Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
COMER CRÍTICA i

Restaurante La Biblioteca Gresca, la chispeante propuesta gastronómica de hotel Santo Mauro de Madrid

Una elegante carta y un listado de pequeños bocados bajo la batuta del chef Rafa Peña en dos espacios palaciegos del alojamiento, en el que no hay que perderse la torrija con helado

Restaurante La Biblioteca Gresca
El restaurante La Biblioteca Gresca, en el hotel Santo Mauro de Madrid.
Puntuación: 7
Pan 4
Bodega 7,5
Café 8
Ambiente 10
Aseos 7
Servicio 6,5
Cocina 7,5
Postres 6,5

Desde la reapertura en Madrid del renovado hotel Santo Mauro, a finales de 2021, los platos del cocinero Rafa Peña han aportado contrapuntos de desenfado a la suntuosidad de este palacio de 1902. Un contraste intencionado entre comida y ambiente que desordena viejos tópicos y puede resultar chocante por lo que tiene de inesperado. 

Bajo las directrices de la cadena AC Marriot, el chispeante estilo gastronómico del reconocido Gresca Bar en Barcelona planea en el alojamiento madrileño sobre dos espacios palaciegos orientados de diferente manera. Estancias donde se ofrecen especialidades contemporáneas, aunque diferentes, algunas de sesgo popular, poco propensas a los estereotipos clásicos.

La barra del Wine Bar. ampliar foto
La barra del Wine Bar.

Junto a la elegante carta que prevalece en la biblioteca del inmueble, se ofrece un listado de tapas y pequeños bocados en el denominado Wine Bar. No faltan su famoso bikini (sándwich) de lomo ibérico, panceta y queso Comté; ni el brioche de trompetas de la muerte y yema curada; ni sus croquetas de besamel fluida, de jamón ibérico 5J o de gambas de Palamós. Tampoco la hamburguesa y el steak tartar de carnes de vacuno excesivamente maduradas, que no convencen demasiado. Sugerencias que interpreta el cocinero Biel Gavalda a las que se suman los callos con patatas fritas, la aparatosa Gilda tamaño XXL de bacalao y piparras o la conseguida ensaladilla de verduras con buey de mar. Informalidad con la que se identifica el inquieto sumiller Carlos Taboada, poco protocolario, que gestiona con acierto una bodega todavía en formación. 

Mix de platos de la carta del Gresca Wine Bar. ampliar foto
Mix de platos de la carta del Gresca Wine Bar.

A todas luces, una cocina sabrosa que afronta el difícil reto de complacer a una clientela heterogénea, mayoritariamente extranjera, que a diario ocupa sus estancias. En la antigua biblioteca, habitáculo con pocas mesas, en un ambiente propicio a la ceremonia, Rafa Peña sube el listón ajeno a artificios innecesarios y sin desvincularse de los productos de temporada. El jamón ibérico, las ostras al natural y a la brasa, la terrina de fuagrás y el caviar con blinis acaparan los entrantes. Toda una declaración de intenciones. En el resto, platos que con ligeras diferencias mantienen sus aspiraciones. Están conseguidas las colmenillas rellenas de perdiz en escabeche, los guisantes del Maresme con morro y gambas de Palamós, la molleja de ternera glaseada y la lubina al horno. 

La torrija con helado del restaurante La Biblioteca Gresca. ampliar foto
La torrija con helado del restaurante La Biblioteca Gresca.

Se concluye con postres fieles al mismo desenfado (tarta fina de manzana; pavlova de frutos rojos) con un hito que destaca sobre el resto: la torrija con helado. 

La Biblioteca Gresca

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información