Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
COMER CRÍTICA i

Volea, arroz del ‘senyoret’ en el club de pádel

Platos tradicionales, clásicos o desenfadados, de resolución contemporánea, en Pozuelo de Alarcón

El restaurante Volea, en Pozuelo de Alarcón (Madrid). Ampliar foto
El restaurante Volea, en Pozuelo de Alarcón (Madrid).
Puntuación: 6
Pan 5,5
Bodega 6,5
Café

8

Ambiente 6
Aseos 6
Servicio 8
Cocina 6
Postres 6

A finales del pasado verano, la cafetería-bar del club ­Mad4Padel, en Pozuelo de Alarcón (Madrid), dejó de ser una barra con mesas en la que se atendía a socios y jugadores para evolucionar hacia un lugar con aspiraciones gastronómicas. Superado el periodo de transición, Volea se ha consolidado como un concepto mixto en el que, sin perder el desenfado del club deportivo donde se aloja, ofrece especialidades de cocina bien resueltas, aparte de vinos escogidos con criterio. Todo con un baremo de precios moderados en relación con el nivel de sus prestaciones. Mérito del cocinero Óscar Portal, de sólida trayectoria, y de Jorge Dávila, que después de largas estancias en algunos de los mejores restaurantes de la capital conoce como pocos los pilares en los que se sustenta el servicio de sala. Hasta tal punto que sin ayuda de personal auxiliar es capaz de atender un comedor con 20 comensales sin otras pausas que las que marca la propia cocina.

El arroz de verduras del huerto del restaurante Volea. ampliar foto
El arroz de verduras del huerto del restaurante Volea.

Dos cartas, de barra y restaurante, condensan su oferta. En conjunto, una suma de platos tradicionales, clásicos o desenfadados, de resolución contemporánea, destinados a una amplia clientela. Por un lado, croquetas, tortillas, hamburguesas y molletes de pluma ibérica o calamares y, en paralelo, huevos Périgord con trufa, paletilla de cordero al oporto, ternera a la crema de ajos y tarta fina de manzana. A todos los efectos, dos restaurantes en uno. Si algo merece destacarse son sus arroces en paella —el del senyoret con rape y caracoles, y el de pichón con butifarra—, que se elaboran con granos de la marca Bombita. Arroces de sabores suaves, aunque marcados, con los granos sueltos y la grasa justa.

Cumplen las croquetas en compañía de salsa romesco; es mejorable la tortilla de patatas con pimientos rojos, y están conseguidos los milhojas de patatas bravas, según el estilo que hace años comenzó a servir Marc Gascons en Els Tinars, en Llagostera (Girona). Pasa con más pena que gloria el pulpo al carbón, es correcta la hamburguesa de vaca vieja a la parrilla y tan solo desmerece el pan en el sabroso mollete de calamares. En el tramo final, un llamado secreto de vaca vieja con caldo de pimentón y pak choi, donde la carne resulta algo seca.

Los postres, convencionales aunque bien resueltos, incluyen una buena tarta de queso y el bizcocho de chocolate fluido con helado de té matcha. No deja de resultar curioso que entre sus panes figuren dos piezas antagónicas, una torta de aceite adictiva junto a una hogaza anodina.

Volea

  • Dirección: calle de la Pedriza, 6 (dentro del club Mad4Padel). Pozuelo de Alarcón (Madrid)
  • Teléfono: 914 88 22 12
  • Web: volea.net
  • Cierra: no cierra
  • Precio: entre 25 y 40 euros por persona. Croquetas de jamón, 8 euros. Milhojas de patatas bravas y alioli, 10. Arroz de pichón y butifarra negra, 18. Costilla de ternera a la crema de ajos, 18. Tarta de queso, 6.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información