Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
COMER CRÍTICA i

La Huertona, uno de los mejores parrilleros de pescado está en Ribadesella

La oferta de José Viejo dialoga con el vaivén de las subastas, y ahora es el restaurante para comer angulas

El restaurante La Huertona, en Ribadesella (Asturias). Ampliar foto
El restaurante La Huertona, en Ribadesella (Asturias).
Puntuación: 7
Pan 6,5
Bodega 7
Café 6,5
Ambiente 8
Aseos 6
Servicio 6,5
Cocina 7,5
Postres 6

El maestro asador José Viejo carece de estrellas, no es mediático y no figura en los podios al uso. Poco importa. Se trata, de lejos, de uno de los mejores parrilleros de pescado de España. Su envergadura técnica, experiencia en el oficio, sensibilidad e instinto quedan en evidencia en su quehacer cotidiano. Le da lo mismo asar reyes (palometas rojas), besugos, lubinas, rodajas de merluza, meros o ventrescas de bonito. La oferta de La Huertona dialoga a diario con el vaivén de las subastas. De las rulas de Llanes, Ribadesella y Luarca recibe piezas escogidas que escama y eviscera pocos minutos antes de asarlas, primero por la cara interior y luego sobre las pieles hasta que logra churruscarlas. “Utilizo carbón y maderas de encina”, afirma. “Considero fundamental calentar las parrillas tres horas antes. Aso los pescados sobre brasas muertas como si fueran carnes. No tengo más secretos”.

Al prodigioso punto que da a las pieles de sus pescados, crujientes como barquillos, y a la jugosidad de sus lomos, de textura inverosímil, suma su elegante presentación, en presas desprovistas de raspas y espinas. Pericia en los asados marinos que hace extensiva a una sola carne: el entrecot de vaca vieja, que resuelve con acierto semejante. En verano resultan insoslayables sus chipirones a la plancha, memorables. Ahora, en plena temporada, La Huertona se convierte en un destino para la degustación de angulas capturadas en las aguas del entorno. Se ofrecen de lomo blanco o negro, en cazuela con ajos tostados y guindillas al estilo tradicional o en ensalada con un fondo de ajo. Y también con huevos fritos con puntilla, fórmula infalible.

Plato de fabada de La Huertona, uno de los clásicos de este restaurante. ampliar foto
Plato de fabada de La Huertona, uno de los clásicos de este restaurante.

Rosa Ruisánchez, esposa de Viejo, corre a cargo de los entrantes y platos de cuchara. Entre las recomendaciones figura la fabada, un clásico de la casa, cuyas legumbres, cremosas y sin hollejo, resultan notables. Aparte, la ensaladilla rusa con bogavante del Cantábrico, cuyo aliño sería mejorable. O el salpicón de langosta de Ribadesella, que elabora al momento. Con otros aperitivos, algunas irregularidades: discretas las sardinas ahumadas con mézclum de frutas y poco estimulantes los bocados de crema de quesos asturianos con anchoas. Por el contrario, cumplen sus croquetas.

En la relación de postres, de perfil casero (higos al licor con helado de turrón; queso con galleta y arándanos), figuran las dos especialidades más demandadas: muy goloso el arroz con leche y solo correcto el flan de queso.

La Huertona

  • Dirección: Carretera de la Piconera, s/n. Ribadesella (Asturias)
  • Teléfono: 985 86 05 53
  • Web: restaurantelahuertona.com
  • Cierra: martes y todas las noches excepto viernes y sábados
  • Precio: entre 50 y 100 euros por persona. Menú degustación: 75 euros. Angulas (25 gramos) con huevo frito, 27. Fabada, 18. Ensaladilla con bogavante de Ribadesella, 28. Rey de la costa a la brasa, 88 euros el kilo. Arroz con leche asturiano, 5.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información