Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
ESPECIAL PUBLICIDAD

Mil planes para disfrutar del año

Las playas más largas de España, espacios naturales inmensos en los que oxigenarse al aire libre, pueblos pintorescos sin aglomeraciones, propuestas para todas las edades de enero a diciembre. Andalucía es todo esto... y mucho más

La playa de la Barrosa, Chiclana, Cádiz.
La playa de la Barrosa, Chiclana, Cádiz.

Siempre hay algún motivo para visitar Andalucía en cualquier época del año. Sus ocho provincias están llenas de sorpresas. Uno de los tesoros de Cádiz son los 200 kilómetros de su Costa de la Luz. La naturaleza es otro gran atractivo, con seis Parques Naturales en los que disfrutar de paisajes como Doñana. También sus edificios emblemáticos, como las 600 casas-palacio del Puerto de Santa María o el casco viejo de Vejer de la Frontera.

Más al norte, los mares de olivos envuelven la provincia de Jaén, con espacios como el Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas, o la Cueva del Agua, en Tíscar. Además, Jaén es el lugar del mundo con mayor número de fortalezas, castillos y torres por kilómetro cuadrado. Otra visita imprescindible son Úbeda y Baeza, declaradas Patrimonio de la Humanidad.

A orillas del Mediterráneo, el Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar destaca en Almería. En el interior de la provincia se encuentra el desierto de Tabernas, único en Europa. Los contrastes se trasladan al Espacio Natural de Sierra Nevada, donde descubrir La Alpujarra. Y ya en las calles de Almería, aguardan su casco histórico, la catedral y la Alcazaba.

Cuna del flamenco

Además de la ciudad de Granada y la Alhambra, hay que perderse por el Sacramento, uno de los barrios gitanos que da origen al flamenco. Para disfrutar de la naturaleza, qué mejor que Sierra Nevada, donde se alza el pico más alto de la península Ibérica, el Mulhacén. Sin olvidar sus playas, como la de San Cristóbal, en Almuñécar.

Naturaleza y cultura son la seña identidad de Córdoba, con los Parques Naturales Sierra de Cardeña y Montoro, la Sierra Subbética o las Lagunas del Sur, uno de los principales humedales de Europa. Declarada Patrimonio de la Humanidad, la Mezquita-Catedral de la ciudad de Córdoba es la segunda más grande del mundo. Otra parada obligada es la del Alcázar de los Reyes Cristianos.

Una calle encalada en Capileira, Granada.
Una calle encalada en Capileira, Granada.

Aventura y arte se respiran también en Málaga. Ciudad natal de Picasso y epicentro de la Costa del Sol, el sendero del Caminito del Rey depara adrenalina entre desfiladeros. Cuna de los pueblos blancos, algunos merecen una visita, como Casares, Frigiliana o Ronda. Otros quedan en el litoral como Mijas o Nerja. Y, por supuesto, Marbella y Málaga, un destino cultural de primer orden.

Huelva es sinónimo de contrastes, con playas como las de Punta Umbría, Isla Cristina y Matalascañas. Sin olvidar las antiguas minas de Riotinto o la aldea del Rocío. En su capital, el Muelle de las Carabelas exhibe las réplicas exactas de los navíos usados por Cristóbal Colón en 1492.

El emblema de la ciudad de Sevilla es la Giralda, la torre campanario de la catedral. Para remontarse al pasado de esta zona, una opción es visitar el conjunto arqueológico de Itálica. Y al norte de la provincia, las Cascadas del Huéznar forman un Monumento Natural a orillas del río Huéznar. ¿Por dónde empezamos?

Consulta toda la información pinchando aquí

CONTENIDO OFRECIDO EN COLABORACIÓN CON LA CONSEJERÍA DE TURISMO DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >