Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Jardines Sussex
Plantación de tulipanes amarillos y blancos frente al castillo de Arundel. alamy

Los mejores jardines del condado de Sussex

10 fotos

Al sureste de Londres espera el llamado jardín de Inglaterra, un bellísimo catálogo de pueblos con encanto, suaves campiñas y muchos jardines, algunos integrados en mansiones y castillos. Estos 10 enclaves verdes representan la quintaesencia británica

  • El de  Great Dixter  es uno de los jardines más famosos de Inglaterra. Sus combinaciones experimentales de plantas que nunca paran de evolucionar han creado tendencia en el paisajismo británico y sirven de ejemplo para otros muchos parques y praderas del país. Pertenece a los herederos de un famoso jardinero y escritor, Christopher Lloyd (1921-2006), que durante sus últimos 55 años de vida creó un vergel muy personal al que ahora peregrinan amantes de las plantas de todo el mundo. Para los visitantes, lo más llamativo es el jardín tropical con sus exóticos colores brillantes y atrevidos, un extravagante topiario (técnica de podar árboles y arbustos de forma decorativa) con setos de extrañas formas, el prado de flores silvestres y el vivero contiguo. Una joya que ningún amante de la botánica debería de perderse. El mejor momento para visitarlo es a finales del verano o en otoño, cuando se tiñe de todo tipo de tonalidades. Los jardines están en Northiam, cerca de la localidad de Rye (Sussex Oriental), y se puede visitar desde marzo hasta octubre. Son también el complemento perfecto de una visita al puedo medieval de Rye, un antiguo puerto de pescadores donde hace siglos también se practicaba el contrabando, de calles adoquinadas, torcidos edificios de entramado de madera y casitas cubiertas de glicinias, una postal perfecta.
    1Great Dixter (Rye) | El extravagante sueño de un jardinero El de Great Dixter es uno de los jardines más famosos de Inglaterra. Sus combinaciones experimentales de plantas que nunca paran de evolucionar han creado tendencia en el paisajismo británico y sirven de ejemplo para otros muchos parques y praderas del país. Pertenece a los herederos de un famoso jardinero y escritor, Christopher Lloyd (1921-2006), que durante sus últimos 55 años de vida creó un vergel muy personal al que ahora peregrinan amantes de las plantas de todo el mundo. Para los visitantes, lo más llamativo es el jardín tropical con sus exóticos colores brillantes y atrevidos, un extravagante topiario (técnica de podar árboles y arbustos de forma decorativa) con setos de extrañas formas, el prado de flores silvestres y el vivero contiguo. Una joya que ningún amante de la botánica debería de perderse. El mejor momento para visitarlo es a finales del verano o en otoño, cuando se tiñe de todo tipo de tonalidades. Los jardines están en Northiam, cerca de la localidad de Rye (Sussex Oriental), y se puede visitar desde marzo hasta octubre. Son también el complemento perfecto de una visita al puedo medieval de Rye, un antiguo puerto de pescadores donde hace siglos también se practicaba el contrabando, de calles adoquinadas, torcidos edificios de entramado de madera y casitas cubiertas de glicinias, una postal perfecta. alamy
  • Tal vez el más famoso de los jardines de la región es  el del castillo de Arundel , en Sussex Occidental, una espectacular fortificación medieval de estilo gótico inglés. Data del siglo XV pero ha conocido sucesivas ampliaciones y reformas. En él se ha escrito una parte de la historia de Inglaterra, y sus actuales propietarios presumen especialmente de la visita que realizaron en 1846 la reina Victoria y su marido, para la que se remodeló el castillo. Las habitaciones en las que se alojó la monarca se conocen como  Victoria Rooms  y permanecen prácticamente intactas. Entre las décadas de 1870 y 1890, la propiedad fue reconstruida casi por completo y su magnífica arquitectura de estilo gótico es considerada uno de los grandes hitos de la Inglaterra victoriana. Actualmente es la residencia del duque de Norfolk, una de las principales familias nobles de Inglaterra.    El castillo de Arundel es interesante por muchos motivos, pero los jardines son un espectáculo para los sentidos. Su diseño teatral evoca un clásico  capriccio  jacobeo. Fueron reinaugurados por el príncipe de Gales en mayo de 2008, y desde entonces el público puede acceder a sus imponentes templetes arquitectónicos, urnas y elementos acuáticos, adornados con plantaciones de palmeras, bambúes y plantas tropicales. Otras áreas incluyen setos recortados, flores silvestres, un huerto orgánico y una rosaleda histórica.
    2Arundel Castle and Gardens | Aromas victorianos en una fortaleza con historia Tal vez el más famoso de los jardines de la región es el del castillo de Arundel, en Sussex Occidental, una espectacular fortificación medieval de estilo gótico inglés. Data del siglo XV pero ha conocido sucesivas ampliaciones y reformas. En él se ha escrito una parte de la historia de Inglaterra, y sus actuales propietarios presumen especialmente de la visita que realizaron en 1846 la reina Victoria y su marido, para la que se remodeló el castillo. Las habitaciones en las que se alojó la monarca se conocen como Victoria Rooms y permanecen prácticamente intactas. Entre las décadas de 1870 y 1890, la propiedad fue reconstruida casi por completo y su magnífica arquitectura de estilo gótico es considerada uno de los grandes hitos de la Inglaterra victoriana. Actualmente es la residencia del duque de Norfolk, una de las principales familias nobles de Inglaterra.

    El castillo de Arundel es interesante por muchos motivos, pero los jardines son un espectáculo para los sentidos. Su diseño teatral evoca un clásico capriccio jacobeo. Fueron reinaugurados por el príncipe de Gales en mayo de 2008, y desde entonces el público puede acceder a sus imponentes templetes arquitectónicos, urnas y elementos acuáticos, adornados con plantaciones de palmeras, bambúes y plantas tropicales. Otras áreas incluyen setos recortados, flores silvestres, un huerto orgánico y una rosaleda histórica.
    alamy
  • Entre los jardines más espectaculares de la costa de Sussex, figuran  los de Highdown , en Worthing, entre Brighton y Chichester, y muy cerca del castillo de Arundel. Por sus senderos han paseado aristócratas, jardineros, jockeys, buscadores de plantas, políticos e incluso la familia real. Lord y Lady Sybil Stern dedicaron su vida a cuidar con esmero y engrandecer esta floresta que a su muerte sin hijos donaron al ayuntamiento de Worthing. Los Stern formaban parte de la última generación de aristócratas anglo-judíos que compartían aficiones por los caballos, la caza, la vida militar, la política, la filantropía, la ciencia y, por supuesto, los jardines. Durante décadas realizaron una enorme inversión en la contratación de los llamados cazadores de plantas, expertos que realizaban peligrosas expediciones de recolección en todo el mundo. Compraron e intercambiaron miles de semillas y esquejes e incluso instalaron un laboratorio en Highdown Tower para contar los cromosomas de las plantas. Lord Stern compartió sus experiencias en conferencias públicas y en su libro  A Chalk Garden . Hoy, los jardines son una biblioteca viviente. Las plantas originales recolectadas por los Stern que han sobrevivido contienen material genético vital para el cultivo de plantas.   En los últimos años se han recuperado muchas historias olvidadas en los archivos y documentos de los Stern, en particular sobre los cazadores de plantas. Hoy podrían ser considerados una suerte de  ecopiratas , pero a principios del siglo XX formaban parte de una red de recolección botánica impulsada por acaudaladas organizaciones de coleccionistas que se apoyaban en la infraestructura comercial y militar del imperio británico. Muchas de las semillas de plantas de los Stern se recolectaron en el Himalaya y China, entre 1914 y 1939. Lord Stern también coleccionaba números de cromosomas. A partir de la década de 1940, el aristócrata se obsesionó con la citología (biología celular) y pidió a jóvenes científicos del Instituto de Horticultura John Innes que le enseñaran a leer los cromosomas de las plantas. Con ello creó nuevos híbridos vegetales. En Highdown Tower, Stern convirtió su bodega en un laboratorio y en poco tiempo pasó de ser un joven  playboy  de la alta sociedad a un respetable científico.
    3Highdown Gardens (Worthing) | Un laboratorio para leer los cromosomas de las plantas Entre los jardines más espectaculares de la costa de Sussex, figuran los de Highdown, en Worthing, entre Brighton y Chichester, y muy cerca del castillo de Arundel. Por sus senderos han paseado aristócratas, jardineros, jockeys, buscadores de plantas, políticos e incluso la familia real. Lord y Lady Sybil Stern dedicaron su vida a cuidar con esmero y engrandecer esta floresta que a su muerte sin hijos donaron al ayuntamiento de Worthing. Los Stern formaban parte de la última generación de aristócratas anglo-judíos que compartían aficiones por los caballos, la caza, la vida militar, la política, la filantropía, la ciencia y, por supuesto, los jardines. Durante décadas realizaron una enorme inversión en la contratación de los llamados cazadores de plantas, expertos que realizaban peligrosas expediciones de recolección en todo el mundo. Compraron e intercambiaron miles de semillas y esquejes e incluso instalaron un laboratorio en Highdown Tower para contar los cromosomas de las plantas. Lord Stern compartió sus experiencias en conferencias públicas y en su libro A Chalk Garden. Hoy, los jardines son una biblioteca viviente. Las plantas originales recolectadas por los Stern que han sobrevivido contienen material genético vital para el cultivo de plantas.

    En los últimos años se han recuperado muchas historias olvidadas en los archivos y documentos de los Stern, en particular sobre los cazadores de plantas. Hoy podrían ser considerados una suerte de ecopiratas, pero a principios del siglo XX formaban parte de una red de recolección botánica impulsada por acaudaladas organizaciones de coleccionistas que se apoyaban en la infraestructura comercial y militar del imperio británico. Muchas de las semillas de plantas de los Stern se recolectaron en el Himalaya y China, entre 1914 y 1939. Lord Stern también coleccionaba números de cromosomas. A partir de la década de 1940, el aristócrata se obsesionó con la citología (biología celular) y pidió a jóvenes científicos del Instituto de Horticultura John Innes que le enseñaran a leer los cromosomas de las plantas. Con ello creó nuevos híbridos vegetales. En Highdown Tower, Stern convirtió su bodega en un laboratorio y en poco tiempo pasó de ser un joven playboy de la alta sociedad a un respetable científico.
    alamy
  •  Son la quintaesencia de los parterres ingleses . Partiendo de una elegante casa georgiana con fachada Tudor de entramado de madera, se han creado unos jardines románticos, con plantas que se ponen preciosas durante la temporada de floración. James y Angela Sellick abrieron su jardín particular al público en 1992, tras la restauración realizada por el arquitecto paisajista Anthony du Gard Pasley. El escenario muta en primavera, con miles de tulipanes y flores tiñendo de vivos colores el verde predominante. A lo largo del año, se celebran eventos especiales, como el Festival del Tulipán o los fines de semana dedicados a las rosas y los huertos. Este es un jardín para visitar con tiempo suficiente para inspirarse y tomar ideas para nuestro propio jardín. Hay amplias extensiones de césped, fuentes y estanques, paseos alfombrados por el bosque y espacio para unos espléndidos rosales. Tiene una cafetería en el jardín, que ofrece una buena comida casera, gran parte procedente de su propio huerto. Los jardines abren de abril a septiembre.
    4Pashley Manor (Ticehurst) | Los tulipanes como inspiración Son la quintaesencia de los parterres ingleses. Partiendo de una elegante casa georgiana con fachada Tudor de entramado de madera, se han creado unos jardines románticos, con plantas que se ponen preciosas durante la temporada de floración. James y Angela Sellick abrieron su jardín particular al público en 1992, tras la restauración realizada por el arquitecto paisajista Anthony du Gard Pasley. El escenario muta en primavera, con miles de tulipanes y flores tiñendo de vivos colores el verde predominante. A lo largo del año, se celebran eventos especiales, como el Festival del Tulipán o los fines de semana dedicados a las rosas y los huertos. Este es un jardín para visitar con tiempo suficiente para inspirarse y tomar ideas para nuestro propio jardín. Hay amplias extensiones de césped, fuentes y estanques, paseos alfombrados por el bosque y espacio para unos espléndidos rosales. Tiene una cafetería en el jardín, que ofrece una buena comida casera, gran parte procedente de su propio huerto. Los jardines abren de abril a septiembre. alamy
  • Enclavado en un lugar idílico, en el interior de un valle exuberante,  Leonardslee Lakes & Gardens  abrió sus puertas de nuevo en 2019 después de permanecer cerrado 10 largos años para ser objeto de la mayor restauración de jardines acometida en toda Inglaterra, y posiblemente en Europa. Estos espectaculares jardines ocupan casi 100 hectáreas de bosque y paisajes verdes donde proliferan las fuentes de agua. El mejor momento para visitarlo es en primavera, cuando florecen sus impresionantes azaleas, rododendros y magnolias. Tiene un restaurante con estrella Michelin, una galería de arte y un salón de té. También es posible hacer noche en alguna de las 10 habitaciones de una impresionante mansión de estilo italiano (1855) construida sobre una loma con vistas panorámicas de los jardines.
    5Leonardslee Lake & Gardens (Horsham) | Entre azaleas, rododendros y magnolias Enclavado en un lugar idílico, en el interior de un valle exuberante, Leonardslee Lakes & Gardens abrió sus puertas de nuevo en 2019 después de permanecer cerrado 10 largos años para ser objeto de la mayor restauración de jardines acometida en toda Inglaterra, y posiblemente en Europa. Estos espectaculares jardines ocupan casi 100 hectáreas de bosque y paisajes verdes donde proliferan las fuentes de agua. El mejor momento para visitarlo es en primavera, cuando florecen sus impresionantes azaleas, rododendros y magnolias. Tiene un restaurante con estrella Michelin, una galería de arte y un salón de té. También es posible hacer noche en alguna de las 10 habitaciones de una impresionante mansión de estilo italiano (1855) construida sobre una loma con vistas panorámicas de los jardines. alamy
  • El origen de  Bignor Park  se remonta al siglo XIV, cuando la mansión de Bignor pertenecía a los condes de Arundel y era, sobre todo, un espacio para criar ciervos. Después, la casa pasó por diversas manos, hasta que en 1926 fue adquirida por la familia del vizconde de Mersey. Durante más de 60 años, estos nobles abrieron al gran público sus jardines, apostando como pocos por la tradición de los jardines históricos. Proyectados en 1820 por un famoso paisajista y artista, William Sawrey Gilpin, el espacio guarda la misma estructura que lucía a finales del siglo XIX. Combinan elementos del pasado con nuevas plantaciones y rediseños, con sus árboles maduros, sus zonas de flores silvestres, un tranquilo estanque zen, un templete y un pabellón griego junto con originales esculturas contemporáneas. Desde Bignor Park se disfruta de unas magníficas vistas de los South Downs, un conjunto de colinas de piedra caliza, algunas de las cuales se precipitan al mar en forma de acantilados. Muy cerca de la finca se encuentra  la villa romana de Bingnor (Cicester).
    6Bignor Park (Pulborough) | Jardines nobles y una visita romana El origen de Bignor Park se remonta al siglo XIV, cuando la mansión de Bignor pertenecía a los condes de Arundel y era, sobre todo, un espacio para criar ciervos. Después, la casa pasó por diversas manos, hasta que en 1926 fue adquirida por la familia del vizconde de Mersey. Durante más de 60 años, estos nobles abrieron al gran público sus jardines, apostando como pocos por la tradición de los jardines históricos. Proyectados en 1820 por un famoso paisajista y artista, William Sawrey Gilpin, el espacio guarda la misma estructura que lucía a finales del siglo XIX. Combinan elementos del pasado con nuevas plantaciones y rediseños, con sus árboles maduros, sus zonas de flores silvestres, un tranquilo estanque zen, un templete y un pabellón griego junto con originales esculturas contemporáneas. Desde Bignor Park se disfruta de unas magníficas vistas de los South Downs, un conjunto de colinas de piedra caliza, algunas de las cuales se precipitan al mar en forma de acantilados. Muy cerca de la finca se encuentra la villa romana de Bingnor (Cicester). alamy
  • Los jardines de  Nymans  están considerados como unos de los más bellos y prodigiosos realizados en el Reino Unido durante el siglo XX. Son, además, un ejemplo de las llamadas borduras inglesas, la combinación de distintas especies vegetales en función de sus formas y colores, fechas de floración y follajes. El objetivo es crear un patrón que aporte continuidad visual a lo largo de los estrechos parterres.    Comenzaron a crearse en 1890 por uno de los grandes patrocinadores de las expediciones de cazadores de plantas de la época, Ludwig Messel. Tres generaciones de la familia Messel han conservado durante más de 100 años una excelente colección de plantas raras, aunque los jardines pertenecen al  National Trust  (fundación conservacionista británica​ para preservar lugares de interés colectivo) desde 1953. La mansión, en parte abandonada y envuelta en una aureola de misterio, está situada en un precioso y espectacular entorno, abrigada por los bosques. Es interesante visitarla durante todo el año, con su combinación de arbustos, plantas perennes y bulbos, todo en un entorno muy pintoresco que convierte el lugar en el sueño de cualquier horticultor.
    7Nymans Gardens and House (Handcross) | Colección de plantas raras Los jardines de Nymans están considerados como unos de los más bellos y prodigiosos realizados en el Reino Unido durante el siglo XX. Son, además, un ejemplo de las llamadas borduras inglesas, la combinación de distintas especies vegetales en función de sus formas y colores, fechas de floración y follajes. El objetivo es crear un patrón que aporte continuidad visual a lo largo de los estrechos parterres.

    Comenzaron a crearse en 1890 por uno de los grandes patrocinadores de las expediciones de cazadores de plantas de la época, Ludwig Messel. Tres generaciones de la familia Messel han conservado durante más de 100 años una excelente colección de plantas raras, aunque los jardines pertenecen al National Trust (fundación conservacionista británica​ para preservar lugares de interés colectivo) desde 1953. La mansión, en parte abandonada y envuelta en una aureola de misterio, está situada en un precioso y espectacular entorno, abrigada por los bosques. Es interesante visitarla durante todo el año, con su combinación de arbustos, plantas perennes y bulbos, todo en un entorno muy pintoresco que convierte el lugar en el sueño de cualquier horticultor.
    alamy
  • Hoy  Gravetye Manor  es un hotel exclusivo y con encanto (desde 350 euros la habitación más sencilla), pero aunque solo fuera por contemplar sus jardines merecería la pena asomarse a esta mansión isabelina construida en 1598 a las afueras de la localidad de East Grinstead. Considerado uno de los jardines más influyentes en la historia de la jardinería inglesa, fue el hogar durante medio siglo de William Robinson (1838-1935), jardinero profesional y autor reconocido por su entonces revolucionario estilo naturalista. Gravetye Manor se compone ahora de un hotel y un restaurante (con estrella Michelin) integrados en  Relais et Chateaux , una asociación que agrupa establecimientos de lujo. Los huéspedes y los comensales pueden disfrutar del maravilloso paisaje o comer en los jardines, de 400 hectáreas de extensión, que se abren al público general en algunas ocasiones durante el verano.
    8Gravetye Manor (West Hoathly) | Un hotel exclusivo en un jardin histórico Hoy Gravetye Manor es un hotel exclusivo y con encanto (desde 350 euros la habitación más sencilla), pero aunque solo fuera por contemplar sus jardines merecería la pena asomarse a esta mansión isabelina construida en 1598 a las afueras de la localidad de East Grinstead. Considerado uno de los jardines más influyentes en la historia de la jardinería inglesa, fue el hogar durante medio siglo de William Robinson (1838-1935), jardinero profesional y autor reconocido por su entonces revolucionario estilo naturalista. Gravetye Manor se compone ahora de un hotel y un restaurante (con estrella Michelin) integrados en Relais et Chateaux, una asociación que agrupa establecimientos de lujo. Los huéspedes y los comensales pueden disfrutar del maravilloso paisaje o comer en los jardines, de 400 hectáreas de extensión, que se abren al público general en algunas ocasiones durante el verano. alamy
  • A diferencia de otros jardines históricos que han pasado de generación en generación, consiguiendo así que siempre luzcan impecables, la finca de  Follers Manor  estaba prácticamente abandonada cuando en 2006 la compraron Geoff y Anne Shaw, pero tenía unas vistas magníficas sobre el pintoresco valle de Cuckmere —ahora dentro del  parque nacional South Downs — y estaba a las afueras del pueblo histórico de Alfriston (en la imagen). Para recuperarlo recurrieron a un paisajista, Ian Kitson, que partiendo prácticamente de cero, diseñó un jardín contemporáneo que es toda una sorpresa. El escenario conseguido son unas praderas de flores silvestres, formas sinuosas en los muretes de piedra que protegen una tranquila zona de descanso, con caminos que serpentean descendiendo alrededor de un gran estanque y plantas de todo tipo. Ha ganado numerosos premios de jardinería.
    9Follers Manor (Alfriston) | Un jardín contemporáneo A diferencia de otros jardines históricos que han pasado de generación en generación, consiguiendo así que siempre luzcan impecables, la finca de Follers Manor estaba prácticamente abandonada cuando en 2006 la compraron Geoff y Anne Shaw, pero tenía unas vistas magníficas sobre el pintoresco valle de Cuckmere —ahora dentro del parque nacional South Downs— y estaba a las afueras del pueblo histórico de Alfriston (en la imagen). Para recuperarlo recurrieron a un paisajista, Ian Kitson, que partiendo prácticamente de cero, diseñó un jardín contemporáneo que es toda una sorpresa. El escenario conseguido son unas praderas de flores silvestres, formas sinuosas en los muretes de piedra que protegen una tranquila zona de descanso, con caminos que serpentean descendiendo alrededor de un gran estanque y plantas de todo tipo. Ha ganado numerosos premios de jardinería. alamy
  • Aunque realmente pertenecen al vecino condado de Kent,  estos famosos jardines  son una visita casi imprescindible en cualquier viaje al sur de Inglaterra. La poetisa y escritora Vita Sackville-West (1892-1962) comenzó a transformar el castillo de Sissinghurst en la década de 1930 junto a su esposo, el diplomático Harold Nicolson. La planificación arquitectónica de la mansión estuvo a cargo de Nicolson, mientras que la abundante y colorida plantación de los jardines fue tarea de Sackville-West, que reflejó en ellos la intimidad de sus poemas y escritos. Pero antes de la llegada de esta adinerada pareja, estos jardines ya tenían una larga historia: desde los tiempos en los que sirvió como prisión, en el siglo XVIII, hasta albergar al Ejército femenino durante la II Guerra Mundial, además de ser la casa familiar de algunas personas ilustres, como la propia Vita.    Especialmente interesantes son las vistas panorámicas desde la parte superior de la torre del castillo (en la imagen), la granja todavía en funcionamiento y la enorme finca en la que se encuentra inmerso el castillo. Vita escribió a menudo sobre Sissinghurst. Concibió su rosaleda como un “revoltijo de rosas y madreselvas, higueras y vides”. Mientras que la afición de su marido Harold por la estricta geometría es evidente, por ejemplo, en el seto de forma circular, en el extremo oeste del jardín.
    10Sissinghurst Castle (Cranbrook) | El capricho de la poetisa Vita Sackville-West Aunque realmente pertenecen al vecino condado de Kent, estos famosos jardines son una visita casi imprescindible en cualquier viaje al sur de Inglaterra. La poetisa y escritora Vita Sackville-West (1892-1962) comenzó a transformar el castillo de Sissinghurst en la década de 1930 junto a su esposo, el diplomático Harold Nicolson. La planificación arquitectónica de la mansión estuvo a cargo de Nicolson, mientras que la abundante y colorida plantación de los jardines fue tarea de Sackville-West, que reflejó en ellos la intimidad de sus poemas y escritos. Pero antes de la llegada de esta adinerada pareja, estos jardines ya tenían una larga historia: desde los tiempos en los que sirvió como prisión, en el siglo XVIII, hasta albergar al Ejército femenino durante la II Guerra Mundial, además de ser la casa familiar de algunas personas ilustres, como la propia Vita.

    Especialmente interesantes son las vistas panorámicas desde la parte superior de la torre del castillo (en la imagen), la granja todavía en funcionamiento y la enorme finca en la que se encuentra inmerso el castillo. Vita escribió a menudo sobre Sissinghurst. Concibió su rosaleda como un “revoltijo de rosas y madreselvas, higueras y vides”. Mientras que la afición de su marido Harold por la estricta geometría es evidente, por ejemplo, en el seto de forma circular, en el extremo oeste del jardín.
    alamy