Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Portugal con niños: planes para sacarle el máximo partido a un viaje en familia

En Lisboa está el acuario de interior más grande de Europa, en Lourinhã espera una exposición con dinosaurios a tamaño real y en Coimbra se puede conocer el país en miniatura

Turismo Portugal niños
El Pabellón del Conocimiento, en el barrio Parque de las Naciones de Lisboa (Portugal). alamy

Portugal tiene multitud de lugares de interés para los más pequeños: la capital del país, Lisboa, concentra la mayor oferta con museos y el acuario de interior más grande de Europa, pero también es de lo más entretenido visitar la exhibición de dinosaurios a tamaño real que espera en Lourinhã, además de varios parques temáticos y de actividades en la naturaleza en la región norte. 

Viajar con niños siempre requiere una buena planificación: elegir un lugar de vacaciones y un alojamiento adecuados, y asegurarse de que ellos también disfrutan con actividades de su interés. En este sentido, Portugal es un destino ideal para visitar en familia. A su ya popular cultura y gastronomía, se suma una gran oferta de planes infantiles en diferentes puntos del territorio. Aquí van unas ideas. 

Despertando su curiosidad en Lisboa

La cultura es uno de los emblemas de la capital portuguesa. Además de diferentes monumentos y otros puntos de interés que se pueden visitar con los pequeños, Lisboa ofrece lugares para aprender y despertar su curiosidad mientras se divierten. Uno de ellos es el Pavilhão do Conhecimento (Pabellón del Conocimiento), situado en el barrio Parque de las Naciones, en la ribera del río Tajo. Es el espacio museístico dedicado a la ciencia y la tecnología más importante del país, y presta especial atención al público más joven. Las exposiciones —de todo tipo, desde cómo funcionan las diferentes partes del cuerpo humano, por qué tenemos alergias, cómo se potabiliza el agua o el mundo del circo— se articulan en torno a espacios interactivos y están disponibles en varios idiomas, también en castellano. Las entradas para niños de 3 a 11 años cuestan 7 euros, de 12 a 17 años, 8 euros, y para los adultos el precio es de 10 euros. 

Dos niños y su madre frente a un tanque de tiburones en el Oceanario de Lisboa. ampliar foto
Dos niños y su madre frente a un tanque de tiburones en el Oceanario de Lisboa. alamy

A tan solo unos metros de distancia se encuentra el Oceanario de Lisboa, el mayor acuario de interior de Europa. El edificio está rodeado completamente de agua, simulando un puerto flotante, pero lo más sorprendente está en su interior: hasta 16.000 ejemplares de más de 400 especies marinas. Entre todos ellos, los que más miradas y fotografías atraen son las nutrias marinas, aunque los más pequeños pueden sentir predilección por los centenares de peces payaso —el protagonista de la película Buscando a Nemo— que colorean de naranja el gigantesco acuario. La entrada de adultos (de 13 a 64 años) cuesta 19 euros. Menores de 4 a 12 años y mayores de 65 años, 13 euros. También disponen de entradas familiares más económicas. 

El vehículo anfibio de Hippotrip junto a la torre de Belém (Lisboa). ampliar foto
El vehículo anfibio de Hippotrip junto a la torre de Belém (Lisboa). alamy

Una propuesta para conocer esta ciudad de una manera diferente es hacerlo subido a un vehículo anfibio que recorre durante una hora y media algunos de sus rincones emblemáticos, tanto por las calles como navegando por el Tajo. Hippotrip es la empresa que se encarga de estas curiosas visitas guiadas (a partir de 17 años, 28 euros; de 2 a 16, 16 euros) que tienen como punto de partida el área de Doca de Santo Amaro, una de las zonas más vibrantes y modernas de Lisboa con multitud de bares y restaurantes.

Dinosaurios en Lourinhã y un Portugal en miniatura en Coimbra

Uno de los dinosaurios de Dino Parque, un museo al aire libre en la localidad portuguesa de Lourinhã. ampliar foto
Uno de los dinosaurios de Dino Parque, un museo al aire libre en la localidad portuguesa de Lourinhã.

Que el museo portugués dedicado a los dinosaurios se encuentre en la localidad de Lourinhã, a una hora en coche de Lisboa, no es casualidad. Cerca de aquí se descubrió en 1982 un nido con más de 100 huevos de dinosaurio, aunque se tardarían casi dos décadas en anunciarlo. En Dino Parque, el mayor museo al aire libre de Portugal, explican estas y otras curiosidades sobre dinosaurios, además de ofrecer un recorrido por los cuatro periodos de la Tierra en los que vivieron antes de su extinción. Toda esta información se complementa con una exposición que reúne más de 180 especies a tamaño real. Entrada: menores de 4 a 12 años, 8,50 euros; a partir de 13 años, 11,05 euros; descuentos por la compra online.

Si se opta por conocer más a fondo la historia y cultura del país hay que visitar la ciudad de Coimbra, famosa por su vida estudiantil y su universidad. El paseo por las riberas del río Mondego, que la divide en dos, es también un magnífico plan para toda la familia. Cruzando el puente de Pedro e Inés hacia el barrio de Santa Clara se llega al parque temático Portugal dos Pequenitos, un espacio lúdico y pedagógico con reproducciones en miniatura del patrimonio arquitectónico nacional. Como si de un parque infantil se tratase, se muestran ejemplos de casas tradicionales y de monumentos como el monasterio de los Jerónimos, la torre de Belém y el convento de Cristo, en Lisboa, o la Universidad de Coimbra. Entrada gratuita para niños hasta los 2 años; de 3 a 13 años, 7 euros, y adultos, 12 euros.

Algunas de las casas tradicionales del parque temático Portugal dos Pequenitos, en Coimbra. ampliar foto
Algunas de las casas tradicionales del parque temático Portugal dos Pequenitos, en Coimbra. alamy

Oporto y Vila Real: aventuras en la naturaleza y en alta mar

A los amantes de las historias de navegantes y piratas les espera un plan perfecto en Oporto, otra joya portuguesa que bien merece una visita de varios días. En la ribera del Duero, de camino entre emblemáticos lugares como el mirador de Bandeirinha da Saúde y el palacio de la Bolsa, se encuentra el Mundo de los Descubrimientos. Este espacio temático e interactivo que se recorre con paseos en canoas recrea las aventuras de los navegantes portugueses durante siglos, cruzando océanos para descubrir mundos desconocidos (de 3 a 12 años, 9 euros; a partir de 13 años, 15 euros; descuentos en la compra online y visitas disponibles en castellano). Como actividad adicional, se puede disfrutar de los exóticos menús que ofrece su restaurante, Mundo de Sabores, con platos típicos de Portugal, África, India, China, Japón y Brasil.

El Mundo de los Descubrimientos, un museo interactivo en Oporto. ampliar foto
El Mundo de los Descubrimientos, un museo interactivo en Oporto. alamy

Para un plan divertido y al aire libre se puede optar por Magikland en Penafiel, a unos 50 kilómetros al este de Oporto. Es un parque de atracciones poco concurrido dedicado exclusivamente al público infantil (de 3 a 12 años) con entretenimientos de todo tipo y zonas verdes y de restauración para pasar el día. En la temporada de verano también funciona como parque acuático con varias piscinas y toboganes. Los precios por la jornada completa son de 12,5 euros para niños de 3 a 12 años, y de 18,5 euros a partir de los 13 años.

Las familias más activas pueden realizar multitud de actividades en la naturaleza en el parque Pena Aventura, en el distrito de Vila Real. Un enclave montañoso situado a menos de una hora de Galicia y perfecto para montar a caballo, practicar senderismo, rafting, escalada… Para los más intrépidos, también disponen de una montaña rusa que discurre por un pinar y una tirolina de 100 metros de longitud. La mayoría de las actividades son aptas para niños mayores de 6 años, aunque también tienen otras adaptadas a los más pequeños, como los paseos en poni (precios según la actividad).

Información útil para viajar a Portugal

Si planea visitar Portugal en breve o por Semana Santa, hay que tener en cuenta que el país mantiene todavía restricciones sanitarias por la covid-19. Es necesario el certificado de vacunación de la UE si se entra al país por vía aérea o marítima (esquema completo o esquema completo con dosis de refuerzo, de prueba y recuperación), o prueba PCR negativa (realizada 72 horas antes del embarque) o prueba rápida de antígenos negativa (24 horas antes del embarque). Los menores de 12 años están exentos de certificado y test. Si se accede por vía terrestre, el Gobierno portugués también recomienda disponer de estos documentos, aunque debido a la ausencia de controles fronterizos no se exigirá su presentación.

En los establecimientos de ocio y restauración se ha eliminado la exigencia del certificado de vacunación para su acceso. La mascarilla sigue siendo obligatoria en interiores y en el transporte público, no así en exteriores desde el pasado mes de septiembre.

Es un país amable y fácil de recorrer. Las empresas de transporte público ofrecen a menudo descuentos para menores de 12 años, o incluso viajes gratuitos, como en el caso del tranvía de Lisboa. Si se opta por el coche, la red de carreteras con peaje facilita los tiempos de desplazamiento, pero es importante obtener la tarjeta que habilita el pago telemático en aquellas vías privadas donde no se dispone de cajero físico. Se pueden adquirir en las oficinas de correos de Portugal, áreas de servicio o en la página oficial de Toll Card. 

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información