Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
DORMIR CRÍTICA i

Palacio de los Blasones, señorío e inspiradoras vistas a la catedral de Burgos

Un edificio monumental y mobiliario contemporáneo en un hotel de herencia histórica Cuartos con muros de piedra vistos

Palacio de los Blasones Burgos Ampliar foto
Terraza del hotel Palacio de los Blasones, en Burgos.
Puntuación: 6
Arquitectura 8
Decoración 5
Mantenimiento 6
Confortabilidad 6
Aseos 6
Ambiente 5
Desayuno 5
Atención 7
Tranquilidad 4
Instalaciones 6

Mucho de lo que encontramos en un paseo por el centro de Burgos es histórico, empezando por la remembranza del primer conde de Castilla, Fernán González, cuya vía empedrada constituye hoy la médula vital y festiva de la ciudad, arrebujada contra el paseo del Espolón y el río Arlanzón. Al final de esta calle, donde el sol vespertino enciende San Gil y el Arco del Pilar, frente a la catedral, palidece en su estrechez el antiguo palacio de los condes de Berberana. Las andanzas mercantiles de estos en Flandes, que generaron la riqueza indisimulada de sus sillares, se recuerdan todavía en el señorío aparente de los dormitorios e instalaciones del actual hotel Rice Palacio de los Blasones, propiedad del que fuera presidente de los hoteleros burgaleses, Ricardo Garilleti.

Reabierto tras la parálisis coronavírica, las instalaciones de este clásico entre los clásicos presentan un aspecto necesitado aún de rodaje. Los salones de eventos están por desempolvar, cosa que no sucederá probablemente hasta 2022. Persiste la extraña comunión entre el edificio monumental, el mobiliario de corte contemporáneo y algunos detalles de interiorismo art nouveau algo extraños. Nada que dificulte, sin embargo, la estancia de los huéspedes, conscientes muchos de que las dificultades del momento requieren, cuando menos, una mirada indulgente.

Una de las habitaciones del del hotel Palacio de los Blasones, con vistas a la catedral de Burgos. ampliar foto
Una de las habitaciones del del hotel Palacio de los Blasones, con vistas a la catedral de Burgos.

Vale la pena echar un vistazo al salón Los Arcos, así denominado por sus cinco arcadas apuntadas y las columnas que lo jalonan. En disposición de banquetes caben unas 120 personas bien sentadas. Más luminoso es el comedor La Finca, una antigua terraza cubierta por grandes lucernarios que transmiten viveza y optimismo a la hora del desayuno, escueto en propuestas culinarias, aunque convenientemente oxigenado.

Pisos arriba, las habitaciones ofrecen un diseño funcional, suficientemente confortable. Algunas dejan a la vista sus verdaderos muros de piedra y los recovecos de su anterior uso palaciego, aun a costa de sacrificar luz natural. Sí se ha conseguido insonorizarlas mejor del ajetreo que la zona soporta en fines de semana. Las de la segunda planta son más amplias, y más todavía los dúplex con salón y vistas a la catedral. ¡Cuánta inspiración para teletrabajar nos surge apostados frente a esos chapiteles piramidales de base octogonal que despuntan sobre el cielo blasonado de Burgos!

Palacio de los Blasones

  • Dirección: calle de Fernán González, 6-10. Burgos
  • Teléfono: 947 27 10 00
  • Web: hotelricepalaciodelosblasones.com
  • Instalaciones: garaje, patio-terraza, tres salas de reuniones con capacidad para 390 personas, salón de estar, bar, restaurante
  • Habitaciones: 64 júnior suites y dúplex suites
  • Servicios: algunas habitaciones adaptadas para discapacitados; animales domésticos prohibidos
  • Precios: desde 61,43 euros la habitación doble, IVA incluido; desayuno, 16,38 euros; garaje, 18 euros; larga estancia, 10% de descuento.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información