Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

¡Vaya muralla!

Del Muro de Adriano, en Inglaterra, al inicio de la Gran Muralla china

Vista de la muralla de Adriano al amanecer, cerca del fuerte de Housesteads, en Northumberland (Inglaterra). Ver fotogalería
Vista de la muralla de Adriano al amanecer, cerca del fuerte de Housesteads, en Northumberland (Inglaterra).

Se crearon para dividir y, sobre todo, para defenderse, pero con el paso de tiempo se han convertido en lugares perfectos para pasear. Barreras, muros, grandes y pequeñas murallas que nos hablan de conflictos, guerras y fascinantes historias de todo tipo. Desde la Gran Muralla china al Muro de Adriano, en Inglaterra, paseos más o menos cortos, pero siempre imprescindibles.

01 Muro de Berlín

Restos del muro de Berlín. ampliar foto
Restos del muro de Berlín.

No hace muchos años era un paseo totalmente prohibido y una barrera infranqueable. El Muro de Berlín, cubierto de alambradas vigiladas por soldados armados, no cayó hasta 1989. Hoy la mayor parte de los 160 km que rodeaban Berlín Occidental han desaparecido, pero un sendero y un carril-bici señalizados siguen su antiguo trazado: desde Postdamer Platz y Niederkirchnerstrasse (donde se conservan 200 metros) hasta los bucólicos alrededores de la capital germana, pasando por el famoso Checkpoint Charlie y el paso fronterizo de Sonnenallee.

La ruta, señalizada para peatones y ciclistas, transcurre en su mayor parte por el antiguo camino aduanero de Berlín Occidental, o bien por la pista que las tropas fronterizas de la RDA construyeron para el patrullaje motorizado de la frontera al otro lado de la valla. El camino pasa por sectores de interés histórico donde todavía se pueden ver restos del muro. Además, a lo largo del trayecto hay indicaciones, mapas y más de 40 paneles explicativos (en varios idiomas) sobre la división de Alemania y la construcción (y caída) del Muro de Berlín.

El sendero del Muro está dividido en 14 secciones de entre 7 y 21 kilómetros, todas accesibles en transporte público. Además, se puede transportar bicicletas en el metro (S-Bahn, U-Bahn) y en los trenes regionales (Regionalbahn).

02 Muralla de Adriano

INGLATERRA

Senderistas recorriendo un tramo de la muralla de Adriano, en Inglaterra. ampliar foto
Senderistas recorriendo un tramo de la muralla de Adriano, en Inglaterra.

El emperador romano Adriano era un amante de la cultura griega, pero no tanto de los escoceses. A partir del año 122 después de Cristo empezó a construir una muralla de piedra, turba, fuertes y zanjas desde Wallsend al fiordo de Solway para delimitar la frontera septentrional de su imperio. Lo que había más allá de la muralla era demasiado salvaje para ser civilizado. Y aún lo es: los restos se alzan en colinas, agrestes tierras altas y salinas. Un sendero nacional de 140 kilómetros recorre toda la muralla. No es tan famosa como la Gran Muralla china pero en el Reino Unido se considera como la frontera real entre Inglaterra y Escocia, y el monumento más importante construido por los romanos en Gran Bretaña.

Muchos viajeros que recorren el sur de Escocia (en realidad la frontera anglo-escocesa queda más al sur) se acercan a estas viejas piedras que forman una larga línea desde la bahía de Solway hasta la desembocadura del río Tyne, cerca de Newcastle; una especie de Camino de Santiago laico y con mucho menos tráfico que puede hacerse a pie o en bicicleta.

Se tarda siete días en recorrer el sendero de la muralla de Adriano. El fuerte romano Segedunum (punto final) está a 10 minutos en metro de Newcastle.

03 La Gran Muralla

CHINA

Inicio de la Gran Muralla en Jiayuguan, en la provincia china de Gansu. ampliar foto
Inicio de la Gran Muralla en Jiayuguan, en la provincia china de Gansu.

Es difícil recorrer la Gran Muralla entera. No solo por su longitud total, unos 5.000 kilómetros, sino porque es tan dispar, con tramos levantados por tantas dinastías diferentes, que resulta complicado establecer una ruta con inicio y final. Un recorrido clásico es el que va de Jiayuguan, en el lejano oeste, a la oriental Shanhaiguan, en el mar de Bohai: más de 4.000 kilómetros a través de montañas, estepa y desierto. Más llevadera es la excursión de un día desde Pekín: el tramo entre Jinshanling y Simatai (11 kilómetros) ofrece buenas vistas. El menos conocido tramo de Huanghuacheng (12 kilómetros) es para senderistas más expertos.

Hay que ir entre septiembre y octubre, o entre abril y mayo, para disfrutar del mejor tiempo y evitar los festivos nacionales (primeras semanas de mayo y octubre).

04 Cartagena de Indias

COLOMBIA

Atardecer desde la muralla de Cartagena de Indias (Colombia). ampliar foto
Atardecer desde la muralla de Cartagena de Indias (Colombia).

Pasear sobre las fortificaciones del siglo XVI que rodean el casco antiguo de Cartagena es la mejor forma de hacerse una idea de esta ciudad, declarada Patrimonio Mundial. El lugar merece ser protegido: antes, por su importancia estratégica para los españoles y ahora, por sus preciosos adoquines y tonos pastel. El paseo por sus gruesas murallas no es muy largo (90 minutos) pero sí muy bonito. Se aconseja empezar desde el baluarte de San Francisco Javier y contemplar la puesta de sol para contemplar la luz sobre el Caribe.

La muralla tiene cuatro secciones: la más larga va del baluarte de San Francisco Javier al de Santa Catalina.

05 La muralla de Ávila

Vista aérea de la muralla y la catedral de Ávila. ampliar foto
Vista aérea de la muralla y la catedral de Ávila.

Al aproximarse en tren desde Madrid parece como si hubieran construido un enorme castillo de arena en las altas llanuras de Castilla y León. Ávila, amurallada de forma casi perfecta, tiene un casco antiguo rodeado por un anillo de piedra de 2,5 kilómetros de longitud, 12 metros de altura y 2 de grosor, 88 torres y 9 puertas, que le dan un aire de cuento de hadas. Son las murallas medievales mejor conservadas del mundo y en gran parte pueden recorrerse a pie. Con todo, lo mejor son las vistas extramuros: hay que salir de la ciudad y pasear alrededor de la muralla para ver las defensas en todo su esplendor.

El recorrido por el perímetro interior es más complejo porque hay zonas que están integradas en recintos privados o públicos. El mayor recorrido es el que sigue el adarve (parte superior). Un buen punto para comenzar es el Cimorro o cabecera de la catedral.

Debido a su altitud (1.130 metros sobre el nivel del mar) en Ávila puede hacer fresco (incluso frío) también en verano, por lo que se recomienda llevar ropa de abrigo para pasear sobre la muralla. Para quienes quieran realizar el recorrido completo de la misma, más información en http://muralladeavila.com/es/

06 Dique de Offa

INGLATERRA Y GALES

Panorámica del dique de Offa, cerca de Knighton, en Gales (Reino Unido). ampliar foto
Panorámica del dique de Offa, cerca de Knighton, en Gales (Reino Unido).

Offa, rey de Mercia, gobernaba en la mayor parte de Inglaterra en el año 757 después de Cristo, pero Gales era otra historia. Incapaz de derrotarlos, para mantenerlos alejados construyó un muro, o mejor dicho, una zanja con un parapeto de barro. El sendero nacional del dique de Offa recorre estos antiguos restos a lo largo de 285 kilómetros, desde los acantilados de Sedbur hasta Prestatyn, en el norte, pasando por las Montañas Negras, el pueblo librero de Hay-on-Wye y la cordillera de Clwydian, unas tierras que aún parecen una frontera salvaje.

Se tarda unos 12 días en recorrer el sendero nacional del dique de Offa. La estación de tren de Chapstow está a 1,6 kilómetros de los acantilados de Sedbury.

07 Esauira

MARRUECOS

Murallas de la ciudad de Esauira (Marruecos), frente al océano Atlántico. ampliar foto
Murallas de la ciudad de Esauira (Marruecos), frente al océano Atlántico.

Las murallas de este bella ciudad marroquí, bañada por el Atlántico, no son las más largas ni las más grandes del mundo, pero tienen cierto estatus de superestrella. En 1949, Orson Welles las filmó para la secuencia inicial de Othello. Construidas en el siglo XVIII por el sultán Mohammed III, estas defensas de estilo Vauban se alzan sobre acantilados costeros. Se puede recorrer su parapeto para ver mejor la medina del interior, con vendedores de zapatillas, puestos de tajines y laberínticos callejones, así como contemplar el puerto y la playa.

Esauira está a unas dos horas y media de Marrakech en autobús y a 6 horas de viaje desde Casablanca.

08 Ciudad de Quebec

CANADÁ

Puerta de la muralla de la ciudad francófona de Quebec (Canadá). ampliar foto
Puerta de la muralla de la ciudad francófona de Quebec (Canadá).

En América del Norte no hay nada demasiado antiguo, por lo que estas murallas del siglo XVII son especialmente notables. La capital de la región francófona de Canadá es una Francia en versión light: sus desordenadas calles tienen cierto aire europeo, en los cafés sirven frites y su historia está ligada a enormes fortificaciones militares. La muralla, de 4,6 kilómetros de largo, tiene varias puertas y torres. A ratos, el viajero puede recorrerla por encima para contemplar el río San Lorenzo y los callejones del Viejo Quebec y, a ratos, pasear junto a ella para ver lo impenetrable que sigue siendo.

Parks Canada ofrece circuitos guiados por la muralla de 90 minutos, con salida en el quiosco de Frontenac en Dufferin Terrace.

09 Monte Jerusalén

AUSTRALIA

Las últimas luces del día iluminan el monte Jerusalén, en la isla australiana de Tasmania. ampliar foto
Las últimas luces del día iluminan el monte Jerusalén, en la isla australiana de Tasmania.

Aunque está lejos de Tierra Santa, los exploradores no dudaron a la hora de poner nombres a este rincón de Tasmania: la Puerta de Herodes está junto a las murallas de Jerusalén, el estanque de Betesda y las Joyas de Salomón. Estas murallas son, en realidad, colinas de dolerita coronadas por el pico del Rey David (1.509 metros), en medio de un paisaje deshabitado de coníferas y brezales. No hay carreteras, así que el bushwalking (es decir, caminar por el bosque) es la única forma de llegar. Hay que seguir el sendero desde el lago Rowallan a Dixons Kingdom y subir al monte Jerusalén para disfrutar de vistas de este edén.

Las murallas de Jerusalén no son accesibles por carretera; hay que ir caminar desde el aparcamiento junto a Mersey Forest Rd, cerca del lago Rowallan.

10 Murallas aurelianas

ROMA

Rincón de la ancestral muralla Aureliana, en Roma. ampliar foto
Rincón de la ancestral muralla Aureliana, en Roma.

En el 270 después de Cristo, con los bárbaros amenazando desde el norte, el emperador Aurelio decidió rodear Roma con una gran barricada de ladrillo de 19 kilómetros de largo y 6,5 metros de alto, con 381 torres y 18 puertas, construida en solo cinco años. Algunas secciones están hoy en bastante mal estado: en el 2001 se derrumbó una sección de 12 metros y otra cayó también en 2007. Pero, dada su antigüedad, sigue siendo impresionante. Una de las partes mejor conservadas está junto a Porta San Sebastiano, por cuyo parapeto se puede pasear; los amantes de la historia pueden hacerse con un mapa y recorrerla entera.

El Museo delle Mura, en Via di Porta San Sebastiano, está dentro de Porta San Sebastiano; la entrada cuesta 4 euros.

Más información sobre estas murallas y cómo recorrerlas en la web de Lonely Planet.

Más información