Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
COMER CRÍTICA i

Cadaqués, sabores del Ampurdán junto al parque del Retiro

Cocina marinera con pescados y mariscos del día a la parrilla, arroces y sugerentes guisos en Madrid

Sala del restaurante Cadaqués, en Madrid.
Sala del restaurante Cadaqués, en Madrid.
Puntuación: 6
Pan 7
Bodega 6
Café

6,5

Ambiente 7
Aseos 8
Servicio 6
Cocina 6
Postres 6

Tras la reciente inauguración de Cadaqués, réplica en Madrid del restaurante que con el mismo nombre opera en Barcelona, el grupo Sagardi suma un establecimiento más a la larga lista de locales que llevan su sello. Empresa sólida, de proyección internacional, que con distintos modelos de cocina continúa su expansión por España y el resto del mundo a través de capitales como Londres, Ciudad de México, Buenos Aires y la urbe portuguesa de Oporto, donde se encuentra asentada.

En este caso, con el propósito implícito de trasladar a la capital sabores del Ampurdán y el litoral mediterráneo con argumentos persuasivos: pescados y mariscos a la parrilla que reciben desde las lonjas en origen, a los que suman una selección de arroces en paella elaborados a la vista con fuego de leña en un receptáculo acristalado anexo a los comedores. Local de interiorismo acertado que intenta recrear estampas de los pueblos pesqueros gerundenses y la proximidad a un mar imaginario.

En el arranque, los engranajes de la cocina acusan sus escasos días de rodaje. Reparos que quedan en evidencia en los arroces. Ni el brut de sepia con almejas, pasado de sal, ni el denominado Cadaqués de pescados de roca, con los granos irregularmente cocidos, dan la talla. A grandes rasgos se trata de una cocina marinera, despreocupada en las formas y atenta al contenido, que enarbola la calidad de sus productos. Algo así como un gran chiringuito urbano, atendido por una sala amable aunque demasiado acelerada.

Arroz brut del restaurante Cadaqués, en Madrid. ampliar foto
Arroz brut del restaurante Cadaqués, en Madrid.

El marisco del día incluye surtidos variables: coquinas, gambas rojas de Roses, tal vez erizos y unas cigalas con un sofrito rústico de tomate tan potente que desdibuja los crustáceos. Entre los entrantes para compartir se suceden los altos y bajos. Correctas la ensaladilla y las croquetas de jamón ibérico; sabrosa la anguila ahumada del delta del Ebro con aderezo oriental; jugosa la tortilla de patatas, aunque sepultada por una romescada de gambas excesiva, y atrevida la ventresca de bonito con panceta de cerdo ibérico, un sabroso mar y montaña demasiado contundente en grasas.

Entre los guisos a fuego lento, platos de enunciados tan sugerentes como las alubias con tripas de bacalao, las albóndigas con sepia y un fricandó de ternera que da la talla. Ninguna sorpresa aguarda en los postres (Tap de Cadaqués; flan; chocolate El Terroir de Cadaqués), que cumplen sin aspavientos. Es magnífico el pan, que firma Turris, una receta exclusiva para la casa. En definitiva, un lugar que promete.

Cadaqués

  • Dirección: Jorge Juan, 35. Madrid.
  • Teléfono: +34 913 60 90 53.
  • Web: restaurantecadaques.com
  • Cierra: no cierra.
  • Precio: entre 50 y 80 euros por persona. Cigalas Cadaqués en sofrito rústico, 26 euros. Ventresca de bonito con panceta de cerdo ibérico, 23. Arroz brut de sepia, rape y almejas, 32. Tap de Cadaqués, 7.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información