Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
COMER CRÍTICA i

Rodrigo de la Calle, un activista del mundo verde en El Invernadero

Con su apuesta de creatividad y riesgo, el restaurante del chef en Madrid vive un momento dulce

Restaurante El Invernadero Ampliar foto
El restaurante El Invernadero, en Madrid.
Puntuación: 8
Pan 7
Bodega 7
Café 8
Ambiente 8
Aseos 8
Servicio 7
Cocina 8,5
Postres 7,5

Desde su influyente parcela, el cocinero Rodrigo de la Calle se comporta como un activista del mundo verde. Estudia la naturaleza, mantiene una relación estrecha con pequeños productores y respeta al límite los ciclos de los vegetales. Sus menús, inconformistas, creativos, en permanente evolución, son un reflejo de los caprichosos vaivenes de la producción verde, incluidas las plantas medicinales y silvestres. Desde que arrancó su primer restaurante en Aranjuez, en 2006, su evolución ha sido constante. Ha publicado cuatro libros, creó hace 20 años su propia doctrina (Gastrobotánica) y maneja con la misma soltura tanto semillas, flores, raíces, tallos, hojas, setas y algas como los tubérculos, las hierbas aromáticas y las legumbres.

'Toffe' de guisantes con caviar, plato de El Invernadero.  ampliar foto
'Toffe' de guisantes con caviar, plato de El Invernadero. 

Nunca como hasta ahora, El Invernadero, restaurante que inauguró en 2019, había atravesado un momento tan dulce. De la Calle ha recobrado el estado de gracia que a lo largo de su trayectoria ha perdido en ocasiones. Su trabajo lo encara desde dos perspectivas: selección de los mejores productos y desarrollo de las técnicas más adecuadas para tratarlos. Su última aportación, las demi-glace vegetales —salsas que trabaja en verde con la incorporación de la okra, que sustituye al colágeno de la carne—, irrumpe en sus menús a intervalos. Acompañan a la ensalada de judías verdes con caviar sobre una demi-glace de garbanzos y también al mosaico de espárragos verdes con una demi-glace de apio.

El menú Vegetalia contiene bocados infrecuentes. Sorprenden los pañuelos de nabos encurtidos con alga hijiki; es agradable el taco verde de hoja de shiso relleno de remolacha amarilla y trufa de verano, y delicados los espárragos blancos con crema de piñones y caldo de anguila. Creatividad y riesgo con acento verde. A un ceviche de verduras anodi­no le sigue una suculenta sopa agripicante con esparraguines y lupios. Y tras el apio al wok de gusto intenso, una alcachofa al ajillo negro, además de la crema de espinacas y pamplinas con colmenillas. Desilusiona el sabroso arroz meloso de mejillones cubierto por un aire azul de ficocianina que lo desdibuja.

Arroz marino cubierto por un aire azul de ficocianina. ampliar foto
Arroz marino cubierto por un aire azul de ficocianina.

Tan sugerentes como sus propuestas vegetales son las bebidas elaboradas con verduras fermentadas o maceradas en vinos, hidromieles, kombuchas, sidras, infusiones y vinos espumosos de flores, que (aparte de los vinos) sugiere como acompañamiento Diana Díaz, jefa de cocina.

“No somos un restaurante vegano ni vegetariano, dos de nuestros menús incorporan pescados y carnes”, repite Rodrigo de la Calle.

El Invernadero

  • Dirección: calle de Ponzano, 85. Madrid
  • Teléfono: 628 93 93 67
  • Web: elinvernaderorestaurante.com
  • Cierra: no cierra
  • Precio: entre 100 y 160 euros por persona. Menú Vegetalia (20 pasos): 150 euros. Menú Rojo (16 pasos; incluye carne): 120. Menú Azul (15 pasos; concluye con pescado o marisco): 110. Menú Corto (14 pasos): 95.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información