Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Orejitas de pasta en Bari

Sissa Verde, chef especializada en pasta amasada a mano, llegó a Madrid desde Nápoles para ofrecer su creatividad aplicada a la cocina italiana

La Pasta 'designer' Sissa Verde. Ampliar foto
La Pasta 'designer' Sissa Verde.

En las redes es Linda Pastissa (@lindapastissa), y, ya desde su apodo, queda claro que la pasta es el eje de sus actividades. Sissa Verde, chef especializada en pasta, llegó a Madrid desde Nápoles para ofrecer su creatividad aplicada a la pasta amasada a mano. A menudo regresa a Italia a obtener nuevas ideas, como en este viaje que hizo un verano con su pareja a la región de la Apulia, el tacón de la bota.

¿Llegaron en avión hasta allí?

Fuimos en la furgoneta que acabábamos de comprar. Quería que mi chico, que es español, conociese Italia de norte a sur, y acabamos en Apulia.

¿Qué ciudades visitaron?

Bari, Lecce y Tarento. Son muy monumentales. Lecce tiene hasta un estilo barroco propio, el barroco leccese. Y no hay que olvidar los paisajes del valle de Itria. En esa zona está Alberobello, una ciudad pequeña llena de trulli, unas construcciones de piedra de tejado cónico muy curiosas, con una leyenda interesante en torno a ellas.

Cuéntenosla…

Dicen que en el siglo XV un noble de la zona ordenó dejar la mayoría de esas casas con su característico aspecto inacabado para así no pagar impuestos. Hoy son patrimonio mundial y se han ido transformando en alojamientos, en tiendas…

Nos faltan las playas.

Lo bonito de Apulia es que, al ser una pequeña península dentro de la península Itálica, tiene dos tipos de costa: la más salvaje es la del mar Adriático y, al otro lado, las playas de arena blanca y aguas cristalinas del Jónico.

¿Se quedaron en alguna?

Claro, en las que hay por la comarca del Salento. A veces dormíamos en la furgoneta, cerca de la playa, y al amanecer nos tirábamos al mar.

No hemos mencionado la pasta.

En Bari se produce una pasta de sémola dura muy famosa: son las orecchiette, en forma de orejita. Y tienen también pastelitos muy graciosos, como el sporca muss, que en dialecto significa “mancha morros”. Es un hojaldre con crema pastelera cubierto de azúcar glas. Cuando lo comes siempre te manchas la boca, de ahí su nombre.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información