Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
DORMIR CRÍTICA i

Seaside Sandy Beach, aires subtropicales en Gran Canaria

Un gran hotel con tres piscinas, 'spa', jardín y terraza nudista junto a la playa del Inglés

Piscinas del Seaside Sandy Beach, en Gran Canaria. Ampliar foto
Piscinas del Seaside Sandy Beach, en Gran Canaria.
Puntuación: 6,5
Arquitectura 5
Decoración 5
Estado de conservación 7
Confortabilidad habitaciones 6
Aseos 6
Ambiente 6
Desayuno 7
Atención 10
Tranquilidad 6
Instalaciones 7

Con unos orígenes que se remontan al boom turístico de los años sesenta, la playa del Inglés es el tramo de litoral que discurre entre las dunas de Maspalomas y el arenal de San Agustín, al sur de Gran Canaria. Sus 22 grados de temperatura media la convertían en un destino ideal para las vacaciones de los centroeuropeos, que la frecuentaban en cualquier estación, extasiados con la oferta recreativa, comercial y hotelera de este destino. Ninguno de estos alojamientos va a pasar a la historia de la arquitectura, pero el proceso de renovación iniciado en muchos de ellos pone hoy en valor los ajardinamientos, el derecho al cielo que los esponjan entre el cemento. Es el caso del Seaside Sandy Beach, el tercer hotel que el alemán Theo Gerlach fundó en este rincón de la isla con su cadena Seaside Hotels.

Se reconoce a lo lejos por su planta en arco de herradura y los arcos neomoriscos que constelan la fachada, pero lo verdaderamente llamativo de este enclave elevado tres plantas sobre el ras de calle es el complejo de jardines subtropicales ordenados en torno a una piscina circular que parecen enojados con el mar. Le dan la espalda, y de qué manera, con un muro de 11 pisos escalonados de habitaciones (hasta 256). El Atlántico se divisa únicamente desde el corredor de acceso a estos dormitorios, en verdad acendrados y luminosos, confortables para repararse por la noche, aunque impersonales en su interiorismo funcional. Dado su carácter vacacional, 14 de estos dormitorios son familiares, con espacio holgado para una pareja con hijos.

Una de las habitaciones del Seaside Sandy Beach.
Una de las habitaciones del Seaside Sandy Beach.

Tres piscinas presiden el vergel de palmeras y plantas subtropicales que distribuyen los espacios comunes. La principal es de agua salada a 27 grados, animada por una cascada masajeante y varios chorros de cisne, además de los subacuáticos. Un bar de cócteles con actuaciones en directo cumple el ritual obligado de todo hotel vacacional. Y una pérgola a mitad de camino anticipa el restaurante principal al aire libre, donde un equipo de camareros dicharachero, cumplidor y excepcionalmente amable (lo mejor del hotel) cuidan del bufé o atienden al huésped para llevarle los platos y la bebida a la mesa.

Casi en secreto, a la altura de las plantas séptima, octava y novena, reciben el sol del mediodía unas terrazas con tumbonas y sombrillas para los amantes del nudismo.

Seaside Sandy Beach

  • Dirección: avenida de Menceyes, s/n, playa del Inglés (Gran Canaria)
  • Teléfono: 928 72 40 00
  • Web: hotel-sandy-beach.com
  • Instalaciones: garaje, jardines, piscinas, spa, sala de reuniones con capacidad para 80 personas, salón de estar, bar salón, pool bar, restaurante con terraza
  • Habitaciones: 26 individuales, 210 dobles, 14 familiares, 6 júnior suites
  • Servicios: algunas habitaciones adaptadas para discapacitados; animales domésticos prohibidos
  • Precios: desde 105 euros la habitación doble, IGIC incluido; desayuno, 11 euros, IGIC incluido.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información