Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Reencuentro con la naturaleza en La Donaira

Un oasis ecológico de más de 700 hectáreas entre los parques naturales de la Sierra de Grazalema y el de la Sierra de las Nieves con un exclusivo hotel, huerta orgánica y espectáculo con caballos

El picadero de la finca La Donaira ofrece un espectáculo de rejoneo con caballos lusitanos.
El picadero de la finca La Donaira ofrece un espectáculo de rejoneo con caballos lusitanos.

Agricultura biodinámica, holística, permacultura, policultivo, kilómetro cero… nuevas palabras para designar viejos y buenos hábitos que el hombre ha practicado durante miles de años pero que parece haber olvidado hace un par de siglos. El respeto a la tierra, ayudándola solo con recursos naturales sin violentarla con químicos, y realizar la siembra y la cosecha como se hacía ancestralmente teniendo en cuenta la influencia de los astros, son los principios que rigen en la finca malagueña de La Donaira.

Este oasis ecológico de más de 700 hectáreas entre los parques naturales de la Sierra de Grazalema y el de la Sierra de las Nieves es un retiro de lujo; un lujo que no se traduce en oropeles sino en la autenticidad de cada detalle. Un lugar en el que todo está pensado para dejar que la naturaleza se equilibre, se autorregule, ayudándola a librarse del estrés de la sobreexplotación. Ubicada en el pequeño municipio malagueño de Montecorto, a mil metros de altitud, La Donaira ofrece una excursión de un día por su dehesa biodinámica para mostrar que existe otra forma de relacionarse con la naturaleza en la que todos salen ganando.

En una huerta orgánica se cultiva todo lo que se consume en la finca.
En una huerta orgánica se cultiva todo lo que se consume en la finca.

Un paseo guiado, que incluye el almuerzo, en el que los visitantes pueden comprobar cómo funciona este ecosistema en el que un equipo multidisciplinar de 60 personas convive con 90 caballos lusitanos, medio centenar de vacas pajunas, rebaños de cabras, de ovejas, gallinas que viven en libertad y 22 colmenas repartidas por toda la finca, siete de ellas instaladas en troncos de viejos árboles.

La visita parte del municipio gaditano de El Gastor, puerta de entrada de La Donaira donde hay que dejar los vehículos ya que en la finca no se permiten los coches particulares, y se realiza en todoterrenos. El recorrido incluye la huerta orgánica, en la que se cultivan todos lo que se consume en la finca, y hace paradas para ver a los animales en sus hábitats. Además de ofrecer en su picadero un espectáculo de rejoneo para que se luzcan los caballos lusitanos.

En su terreno, rocoso y ondulado, conviven encinas –varias con más de 500 años- con robles, olivos, almendros y vides que, desde 2005, están libres de productos químicos. El proyecto del empresario austriaco que adquirió la finca en 2005 y la ha ido transformado en un paraíso para los amantes de lo ecológico cuenta también con un exclusivo hotel con nueve habitaciones que giran en torno a la antigua cuadra de la propiedad, de más de cien años, y de la que se ha respetado su arquitectura original.

El almuerzo al aire libre en el cortijo biodinámico permite degustar los productos ecológicos que se elaboran en la finca.
El almuerzo al aire libre en el cortijo biodinámico permite degustar los productos ecológicos que se elaboran en la finca.

Equilibrio entre la tierra, el hombre y los animales

En plena Serranía de Ronda, muy cerca de la ciudad romana de Acinipo, este lugar ha estado habitado desde la prehistoria como lo demuestra el cercano dolmen del Gigante, una tumba megalítica ubicada en El Gastor, y otro dolmen hallado este año dentro de sus límites, aún pendiente de excavar, y que los especialistas estudian si tiene relación con los enterramientos existentes en la Peña de los Enamorados, en la vega de Antequera.

Toda la finca es como una gran aula en la que se ensayan mejores maneras de hacer las cosas para restablecer el equilibrio entre la tierra, el hombre y los animales. El almuerzo al aire libre en el cortijo biodinámico permite degustar los productos ecológicos que se elaboran en la finca: vino, aceite de oliva virgen extra, miel, leche de almendras... O sus frutas, como el pero de Ronda, una antigua variedad local de manzana, sus duraznos, albaricoques, membrillos, cerezas, higos, castañas, ciruelas…

El chef sueco Fredrik Andersson, uno de los protagonistas de la llamada nueva cocina nórdica desde su restaurante Mistral, se ha mudado a la cocina de La Donaira y elabora un menú con productos de temporada de su huerta al que da un toque especial con las hierbas del jardín medicinal en el que crecen más de 350 variedades. Un lugar mágico a medio camino entre una farmacia y un huerto, inspirado en los que cultivaban los monjes en la Edad Media.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información