Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Por las cuevas de los maquis

El cineasta y escritor Rubén Buren viajó al pueblo de Trucios, en Bizkaia, para documentarse para su última película

La película Maquis, el debut cinematográfico de Rubén Buren, ya se puede ver en Filmin. El cineasta también está a punto de acabar una novela acerca de estos grupos de resistencia antifranquista. Para documentarse en ambos proyectos, viajó al pueblo de Trucios, en Bizkaia, una zona en la que se concentraron estos guerrilleros.

Hábleme del paisaje de Trucios.

Está a pocos kilómetros del parque natural de Armañón, donde abundan los encinares y los hayedos, y también del pueblo de Carranza. Toda esta zona fue en los años cuarenta y cincuenta del siglo XX una ruta con mucha circulación de guerrillas maquis. Los pueblos siguen siendo pequeños, con las casas dispuestas en torno a un centro y, a las afueras, algunas desperdigadas por el monte.

Era fácil esconderse por allí…

Claro, porque enseguida estás en monte húmedo y no hay quien te encuentre. También hay muchas cuevas y covachas. En Carranza está la cueva de Pozalagua, que tiene unas estalactitas muy finas llamadas estalactitas excéntricas.

¿Qué otros lugares de la zona recomienda?

Subir caminando desde Trucios a la ermita de San Antolín, que es un paseo bonito de una hora. O ir en coche a la playa de la Arena, a una media hora. Es espectacular porque en esa parte el mar está muy cerca de la montaña.

 Seguro que se come muy bien.

¡Espectacular! Uno de los mejores sitios es Casa Garras. Tiene un menú gastronómico de 12 platos. Recuerdo especialmente la sopa de tomate con tartar de salmón ahumado y las cocochas de bacalao con crema de perejil. En otro plan más modesto, comí varias veces en La Capitana, en Villaverde de Trucios. Es muy popular entre los ciclistas, y no me extraña porque se come muy bien. Su rodaballo no se me olvida.

¿Y vio algo que no esperase?

Pues sí: dos águilas. Hacía mucho que no veía una de cerca y me impresionó su gran tamaño. Fue subiendo un monte de riscos, que me interesaba por las vistas que había desde arriba, donde encontré su nido.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información