Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Vino, gastronomía y moda a orillas del Douro
Portugal

Vino, gastronomía y moda a orillas del Douro

20 fotos

Alojado en antiguas bodegas rehabilitadas en Vila Nova de Gaia, el espacio WOW, con museos interactivos, restaurantes y maravillosas vistas de la Ribeira portuense, es la nueva gran atracción de la ciudad lusa

  • Oporto, recurrente destino de fin de semana, cuenta con una nueva atracción que se añade a sus reclamos más icónicos, como la Torre de los Clérigos (en la imagen, vista desde el interior del hotel Infante Sagres), e invita a prolongar la estancia, al menos un día más, en la ciudad portuguesa. Se trata de  World of Wine (WOW),  un complejo que marida vino, gastronomía y moda en las viejas bodegas de Vila Nova de Gaia.
    1Icono portuense Oporto, recurrente destino de fin de semana, cuenta con una nueva atracción que se añade a sus reclamos más icónicos, como la Torre de los Clérigos (en la imagen, vista desde el interior del hotel Infante Sagres), e invita a prolongar la estancia, al menos un día más, en la ciudad portuguesa. Se trata de World of Wine (WOW), un complejo que marida vino, gastronomía y moda en las viejas bodegas de Vila Nova de Gaia.
  • “Antes de la pandemia, Oporto vivía un momento glorioso en términos de turismo, pero era un destino de fin de semana, con una media de 2,4 noches de estancia por persona en la región”, explica Adrian Bridge, director de WOW. “Surgió así la idea de crear un barrio cultural que ofreciera experiencias a la ciudad para incrementar el número de pernoctaciones sin aumentar el número de visitantes, una forma más sostenible de pensar el turismo”. En la foto, un tranvía en la Rua de Sá da Bandeira, junto a la estación de São Bento, en el centro histórico portuense.
    2Por la 'baixa' de Oporto “Antes de la pandemia, Oporto vivía un momento glorioso en términos de turismo, pero era un destino de fin de semana, con una media de 2,4 noches de estancia por persona en la región”, explica Adrian Bridge, director de WOW. “Surgió así la idea de crear un barrio cultural que ofreciera experiencias a la ciudad para incrementar el número de pernoctaciones sin aumentar el número de visitantes, una forma más sostenible de pensar el turismo”. En la foto, un tranvía en la Rua de Sá da Bandeira, junto a la estación de São Bento, en el centro histórico portuense.
  • Aún descargados de turistas, los grandes iconos de Oporto pueden disfrutarse sin el trasiego habitual de visitantes, especialmente entre semana. Por ejemplo, los clásicos azulejos portugueses del vestíbulo de la estación de São Bento (en la foto). Para viajar a Portugal (en avión) es necesario presentar el Certificado COVID digital de la UE, una prueba PCR negativa realizada durante las 72 horas previas al embarque, o una prueba rápida de Antígenos realizada, como máximo, 48 horas antes de volar (los niños menores de 12 años quedan exentos). Además, hay que completar un Formulario de Localización de Pasajeros disponible en la web  portugalcleanandsafe.pt .
    3São Bento (casi) en la intimidad Aún descargados de turistas, los grandes iconos de Oporto pueden disfrutarse sin el trasiego habitual de visitantes, especialmente entre semana. Por ejemplo, los clásicos azulejos portugueses del vestíbulo de la estación de São Bento (en la foto). Para viajar a Portugal (en avión) es necesario presentar el Certificado COVID digital de la UE, una prueba PCR negativa realizada durante las 72 horas previas al embarque, o una prueba rápida de Antígenos realizada, como máximo, 48 horas antes de volar (los niños menores de 12 años quedan exentos). Además, hay que completar un Formulario de Localización de Pasajeros disponible en la web portugalcleanandsafe.pt.
  • A sus escenarios turísticos más demandados, la ciudad lusa incorpora pistas muy apetecibles que animan a prolongar la estancia. Un ejemplo es BASE (en la foto, visto desde las alturas de la Torre de los Clérigos), un jardín urbano salpicado de olivos en el mismo centro histórico de Oporto, e ideal para el esparcimiento vespertino.
    4Apetecible jardín urbano A sus escenarios turísticos más demandados, la ciudad lusa incorpora pistas muy apetecibles que animan a prolongar la estancia. Un ejemplo es BASE (en la foto, visto desde las alturas de la Torre de los Clérigos), un jardín urbano salpicado de olivos en el mismo centro histórico de Oporto, e ideal para el esparcimiento vespertino.
  • Inaugurado en 1886, bajo el diseño de Théophile Seyrig, coetáneo y socio de Gustave Eiffel, el puente de Don Luis I marca el paso hacia Vila Nova de Gaia, en cuyo casco histórico, casi a orillas del Duero, abrió sus puertas WOW en julio de 2020. En la foto, la plataforma superior de esta icónica pasarela, que se eleva 390 metros sobre el río.
    5De Oporto a Gaia Inaugurado en 1886, bajo el diseño de Théophile Seyrig, coetáneo y socio de Gustave Eiffel, el puente de Don Luis I marca el paso hacia Vila Nova de Gaia, en cuyo casco histórico, casi a orillas del Duero, abrió sus puertas WOW en julio de 2020. En la foto, la plataforma superior de esta icónica pasarela, que se eleva 390 metros sobre el río.
  • El nuevo complejo cultural WOW ocupa 55.000 metros cuadrados en antiguas bodegas de vino rehabilitadas del Vila Nova de Gaia (en la imagen, visto desde el puente Don Luis I). Uno de los objetivos durante la construcción, según su director, Adrian Bridge, "era no modificar la distribución y el aspecto del centro histórico de Gaia. Por eso las nuevas edificaciones están bajo el suelo, lo que requirió un trabajo de ingeniería de precisión, manteniendo los edificios originales suspendidos sobre pilares mientras excavábamos los pisos inferiores”.
    6Nueva vida para los viejos almacenes El nuevo complejo cultural WOW ocupa 55.000 metros cuadrados en antiguas bodegas de vino rehabilitadas del Vila Nova de Gaia (en la imagen, visto desde el puente Don Luis I). Uno de los objetivos durante la construcción, según su director, Adrian Bridge, "era no modificar la distribución y el aspecto del centro histórico de Gaia. Por eso las nuevas edificaciones están bajo el suelo, lo que requirió un trabajo de ingeniería de precisión, manteniendo los edificios originales suspendidos sobre pilares mientras excavábamos los pisos inferiores”.
  • El vino es el hilo conductor de WOW, que despliega en torno a una plaza de libre acceso seis museos inmersivos. Entre ellos está The Wine Experience, cuyos 3.500 metros cuadrados y 21 salas están dirigidas a todos los públicos, tanto profanos como expertos, y que cuenta con diversas experiencias interactivas para aprender algunos conceptos básicos. Por ejemplo, cómo distinguir entre aroma y sabor, antes de realizar una cata de vino final en la última sala del recorrido.
    7Un museo enológico El vino es el hilo conductor de WOW, que despliega en torno a una plaza de libre acceso seis museos inmersivos. Entre ellos está The Wine Experience, cuyos 3.500 metros cuadrados y 21 salas están dirigidas a todos los públicos, tanto profanos como expertos, y que cuenta con diversas experiencias interactivas para aprender algunos conceptos básicos. Por ejemplo, cómo distinguir entre aroma y sabor, antes de realizar una cata de vino final en la última sala del recorrido.
  • Lejos de centrarse exclusivamente en el vino de Oporto, The Wine Experience propone una visión mucho más amplia al visitante, ya que abarca las principales zonas vinícolas portuguesas (Dão, Alentejo, Douro, Bairrada o Azores) y sus particularidades. No solo enológicas, también la influencia que la tradición vitivinícola ha tenido en la arquitectura local, la piedra que tapiza sus aceras y pavimentos (según el tipo de suelo) y, evidentemente, su gastronomía. En la foto, una sala del museo que permite observar cómo cambia el color y el paisaje de un viñedo a lo largo de todo un año.
    8Rodeados de viñas (virtuales) Lejos de centrarse exclusivamente en el vino de Oporto, The Wine Experience propone una visión mucho más amplia al visitante, ya que abarca las principales zonas vinícolas portuguesas (Dão, Alentejo, Douro, Bairrada o Azores) y sus particularidades. No solo enológicas, también la influencia que la tradición vitivinícola ha tenido en la arquitectura local, la piedra que tapiza sus aceras y pavimentos (según el tipo de suelo) y, evidentemente, su gastronomía. En la foto, una sala del museo que permite observar cómo cambia el color y el paisaje de un viñedo a lo largo de todo un año.
  • La plaza central de WOW reserva sorpresas insospechadas, como el vuelo de 'Dilius' (en la imagen, junto a su cuidadora Joana). Este águila de Harris sobrevuela la diáfana explanada desde el mediodía para mantenerla despejada de gaviotas, quienes en su ausencia, posiblemente, no desdeñarían la oportunidad de lanzarse sobre las delicias que The Golden Catch, restaurante especializado en pescado, y su vecino Root & Vine, si preferimos vegetariano, sirven en la terraza de este privilegiado balcón con vistas al perfil urbano de Oporto.
    9El vuelo de 'Dilius' La plaza central de WOW reserva sorpresas insospechadas, como el vuelo de 'Dilius' (en la imagen, junto a su cuidadora Joana). Este águila de Harris sobrevuela la diáfana explanada desde el mediodía para mantenerla despejada de gaviotas, quienes en su ausencia, posiblemente, no desdeñarían la oportunidad de lanzarse sobre las delicias que The Golden Catch, restaurante especializado en pescado, y su vecino Root & Vine, si preferimos vegetariano, sirven en la terraza de este privilegiado balcón con vistas al perfil urbano de Oporto.
  • “Queremos que nuestros visitantes conozcan la región de Oporto y Portugal, y lo que mejor hacemos aquí, desde el vino hasta la producción de corcho, la industria textil y la moda de diseño”, explica Adrian Bridge, y el museo de la Región de Oporto corresponde a ese deseo. A través de salas con ambientación temática (como la cubierta de una carabela en el espacio dedicado a los descubrimientos, en la foto) y técnicas como el 'videomapping', el recorrido avanza desde los castros de los primeros asentamientos, que ya comerciaban aprovechando el curso del Duero, hasta la época actual, deteniéndose en diversos momentos históricos. Entre otros, por ejemplo, la elegante era industrial de Oporto, sala en la que se explica la riqueza arquitectónica de la ciudad a partir de un divertido juego de identificación de sus principales monumentos que se propone a los visitantes.
    10A bordo de una carabela “Queremos que nuestros visitantes conozcan la región de Oporto y Portugal, y lo que mejor hacemos aquí, desde el vino hasta la producción de corcho, la industria textil y la moda de diseño”, explica Adrian Bridge, y el museo de la Región de Oporto corresponde a ese deseo. A través de salas con ambientación temática (como la cubierta de una carabela en el espacio dedicado a los descubrimientos, en la foto) y técnicas como el 'videomapping', el recorrido avanza desde los castros de los primeros asentamientos, que ya comerciaban aprovechando el curso del Duero, hasta la época actual, deteniéndose en diversos momentos históricos. Entre otros, por ejemplo, la elegante era industrial de Oporto, sala en la que se explica la riqueza arquitectónica de la ciudad a partir de un divertido juego de identificación de sus principales monumentos que se propone a los visitantes.
  • Si despunta la fatiga entre museo y museo –el tiempo medio de visita ronda las dos horas en cada uno de ellos–, se puede hacer una pausa para renovar cuerpo, mente y espíritu picando algo en alguno de los cafés del complejo, como Suspiro (un moderno salón de té) o la Lemon Plaza, una cafetería interior con amplia terraza, una fuente en el medio y techos altísimos de los que cuelgan lámparas de diseño (en la imagen).
    11Diseño en Lemon Plaza Si despunta la fatiga entre museo y museo –el tiempo medio de visita ronda las dos horas en cada uno de ellos–, se puede hacer una pausa para renovar cuerpo, mente y espíritu picando algo en alguno de los cafés del complejo, como Suspiro (un moderno salón de té) o la Lemon Plaza, una cafetería interior con amplia terraza, una fuente en el medio y techos altísimos de los que cuelgan lámparas de diseño (en la imagen).
  • The Bridge Collection, otro de los museos de WOW, propone un viaje en el tiempo de casi 9.000 años a través de copas, ánforas y tinajas. Piezas históricas en muchos casos (la más antigua es del 7000 antes de Cristo), que muestran “cómo el vino ha tenido una presencia permanente en la historia de la humanidad”, asegura Bridge. Contemplamos la colección personal del director de WOW, apasionado del arte, que actualmente suma más de 1.800 adquisiciones. Por ejemplo, un cuenco de jade nefrita y origen mongol (1700), "sustancia de extraordinaria dureza y muy difícil de tallar que, en este caso, y gracias a la mano de los artistas que la crearon, es de una mano de obra exquisita y delicada", explica Bridge de una de sus piezas predilectas. "Fue utilizado por los emperadores mongoles para beber vino o tomar opio disuelto en vino y mezclado con especias", cuenta. También un juego de copas de vidrio de uranio (en la foto) —los artesanos de Bohemia fueron pioneros en su uso en el siglo XIX–. Dan positivo con un contador Geiger, aunque no emiten más radiación que un microondas.
    12Un brindis radiactivo The Bridge Collection, otro de los museos de WOW, propone un viaje en el tiempo de casi 9.000 años a través de copas, ánforas y tinajas. Piezas históricas en muchos casos (la más antigua es del 7000 antes de Cristo), que muestran “cómo el vino ha tenido una presencia permanente en la historia de la humanidad”, asegura Bridge. Contemplamos la colección personal del director de WOW, apasionado del arte, que actualmente suma más de 1.800 adquisiciones. Por ejemplo, un cuenco de jade nefrita y origen mongol (1700), "sustancia de extraordinaria dureza y muy difícil de tallar que, en este caso, y gracias a la mano de los artistas que la crearon, es de una mano de obra exquisita y delicada", explica Bridge de una de sus piezas predilectas. "Fue utilizado por los emperadores mongoles para beber vino o tomar opio disuelto en vino y mezclado con especias", cuenta. También un juego de copas de vidrio de uranio (en la foto) —los artesanos de Bohemia fueron pioneros en su uso en el siglo XIX–. Dan positivo con un contador Geiger, aunque no emiten más radiación que un microondas.
  • En torno a su plaza central (en la foto), con magníficas vistas a la Ribeira, la Torre dos Clérigos (visible al fondo), la catedral de Oporto y el puente de Don Luis I, se distribuyen los diferentes espacios gastronómicos de WOW. Además de los citados The Golden Catch y Root & Vine, la vinoteca Angel's Share invita a realizar un homenaje enológico, maridado con delicias locales en modo tapa, a este complejo de alma vinícola. Mientras, la carta del restaurante T&C propone una revisión actual de la cocina portuguesa, incluida una reinterpretación de la clásica 'francesinha' local. Las noches conviene reservarlas al espacio Mira Mira, de alta cocina pensada para 'partilhar' (compartir), y cuyas terraza y coctelería son la mejor combinación posible para festejar el atardecer mirando hacia la desembocadura del Duero.
    13Delicias con vistas En torno a su plaza central (en la foto), con magníficas vistas a la Ribeira, la Torre dos Clérigos (visible al fondo), la catedral de Oporto y el puente de Don Luis I, se distribuyen los diferentes espacios gastronómicos de WOW. Además de los citados The Golden Catch y Root & Vine, la vinoteca Angel's Share invita a realizar un homenaje enológico, maridado con delicias locales en modo tapa, a este complejo de alma vinícola. Mientras, la carta del restaurante T&C propone una revisión actual de la cocina portuguesa, incluida una reinterpretación de la clásica 'francesinha' local. Las noches conviene reservarlas al espacio Mira Mira, de alta cocina pensada para 'partilhar' (compartir), y cuyas terraza y coctelería son la mejor combinación posible para festejar el atardecer mirando hacia la desembocadura del Duero.
  • La última inauguración en WOW, el pasado mes de mayo, corresponde al Museo de Moda y Textil, comisariado por Caterina Jorge, que realiza una retrospectiva histórica desde los orígenes de Portugal como potencia textil –exporta el 90% de su producción a 189 países– hasta la aparición (a finales de la década de 1980) y consolidación de la moda de autor portuguesa, que tiene en la segunda planta del museo un verdadero santuario: una colección con diseños de los más destacados creadores lusos (escogidos por ellos mismos para la exposición), como el pionero dueto Abbondanza  Matos Ribeiro; diseñadores ya establecidos como Estelita Mendoça, el binomio Marques'Almeida o Maria Gambina, y también nuevos talentos como David Catalán o Gonçalo Peixoto.
    14Santuario de la moda lusa La última inauguración en WOW, el pasado mes de mayo, corresponde al Museo de Moda y Textil, comisariado por Caterina Jorge, que realiza una retrospectiva histórica desde los orígenes de Portugal como potencia textil –exporta el 90% de su producción a 189 países– hasta la aparición (a finales de la década de 1980) y consolidación de la moda de autor portuguesa, que tiene en la segunda planta del museo un verdadero santuario: una colección con diseños de los más destacados creadores lusos (escogidos por ellos mismos para la exposición), como el pionero dueto Abbondanza / Matos Ribeiro; diseñadores ya establecidos como Estelita Mendoça, el binomio Marques'Almeida o Maria Gambina, y también nuevos talentos como David Catalán o Gonçalo Peixoto.
  • El nuevo polo cultural portuense reserva un espacio al arte en la galería WOW (en la foto, la entrada a la misma), que hasta el próximo 26 de septiembre expone una colección de obras gráficas de Francis Bacon, pero "con un concepto más multimedia", explica Charlotte Crapts, comisaria de la exposición, aderezada con diversos contenidos audiovisuales que retratan el lado más personal del artista irlandés, fallecido en 1992 en Madrid. Por ejemplo, un vídeo en el que el propio Bacon presenta su desordenado estudio londinense. "Lo intento limpiar pero trabajo mejor en el caos", confiesa el pintor mientras muestra las pruebas de color que realizaba en las propias paredes del local. "El caos para mí genera imágenes", explica Bacon.
    15En el estudio de Francis Bacon El nuevo polo cultural portuense reserva un espacio al arte en la galería WOW (en la foto, la entrada a la misma), que hasta el próximo 26 de septiembre expone una colección de obras gráficas de Francis Bacon, pero "con un concepto más multimedia", explica Charlotte Crapts, comisaria de la exposición, aderezada con diversos contenidos audiovisuales que retratan el lado más personal del artista irlandés, fallecido en 1992 en Madrid. Por ejemplo, un vídeo en el que el propio Bacon presenta su desordenado estudio londinense. "Lo intento limpiar pero trabajo mejor en el caos", confiesa el pintor mientras muestra las pruebas de color que realizaba en las propias paredes del local. "El caos para mí genera imágenes", explica Bacon.
  • The Chocolate Story es, por encima de todo, la historia de una pasión; la de Pedro Araújo (en la foto), maestro chocolatero y director de este museo, uno de los más experienciales del WOW, por el auténtico chocolate artesanal (conocido como 'bean to bar'). Todo aquí está impregnado de esa devoción, empezando por la exposición inicial, que realiza una entretenida contextualización histórica desde el descubrimiento por Cortés y los españoles de la poderosa bebida (de cacao) que tomaban los guerreros aztecas hasta la llegada del fruto a Europa —en 1585, al puerto de Sevilla—, la aparición del término chocolate (1590), los grandes hitos de su comercialización (en 1887, Joseph Frey lanza la primera tableta) y su conversión, tras la Segunda Guerra Mundial, en el producto de disfrute que conocemos hoy.
    16Pasión por el buen chocolate The Chocolate Story es, por encima de todo, la historia de una pasión; la de Pedro Araújo (en la foto), maestro chocolatero y director de este museo, uno de los más experienciales del WOW, por el auténtico chocolate artesanal (conocido como 'bean to bar'). Todo aquí está impregnado de esa devoción, empezando por la exposición inicial, que realiza una entretenida contextualización histórica desde el descubrimiento por Cortés y los españoles de la poderosa bebida (de cacao) que tomaban los guerreros aztecas hasta la llegada del fruto a Europa —en 1585, al puerto de Sevilla—, la aparición del término chocolate (1590), los grandes hitos de su comercialización (en 1887, Joseph Frey lanza la primera tableta) y su conversión, tras la Segunda Guerra Mundial, en el producto de disfrute que conocemos hoy.
  • “Es imposible hablar de chocolate sin conocer el cacao, el fruto”, explica el propio Araújo durante la visita. Por ello, se ha recreado en el museo una plantación centroamericana, donde se explican los pasos (y los secretos) de su cultivo, e incluso se puede probar un grano de cacao en el mismo estado en el que se empaqueta para ser enviado a la fábrica. Y hablando de fábrica, la última parte del recorrido pasa junto a la fábrica de chocolate Vinte Vinte (Veinte Veinte, pues entre ambos paralelos terrestres se concentran los países productores de cacao), en la que Araújo experimenta continuamente con nuevos maridajes entre chocolate y vino de Oporto, y donde elabora auténtico chocolate 'bean to bar', es decir, de producción artesanal desde la semilla hasta la tableta. En la foto, la tienda del museo, que organiza rutas guiadas con cata final y los talleres de maridaje con vino de Oporto.
    17El recuerdo más dulce “Es imposible hablar de chocolate sin conocer el cacao, el fruto”, explica el propio Araújo durante la visita. Por ello, se ha recreado en el museo una plantación centroamericana, donde se explican los pasos (y los secretos) de su cultivo, e incluso se puede probar un grano de cacao en el mismo estado en el que se empaqueta para ser enviado a la fábrica. Y hablando de fábrica, la última parte del recorrido pasa junto a la fábrica de chocolate Vinte Vinte (Veinte Veinte, pues entre ambos paralelos terrestres se concentran los países productores de cacao), en la que Araújo experimenta continuamente con nuevos maridajes entre chocolate y vino de Oporto, y donde elabora auténtico chocolate 'bean to bar', es decir, de producción artesanal desde la semilla hasta la tableta. En la foto, la tienda del museo, que organiza rutas guiadas con cata final y los talleres de maridaje con vino de Oporto.
  • De regreso al centro de Oporto, resulta casi obligado pasear la Rua das Flores si queremos captar la esencia de esta ciudad. Establecida en 1521, concentra desde edificios históricos, como la barroca iglesia da Misericórdia, de Nicolau Nasoni, a valiosos ejemplos de la arquitectura civil portuguesa de los siglos XVII, XVIII y XIX, ya que la aristocracia se acomodó en ella desde su creación. Tras un periodo de decadencia, el proyecto de renovación y rehabilitación impulsado por la Câmara Municipal (Ayuntamiento) de Oporto para el centro urbano la ha convertido en uno de los escenarios más animados de la ciudad, con restaurantes cuidadosamente decorados, tiendas tradicionales y detallistas comercios de nueva generación y hasta algún que otro hotel 'boutique'.
    18Rua das Flores De regreso al centro de Oporto, resulta casi obligado pasear la Rua das Flores si queremos captar la esencia de esta ciudad. Establecida en 1521, concentra desde edificios históricos, como la barroca iglesia da Misericórdia, de Nicolau Nasoni, a valiosos ejemplos de la arquitectura civil portuguesa de los siglos XVII, XVIII y XIX, ya que la aristocracia se acomodó en ella desde su creación. Tras un periodo de decadencia, el proyecto de renovación y rehabilitación impulsado por la Câmara Municipal (Ayuntamiento) de Oporto para el centro urbano la ha convertido en uno de los escenarios más animados de la ciudad, con restaurantes cuidadosamente decorados, tiendas tradicionales y detallistas comercios de nueva generación y hasta algún que otro hotel 'boutique'.
  • El paseo por la Rua das Flores reserva otra poderosa razón para estirar la estancia en Oporto: el encuentro, en el  Museu da Misericórdia do Porto , entre las esculturas de Alberto Giacometti y la fotografía de Peter Lindbergh. Bajo el título 'Capturar o Invisível', la exposición recoge hasta el próximo 24 de septiembre el diálogo entre esculturas e instantáneas de gran formato gracias a la colaboración entre el MMIPO, la bodega Taylor’s (del mismo grupo Fladgate Partnership, impulsor de WOW) y la comisaria Charlotte Crapts (en la foto, junto a Pedro Nunes, director del museo), quien reconoce esta oportunidad única: “No solemos disfrutar de este nivel artístico en Portugal”. El propio Lindbergh visitó el museo para colaborar en las tareas de comisariado, en uno de sus últimos proyectos artísticos antes de fallecer prematuramente en 2019.
    19Un encuentro artístico imperdible El paseo por la Rua das Flores reserva otra poderosa razón para estirar la estancia en Oporto: el encuentro, en el Museu da Misericórdia do Porto, entre las esculturas de Alberto Giacometti y la fotografía de Peter Lindbergh. Bajo el título 'Capturar o Invisível', la exposición recoge hasta el próximo 24 de septiembre el diálogo entre esculturas e instantáneas de gran formato gracias a la colaboración entre el MMIPO, la bodega Taylor’s (del mismo grupo Fladgate Partnership, impulsor de WOW) y la comisaria Charlotte Crapts (en la foto, junto a Pedro Nunes, director del museo), quien reconoce esta oportunidad única: “No solemos disfrutar de este nivel artístico en Portugal”. El propio Lindbergh visitó el museo para colaborar en las tareas de comisariado, en uno de sus últimos proyectos artísticos antes de fallecer prematuramente en 2019.
  • En 2017, el Instituto Giacometti de París invitó a Peter Lindbergh, gran retratista de la moda, a encerrarse durante tres días con las figuras del artista suizo. El resultado de aquella sesión puede contemplarse ahora en un escenario maravilloso: la Galeria dos Benfeitores del MMIPO, del siglo XIX, magnífico ejemplo de la arquitectura de hierro y vidrio que atesora Oporto. El espacio expositivo integra la contigua iglesia da Misericórdia, del siglo XVI, en cuya sacristía puede verse, casi en penumbra, el audiovisual 'Walking' que Lindbergh realizó para Vogue. “Representa una confrontación entre lo sagrado y lo profano, entre lo antiguo y lo contemporáneo”, explica el propio Nunes.
    20Con Lindbergh en la sacristía En 2017, el Instituto Giacometti de París invitó a Peter Lindbergh, gran retratista de la moda, a encerrarse durante tres días con las figuras del artista suizo. El resultado de aquella sesión puede contemplarse ahora en un escenario maravilloso: la Galeria dos Benfeitores del MMIPO, del siglo XIX, magnífico ejemplo de la arquitectura de hierro y vidrio que atesora Oporto. El espacio expositivo integra la contigua iglesia da Misericórdia, del siglo XVI, en cuya sacristía puede verse, casi en penumbra, el audiovisual 'Walking' que Lindbergh realizó para Vogue. “Representa una confrontación entre lo sagrado y lo profano, entre lo antiguo y lo contemporáneo”, explica el propio Nunes.