Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nueve ciudades a vista de pájaro (o dron)

Parecidos inesperados entre urbes tan distintas como la danesa Brondby y la moderna Dubái cuando se observan desde el cielo

Desarrollo residencial en Dubái (Emiratos Árabes Unidos).
Desarrollo residencial en Dubái (Emiratos Árabes Unidos). getty images

El orden matemático y la geometría cobran sentido cuando se fotografían ciudades con el uso de drones, helicópteros o dirigibles. Vistas desde el cielo cuesta identificarlas, acostumbrados como estamos a transitarlas a pie. Una perspectiva inusual que proporciona parecidos inesperados entre urbes tan distintas como una zona para la horticultura en la danesa Brondby y Dubái.

1. Dubái (Emiratos Árabes Unidos)

Aquí se concentran el edificio más alto del mundo (el rascacielos Burj Khalifa, de 828 metros de altura), el centro comercial más grande, el hotel con más estrellas y uno de los acuarios más extensos del planeta. Se trata de una ciudad casi artificial, construida prácticamente desde la nada en medio del desierto. De hecho, Dubái ha sido en la última década un paraíso para los arquitectos: se construye sin parar y la urbe está en constante movimiento. Entre altos rascacielos, también emergen zonas residenciales planificadas al milímetro, como es La Palmera, uno de sus distritos más extravagantes construidos sobre el mar.

Del próximo mes de octubre a abril de 2021, la ciudad tenía previsto acoger la Expo 2020 Dubai, fechas que la organización ha anunciado recientemente que se aplazan un año por la pandemia del Covid-19 (se celebrará del 1 de octubre de 2021 al 31 de marzo de 2022). Se trata de la primera exposición universal de Oriente Próximo, en la que los 192 países participantes diseñarán su propio pabellón en un encuentro que hará las delicias de los amantes de la arquitectura contemporánea. Su propósito es conectar ideas provenientes de todo el mundo para abordar los desafíos comunes que plantea el futuro.

Canberra, la capital de Australia, ejemplo de ciudad jardín. ampliar foto
Canberra, la capital de Australia, ejemplo de ciudad jardín. getty images

2. Canberra (Australia)

Elegida capital de Australia en 1908, como un compromiso entre Sídney y Melbourne, las dos grandes ciudades del país, Canberra es un perfecto ejemplo de ciudad jardín. Se trata de un movimiento urbanístico nacido en los inicios del siglo XX, en el que es fundamental incorporar espacios verdes en una ciudad para hacerla menos industrial y más habitable, algo que bien se puede comprobar viendo esta urbe desde el aire. La capital australiana se empezó a construir en la década de 1910 para albergar las instituciones gubernamentales del país tras un concurso internacional para su diseño, en el que resultó ganador el proyecto de los arquitectos estadounidenses Walter Burley Griffin y Marion Mahony Griffin. La construcción de Canberra comenzó en 1913, y fue levantada desde cero siguiendo ese planteamiento urbanístico que incorporaba importantes áreas de vegetación natural. Hoy, en el centro de la ciudad destaca el lago artificial Burley Griffin y el cercano Weston Park, donde campan a sus anchas los canguros.

Formaciones inmobiliarias construidas en Brondby (Dinamarca) ampliar foto
Formaciones inmobiliarias construidas en Brondby (Dinamarca) getty images

3. Brondby (Dinamarca)

Vista desde el aire, la simetría de Brondby Garden City es sorprendente. Situada a unos 20 kilómetros al oeste de Copenhague, estas pequeñas casas de madera con jardines forman comunidades prácticamente simétricas. Aunque en realidad no se trata de una zona residencial, sino que es un área en la que solo están permitidas las estancias cortas (se pueden alquilar de abril a octubre y durante los fines de semana), ya que está destinada básicamente a disfrutar de un entorno natural y al pequeño cultivo. Así que las suelen alquilar y disfrutar los habitantes de localidades cercanas en las que el asfalto deja poco espacio para un huerto. La planificación urbanística de este lugar, proyectado en la década de 1960 por el arquitecto de paisajes Erik Mygind, responde a otros dos motivos, además del cultivo de la tierra: fomenta la interacción de sus usuarios y ofrece un espacio a modo refugio del bullicio de la ciudad.

Brasilia, construida en la década de 1960 para convertirse en la capital de Brasil. ampliar foto
Brasilia, construida en la década de 1960 para convertirse en la capital de Brasil. getty images

4. Brasilia (Brasil)

Como Canberrra, Brasilia fue fundada con el objetivo de convertirse en una ciudad digna de ser capital. Algo que Brasil hizo oficial en 1960. Al trasladar la administración pública al interior del país, alejándola de la costa atlántica y de otras grandes ciudades como São Paulo y Río de Janeiro, el Gobierno de Juscelino Kubitschek pretendía repoblar la zona. Se empezó a levantar en 1956, y fue construida en pocos años bajo la batuta del urbanista Lucio Costa, el arquitecto Oscar Niemeyer (quien firmó la mayoría de los edificios oficiales) y del paisajista Roberto Burle Marx. Desde el aire, su silueta parece la de un avión o un pájaro en vuelo. En tierra, los barrios residenciales, las zonas comerciales y su parte administrativa están divididas por islas conectadas entre sí por grandes avenidas. De hecho, el propósito de sus creadores fue que todo reflejara una concepto armonioso. Una ciudad planificada que nació directamente como megalópolis. En 1987, Brasilia fue reconocida como patrimonio mundial de la Unesco por ser un hito de la historia del urbanismo.

El Eixample barcelonés, con la Sagrada Familia en el centro de la imagen. ampliar foto
El Eixample barcelonés, con la Sagrada Familia en el centro de la imagen. getty images

5. Barcelona (España)

El distrito del Eixample de Barcelona despliega toda su simetría desde el aire, que solo rompe la colosal figura de la Sagrada Familia. Con el plan urbanístico del ingeniero y urbanista Ildefons Cerdà, de mitades del siglo XIX, nació la Barcelona moderna. Cerdà diseñó una ciudad igualitaria, organizada en casas de tres alturas y calles perpendiculares, donde no se diferenciaran los barrios obreros de los de la clase burguesa y los servicios públicos (mercados, centros sociales e iglesias) se repartieran uniformemente por todos los rincones. Formado por seis barrios, hoy no solo es uno de los distritos más poblados de la capital catalana, sino que también es donde se concentran algunas de sus principales atracciones turísticas.

La ciudad fortificada de Palmanova, situada al noreste de Italia. ampliar foto
La ciudad fortificada de Palmanova, situada al noreste de Italia. getty images

6. Palmanova (Italia)

Situada al noreste de Italila, esta ciudad sorprende desde las alturas pues su muralla tiene forma de estrella. Una estrella perfecta de nueve lados con sus nueve puntas con tres anillos fortificados concéntricos (el tercero fue levantado por orden de Napoleón tras invadir la villa) y una gran plaza hexagonal en el centro. Los trabajos de construcción de esta ciudad fortaleza se iniciaron en octubre de 1593, pues los venecianos buscaban con Palmanova detener las incursiones del Imperio otomano. Sus murallas escondidas entre vegetación la hacían casi invisible, y hoy son el motivo que lleva a los turistas hasta esta ciudad de la provincia de Udine. Desde 1960 es monumento nacional, y en julio de 2017 la Unesco la incluyó en su lista de patrimonio mundial como uno de los ejemplos más significativos de la arquitectura militar de los siglos XVI y XVII.

Rascacielos junto a Times Square, en Nueva York, desde un helicóptero. ampliar foto
Rascacielos junto a Times Square, en Nueva York, desde un helicóptero. getty images

7. Manhattan (Nueva York, EE UU)

Las siluetas de sus rascacielos hacen de Manhattan uno de los perfiles urbanos más conocidos del mundo, probablemente también porque ha aparecido en centenares de series de televisión y películas. Y aunque en esta isla viven 1,6 millones de personas, orientarse en ella no es tan complicado como puede parecer. El racionalismo de su ordenamiento urbano, en calles y avenidas numeradas en la mayoría de los casos, a excepción de la zona de Downtown (algo más caótica), ayuda a que muchas veces no haga falta ni mirar un mapa para poder llegar a una dirección.

Las calles están numeradas de Sur a Norte y las avenidas de Este a Oeste (aunque algunas tienen nombre, como Lexington Avenue, Park Avenue, Madison Avenue y la famosa Broadway). En las calles, la numeración de los bloques de edificios comienza en la Quinta Avenida, por lo tanto, cuanto más alto sea el número más alejados estaremos de ella. El número irá acompañado de West si se encuentra al Oeste de la Quinta Avenida, y de East si está al Este. Y otra cuestión a tener en cuenta es que las vías que cortan la ciudad de Este a Oeste y sus números ascienden de Sur a Norte, es decir, si al pasear por una calle los números ascienden es que uno va en dirección Norte.

El Arco de Triunfo, punto de partida de las grandes avenidas parisienses. ampliar foto
El Arco de Triunfo, punto de partida de las grandes avenidas parisienses. getty images

8. París (Francia)

El Arco de Triunfo es el punto de partida de 12 de las grandes avenidas parisienses, como la avenida de la Gran Armada o la de los Campos Elíseos. El plan urbanístico de Georges-Eugène Haussmann para París, encargado por Napoleón III a mitades del siglo XIX, tenía como objetivo hacer la ciudad más salubre y moderna. Haussmann eliminó muchas calles antiguas y serpenteantes y derribó casas de apartamentos, siendo reemplazadas por grandes avenidas flanqueadas por árboles, creando grandes plazas y parques e incluyendo puntos de referencia como el Gran Palacio de la Ópera y el Arco del Triunfo. Eso sí, el plan fue criticado porque de paso echó del centro de la capital francesa a la clase obrera e hizo que las revueltas callejeras y las barricadas fueran más fáciles de controlar por las fuerzas del orden. Hoy las famosas avenidas del centro de la ciudad se conservan con el mismo trazado original con el que las proyectó proyectó Haussmann.

Viviendas residenciales en el desierto de Arizona (Estados Unidos). ampliar foto
Viviendas residenciales en el desierto de Arizona (Estados Unidos). getty images

9. Arizona (Estados Unidos)

Son muchas las zonas residenciales situadas a las afueras de las grandes ciudades estadounidenses que siguen el mismo patrón que estas viviendas situadas en el desierto de Arizona. Urbanizaciones de casas unifamiliares, con jardín en su parte delantera o trasera (o en ambos lados), y calles prácticamente idénticas. Puede que representen uno de los modelos más perfectos de planificación urbana, pero la mayoría de las veces hacen que sus inquilinos sean completamente dependientes del coche y se complica para el visitante orientarse en sus calles en busca de una casa en concreto.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información