El País

Buscador
TROTAMUNDOS

Un mago entre masais

El mago Jorge Blass recorrió Kenia y actuó en varios barrios de Nairobi

La fundación Abracadabra invitó a Jorge Blass a Kenia. El mago, que a partir del 19 de septiembre representa su espectáculo Birlibirloque en el teatro Compac Gran Vía de Madrid, recorrió el país africano y actuó en varios barrios de Nairobi.

El mago Jorge Blass.

¿Quién era su público?

En general, niños, muchos de los cuales no habían visto un mago y me tomaban por un brujo tradicional. A alguno le daba miedo y se asustaba, pero al desplegar la magia, sus caras cambiaban. Era una pasada.

¿Cómo es Nairobi?

El centro es como un Manhattan a la africana. La avenida Kenyatta está llena gente, hombres de negocio y bullicio. El ICEA Building, uno de los rascacielos, tiene ascensores transparentes a los que se puede subir y desde donde se ve toda la ciudad.

¿Y más allá del centro?

Durante toda la semana recorrimos los alrededores de Nairobi realizando una media de seis actuaciones al día. Vimos muchos lugares, pero me quedo con la experiencia en la casa de acogida Mitumba, en el Kenyatta National Hospital, y una actuación que hice para los masais.

Debió de ser muy especial.

Recorrimos la reserva natural del Masai Mara. Vimos elefantes, leones, rinocerontes, hipopótamos y guepardos. Cruzamos el típico río en el que los cocodrilos esperan a los ñus. Estábamos muy cerca de la naturaleza y me impresionó mucho. Dormimos en un lodge dentro del parque y una noche hice magia para los masai.

¿Les sorprendió?

Hice desaparecer unas piedras y uno de ellos salió corriendo. Otro, al finalizar la actuación, me preguntó con guasa que si había matado a muchos leones.

¿Tuvo cerca alguno?

Solo bajamos del coche en muy pocas ocasiones; es peligroso. Los animales no reconocen la figura humana, por lo que van directos hacia ella. Hacía no mucho un elefante pisó a una chica.

¿Probó alguna delicatessen local?

Una noche en Nairobi fui al restaurante The Carnivore. Es uno de los locales más famosos de la capital, donde ofrecen todo tipo de carnes. Probé el cocodrilo, que me supo un poco a pato, y unas ranas.

No dejó nada sin hacer.

Fue una experiencia mágica, con muchas dosis de realismo; un viaje muy inspirador y esperanzador. A pesar de la dura realidad, los keniatas me transmitieron mucha energía y fuerza. Sobre todo los niños, que no te dejan irte, te abrazan y evidencian su cariño de manera muy expresiva. Volví con el mal africano: con ganas de volver.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

La Duma aprueba las primeras medidas para calmar al pueblo ruso

Duplicado el monto de depósitos bancarios garantizado por el Banco Central

Un partido dos ganadores

La Liga y la SEGIB firman un convenio para potenciar los valores del fútbol

El Laboral Kutxa cae en Belgrado y accede al Top 16 como tercero

EFE

Los baskonista resistieron en el primer tiempo pero no pudo plantar batalla al Estrella Roja tras el descanso

Convenio muerto, ánima viva

Otra sentencia distinta a la dictada sobre la ultraactividad colocaría a los trabajadores en una posición muy débil

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana