica del trenzado. Las familias aprovechan también el parque multiaventura (elchepalmeralaventuras.com), en tanto que los viveros se reparten pródigamente por los alrededores de Elche. La palmera, por cierto, es el icono turístico-representativo de la Comunidad Valenciana.

Exuberante visión tropicalista

Mirador del Palmarejo, Valle Gran Rey, La Gomera

Este balcón responde como pocos al estereotipo paisajístico que el imaginario colectivo se ha encargado de crear sobre La Gomera (www.lagomera.travel): laderas agrícolas abancaladas -única forma factible de explotación- cayendo en fuerte pendiente por la cabecera del barranco de Valle Gran Rey. Frente al tramo conocido por Guadá se comprende la necesidad de comunicarse por el silbo gomero, declarado patrimonio cultural inmaterial de la humanidad. Una caligrafía de propiedad rural compuesta en su mayoría por caseríos y cultivos de papas (patatas) y verduras se extiende ante nosotros; conforme se alarga la bella hondonada, los cultivos de platanera y millo (mijo) alternan con los bosquetes de palmera canaria, de la que se obtiene el guarapo o miel de palma, y cuyas ramas casi besan el Atlántico. Mimetizado entre rocas situadas a 694 metros de altura, César Manrique diseñó el edificio, accesible con independencia de que el restaurante esté cerrado.

Artesanía de Teno

Valle de El Palmar, Buenavista del Norte, Tenerife

Desde la costa de Buenavista del Norte, una carretera montañosa nos eleva a la zona de medianías. El caserío de El Palmar, en el corazón del Parque Natural de Teno, vive tan próximo al volcán homónimo que muchas casas usan la piconera (cantera de ceniza volcánica) a modo de corral, cuando no de estercolero. Las paredes sajadas del volcán impresionan. Podremos acercarnos al garaje del maestro cestero Andrés Alegría (922 12 78 01) donde venden piezas de mimbre, con suerte de pírgano (raquis de la hoja de palma), elemento característico del campesinado; aprovechar para comprar alguno de los 30 licores que elabora artesanalmente Remedios Alegría (606 93 86 60). Acaba de sacar al mercado el de calabaza, si bien el más personal y demandado es el de gofio. Preguntar también por el taller de tambores de José Manuel Afonso (650 95 31 66).

El Palmar tiene mucha fama por sus cuatro restaurantes de pollo asado a la leña (anotar, La Zahorra, www.lazahorra.com). En las Lagunetas abre el Bodegón Patamero (922 12 78 27): dispone solo de 11 mesas con lo que conviene reservar los domingos (cierra los martes). Amplia carta de vinos. En el punto kilométrico 12 de la TF-436 está el mirador de Baracán, que abarca el valle de El Palmar y El Teide, marcando la separación climática entre las vertientes norte (húmeda) y sur (seca) de Tenerife.

En la ría militar

Faro de La Palma, Mugardos, A Coruña

Mugardos, cerca de Ferrol (Galicia).

Todo era poco para defender ese Pearl Harbor español que es Ferrol, capital de la Galicia septentrional. La bocana de su ría está llena de sorpresas. Nos detenemos primero en Mugardos, al atardecer, para ver cómo refulgen las fachadas con el último sol y posteriormente embaular el pulpo a la mugardesa. Costeamos seguidamente hasta el coqueto faro de La Palma (técnicamente, una baliza) de 1862, cuadrangular, con la linterna en el centro del tejadillo… como sacado de una litografía del siglo XIX. Hay un área con bancos dotada con panel explicativo.

Al lado está la configuración amazacotada del castillo de la Palma, del siglo XVIII, aunque reformado un siglo después; décadas lleva pendiente de convertirse en hotel. Tuvo su momento de gloria cuando albergó a Tejero y demás golpistas del 23 febrero de 1981. A unos 150 metros del castillo y a unos 40 de la orilla brota del mar, mejor con marea baja, la roca llamada Culo de la Reina en recuerdo a la princesa Mariana de Neoburgo, quien asentó sus reales posaderas en ella en 1690, camino de su boda con el rey Carlos II.

Delfines y palmeras

Las Palmas de Gran Canaria

Las Palmas de Canarias, además de capital de la provincia de Las Palmas, presume del patrimonio monumental de Vegueta, así como de la playa de las Canteras (www.miplayadelascanteras.com) como de una vida cultural agitada. En el muelle Sanapú prosiguen las obras del Aquarium Poema del Mar, en homenaje al artista palmense Néstor.

Pervive una divertida disputa por conocer la sandwichería pionera en Las Palmas. Pizco no sabemos si fue la primera hace cuatro décadas, pero sí destaca por la calidad de sándwiches y canapés. Acabar tomando un cóctel en El Mono Malvado (www.facebook.com/elmonomalvado), abierto en 2015.

Detrás de Maspalomas (San Bartolomé de Tirajana), el Palmitos Park (www.palmitospark.es) abre en el barranco de los Palmitos, el cual recibe su nombre por un antiguo palmeral. Actualmente, y aunque sigue siendo un barranco bastante verde para estar situado en la vertiente sur de Gran Canaria, ya no presenta tal riqueza vegetal. Hoy aportan verdor al parque más de 300 ejemplares de palmera canaria. Hay delfinario, acuario (dulce y salado), aviario y reptilario.

Y ADEMÁS...

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Prandelli ya está en Valencia: “Estoy muy feliz de estar aquí”

El técnico, cerca de firmar con el club de Mestalla, estará en el palco en el duelo contra el Atlético

Bruselas exigirá al próximo Gobierno un presupuesto completo

Claudi Pérez Bruselas

La Comisión se resigna a una prórroga de las cuentas públicas pero impone deberes al siguiente Ejecutivo, bajo tutela fiscal de la UE

Simeone: “Lo que hicimos bien ante el Bayern está aparcado”

El País Madrid

El entrenador del Atlético rebaja la euforia tras la victoria en Champions antes de viajar a Valencia

Lo más visto en...

» Top 50


Webs de PRISA

cerrar ventana