Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
DORMIR CRÍTICA i

Palacio de las Salinas, balneario ‘belle époque’ en la meseta castellana

Un hotel con manantiales de propiedades medicinales que invitan al relax junto a Medina del Campo (Valladolid)

Fachada del hotel balneario Palacio de las Salinas, junto a Medina del Campo (Valladolid). Ampliar foto
Fachada del hotel balneario Palacio de las Salinas, junto a Medina del Campo (Valladolid).
Puntuación: 6
Arquitectura 7
Decoración 3
Estado de conservación 6
Confortabilidad habitaciones 5
Aseos 5
Ambiente 6
Desayuno 5
Atención 7
Tranquilidad 10
Instalaciones 7

El 3 de marzo de 1893, cuando se publicó la Real Orden por la que se declaraban de utilidad pública las aguas clorurosódicas, cálcicas, sulfatadas y bromadas del páramo de las Salinas, cerca de Medina del Campo, no existía ninguna posibilidad de que el tren acercara a los agüistas madrileños en solo 58 minutos, como lo hace hoy. Ya desde el siglo XVII se tenía constancia de las propiedades mineromedicinales de estos cuatro manantiales, por lo que era cuestión de ilustrados su aprovechamiento mediante la construcción, en 1912, de un hotel balneario encargado a los arquitectos del palacio de la Magdalena de Santander, Javier González Riancho y Gonzalo Bringas Vega.

De estilo ecléctico y señorial, como nadie esperaría en un lugar como este de piel áspera y mesetaria, el sanatorio de escrofulosos conserva un aire abracadabrante. El acceso sigue un estanque lineal precedido por una rotonda con fontana que se inspira en los palacios aristocráticos de la campiña inglesa.

Un vestíbulo suntuoso distribuye los altos corredores y los pisos de habitaciones a través de una escalera alfombrada muy del gusto belle époque. Ciertas estridencias barrocas se entremezclan con detalles ultrafuncionales del termalismo vigente, que igual atrae a jóvenes que se escapan de la gran ciudad como a la tercera edad. A medio camino del comedor se exhiben unos collages de los primeros días del balneario. En noches de verano, un piano anima la velada. En invierno se vive más la soledad balnearia.

Una de las habitaciones del hotel balneario Palacio de las Salinas (Medina del Campo).
Una de las habitaciones del hotel balneario Palacio de las Salinas (Medina del Campo).

Es cuando más apetece refugiarse entre las paredes tintadas de sus dormitorios, aunque la iluminación sí parece artrítica. Algunos han sido reformados, otros conservan los estampados de mesa camilla y los cabeceros de estilo remordimiento que han caracterizado la última época del hotel, en línea con el columnario y el suelo escaqueado del restaurante. Muy recomendables las habitaciones que proyectan al exterior una balconada con balaustres clásicos en la primera planta, realzada desde el atardecer por el almíbar luminotécnico de la fachada.

Fibromialgia. Reumatismo. Artrosis crónica. Aquí brotan aguas de fuerte mineralización, indicadas bajo control médico para el asma, enfermedades de la piel y dolencias de la vida urbana que se curan solo de pensar en un masaje de espalda o una envoltura con biofango, cacao y algas.

Palacio de las Salinas

  • Dirección: carretera de las Salinas, kilómetro 4. Medina del Campo (Valladolid).
  • Teléfono: +34 983 80 44 50.
  • Web: balneariogranhotellassalinas.com
  • Instalaciones: aparcamiento, ocho hectáreas de jardines, capilla del Milenio, piscina exterior, pista de tenis, sauna, solárium y balneario con piscina climatizada, sala de reuniones para 100 personas, salón, bar, restaurante.
  • Habitaciones: 64 dobles.
  • Servicios: algunas habitaciones adaptadas para discapacitados; animales domésticos admitidos (20 euros).
  • Precios: desde 76 euros la habitación doble, IVA incluido; desayuno, 7 euros.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información