Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
DORMIR CRÍTICA i

Isla Tabarca, rodeados por el relajante Mediterráneo

Un hotelito de 14 habitaciones en la antigua casa del gobernador de la isla alicantina

Isla Tabarca Alicante
El exterior del hotel Isla Tabarca (Alicante).
Puntuación: 5
Arquitectura 7
Decoración 5
Estado de conservación 5
Confortabilidad habitaciones 5
Aseos 4
Ambiente 4
Desayuno 5
Atención 6
Tranquilidad 7
Instalaciones 3

Si, excepto en verano, la isla de Tabarca era un lugar soñado para vivir a lo Robinson Crusoe, qué delirios podríamos experimentar ahora que el distanciamiento social ha puesto incluso un mar de por medio… Sus cuatro casas de pescadores y el fortín aislado de la Guardia Civil siguen invitando al místico ejercicio de la soledad. Y de la desesperanza por lo incierto de ver pronto abierta su única playa de levante. Quienes tienen la posibilidad de abordar una golondrina (servicio de ferri) desde Santa Pola, a 12 euros el billete de ida y vuelta, gozarán más que nunca de pasar la noche en la antigua casa del gobernador de la isla, convertida desde hace un par de décadas en un hotelito de 14 habitaciones por la asociación local de empresarios turísticos y ahora transmitido a los hermanos Castillo, propietarios del hotel Alicante Siglo XVII, junto a la concatedral de San Nicolás, en Alicante.

De aquella mansión construida en el siglo XVIII, cuando Carlos III dispuso la colonización de la isla con genoveses liberados de su confinamiento en la verdadera Tabarka de Túnez, apenas queda la corrala de acceso, los muros recios y sus vistas traseras al Mediterráneo en un jubiloso esplendor matinal. Se diría un escenario de lo más apropiado para rodar una película de piratas.

Una de las habitaciones dobles del hotel Isla Tabarca. ampliar foto
Una de las habitaciones dobles del hotel Isla Tabarca.

Algo desabridos son sus interiores, pese al minimalismo decorativo que se ha pretendido desde sus inicios. Una sensación de vacío que ni siquiera suplen los frecuentes grupos juveniles que lo eligen para sus campamentos de verano, sin que los gestores se tomen la consideración de advertirlo al viajero solitario. Una galería trasera da salida a la explanada destartalada que cierra el borde costero, antes frecuentado por paseantes en exploración circundante de la isla.

Entre arcos de sillares gruesos se sirve el desayuno. Correcto en estos tiempos. Arriba, los dormitorios se distribuyen a un lado y otro de la corrala. Una llave con flotador simplifica la apertura, como antaño se estilaba en los hoteles de toda condición. Al menos evita que se nos pierda en el mar. Su configuración es somera, con infinidad de detalles por pulir en los picaportes, los grifos del baño, la tersura de las toallas, la señal de internet… Por razones obvias, la considerada como júnior suite familiar ofrece más espacio y comodidades.

Eso sí, todas ofrecen una panorámica relajante del mar desde sus ventanales. Idílica, salvo por un pequeño inconveniente: en primer plano se sitúa el basurero público de la isla.

Isla Tabarca

  • Dirección: calle de Arzola, s/n. Tabarca (Alicante)
  • Teléfono: 647 55 00 68
  • Web: hotelislatabarca.com
  • Instalaciones: patio, salón de estar, cafetería, comedor Habitaciones: 13 dobles, 1 júnior suite familiar
  • Servicios: no hay habitaciones adaptadas para discapacitados; animales domésticos prohibidos
  • Precios: desde 100 euros la habitación doble, desayuno e IVA incluido.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información