X
Privacidad y Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada a través del análisis de tu navegación conforme a nuestra

La Esperanza Granada, noches de sosiego y flamenco envueltos por un mar de olivos

Un hotel de interiores con guiños orientales y vistas cautivadoras en un cortijo del Valle de Lecrín

El exterior del hotel La Esperanza Granada, en la localidad granadina de Saleres.
Puntuación: 7
Arquitectura 7
Decoración 5
Mantenimiento 6
Confortabilidad 7
Aseos 7
Ambiente 8
Desayuno 7
Atención 9
Tranquilidad 10
Instalaciones 6

Por inverosímil que parezca, la historia es real. Christine Cunanan, una empresaria filipina afincada en Tokio, volaba un día de junio de 2020 de vuelta a casa cuando reparó en un anuncio publicado en las páginas de la revista de a bordo: se vendía un cortijo en el sur de España. Tuvo un flechazo inmediato. Aquel olivar, aquella construcción centenaria, el patio y su fuente octogonal… No tenía ni idea de dónde estaba la comarca del Valle de Lecrín, ni siquiera sabía mucho de España, y menos de Granada. Pero en apenas 15 minutos se conectó a la wifi del avión, llamó por teléfono y apalabró la compra de la cortijada. Lo demás fue cosa de la agencia inmobiliaria y de un joven director de hostelería en ERTE por la pandemia.

Hoy Cunanan vive a caballo (aéreo) entre Tokio y La Esperanza Granada, su hotelito con encanto a unos 35 kilómetros de Granada. La finca, ubicada entre cinco hectáreas de jardines, había pertenecido a un matrimonio británico cuya edad les hizo regresar a su país. Así que a ese vergel de olivos, pinos mediterráneos y jardines de frutales le venía bien, en opinión de su nueva propietaria, la sensibilidad oriental y los detalles decorativos propios del país del sol naciente. El silencio aquí es total, incluso sorprendente para un residente en la abigarrada capital japonesa.

Una de sus habitaciones de La Esperanza Granada.

Antes de tomar posesión del aposento se hace irresistible al viajero subir al alminar para desgranar los hitos montañosos del camino que lo ha traído hasta aquí, y embelesarse unos minutos largos con la panorámica sobre el Valle de Lecrín y las cresterías de Sierra Nevada.

Es verdad que a los interiores les falta un buen meneo, especialmente a los salones comunes, algo alicaídos con ese mobiliario de residentes provectos y un contraste a medio pulir entre los óleos de estilo remordimiento andaluz y los alegres cuadritos de cerezos en flor que exornan las paredes, propios de la tradición nipona. Mientras, el agua canta en la fuente del patio central y vibra de señorío la reja de las cancelas.

Más actuales parecen las habitaciones, algunas de ellas, en especial la suite maestra, con el añadido de una terraza porticada con tumbonas y un samovar con vistas al verde. El porche también invita a imbuirse de la fisicidad inexistente del tiempo cuando se mira el horizonte desde la baranda. Y de noche viene lo mejor: una velada flamenca más íntima y real que la de una zambra o un tablao. Ni se les ocurra irse a dormir.

La Esperanza Granada 

  • Dirección: carretera de Saleres, s/n. Saleres (Granada)
  • Teléfono: 617 77 69 49
  • Web: la-esperanzahotel.com
  • Instalaciones: jardines, piscina, pista de tenis, patio con fuente, salón de estar, tablao flamenco, comedor
  • Habitaciones: 5 dobles, 1 junior suite, 1 suite
  • Servicios: algunas habitaciones adaptadas para discapacitados; animales domésticos prohibidos
  • Precios: desde 290 euros la habitación doble, IVA incluido; desayuno, 10 euros.