Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
DORMIR CRÍTICA i

La Posada Regia, noche en pleno centro histórico de León

Una casa castellana del siglo XIV con un restaurante convertido en todo un clásico de la ciudad

Exterior del hotel La Posada Regia, en León. Ampliar foto
Exterior del hotel La Posada Regia, en León.
Puntuación: 6
Arquitectura 7
Decoración 6
Estado de conservación 6
Confortabilidad habitaciones 7
Aseos 6
Ambiente 7
Desayuno 7
Atención 7
Tranquilidad 5
Instalaciones 3

El ladrillo visto sobre los sillares de su restaurante Bodega Regia ha palidecido con el desgaste de los años después de la última reforma, hace ya más de dos décadas. Quién lo diría después de los 650 años que soporta el edificio, edificado sobre los restos de una muralla romana del siglo I después de Cristo, de camino hacia el castizo barrio Húmedo y a cinco minutos a pie de la catedral de León. Fue en 1998 cuando Marquitos Vidal y su mujer Ana estrenaron 36 habitaciones sobre una de las casas de comidas más emblemáticas de la ciudad, la que abrieron sus padres y abuelos, y la que hoy regentan con el mismo carácter sus hijos Raúl, Marcos y María, esta gerente de la posada.

Desde la calle se adivina el interior, menos austero que la fachada, pero igualmente recio en su propuesta escenográfica de vigas a la vista, ladrillos en espiga y sillería de piedra. Sobre los entramados de madera reposan unas gruesas alfombras de Astorga. Muebles de casa vieja decoran las estancias y dan utilidad a algunos rincones, realzados con caprichosas luminarias que matizan la calculada rusticidad ornamental. Apenas quedan espacios para el esparcimiento de los huéspedes, salvo la antesala de una sucinta biblioteca y las antañonas escaleras de madera tocha. El plan consiste en ver escurrirse las horas de tapeo por el barrio Húmedo y caer por el hotelito al anochecer.

Una de las habitaciones del hotel La Posada Regia.
Una de las habitaciones del hotel La Posada Regia.

El gran atractivo del alojamiento está en la cocina, merecedora de numerosos premios internacionales y acreditada con la placa de la asociación gastronómica EuroToques. Ni por un momento habría que desdeñar el morcillo de añojo estofado o el congrio al ajoarriero. Cuatro generaciones de Vidales se defienden por sí mismas.

Los dormitorios se distribuyen en las tres plantas superiores. Aquellos situados bajo la cubierta parecen más románticos por su abuhardillamiento, aunque todos definen su personalidad por el color con el que se han tintado sus paredes, rojizas, azules, verdes o amarillentas, según sus alturas. Es cierto que los años no pasan en balde y conviene actualizarlos como hoy se le exige a un hotel con encanto. A la hora de reservar con criterio es más fácil reconocerlos por su numeración ordinal, pero aún conservan los nombres originales que la familia propietaria les asignó como homenaje mesenterio a un río leonés o alguna de las aves que habitan cerca de él: Perdiz, Abubilla, Pito Real, Jilguero Tuerto, Petirrojo, Urogallo o Chochín Luna.

La Posada Regia

  • Dirección: calle de Regidores, 9-11. León
  • Teléfono: 987 21 31 73
  • Web: regialeon.com
  • Instalaciones: salón de estar, bar, restaurante
  • Habitaciones: 36 dobles
  • Servicios: algunas habitaciones adaptadas para discapacitados; animales domésticos permitidos; el aparcamiento está restringido en el centro urbano (debe utilizarse el parking subterráneo de la plaza de Santo Domingo)
  • Precios: desde 48 euros la habitación doble, IVA incluido; desayuno, 5 euros, IVA incluido; garaje, 13 euros, IVA incluido.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información