Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
El sol atraviesa el suelo de cristal de The Edge, el nuevo mirador de Manhattan.
El sol atraviesa el suelo de cristal de The Edge, el nuevo mirador de Manhattan. Getty Images

The Edge, la nueva postal de Nueva York a 345 metros de altura

10 fotos

El espectacular mirador al aire libre en el barrio de Hudson Yards abre al público para ofrecer las mejores vistas en 360 grados de Manhattan y más allá

  • Hudson Yards, el barrio emergente más moderno de Nueva York, cuenta desde este miércoles con una nueva atracción. The Edge (borde o filo, en inglés) es  un espectacular mirador al aire libre  que se proyecta sobre el cielo de Manhattan a una altura de 345 metros. Este nuevo prodigio de la ingeniería moderna sobresale, en forma de flecha, desde el piso 100 del número 30 de Hudson Yards, en pleno corazón de la ciudad estadounidense. Abrirá los 365 días del año, de ocho de la mañana a doce de la noche, un horario amplio e ininterrumpido que permitirá contemplar a vista de dron como se transforma Nueva York a plena la luz del día, bañada por la luz tostada del atardecer o iluminada por el reflejo de los neones de la noche. En la foto, los primeros visitantes pasean por la terraza descubierta de The Edge, el día de su inauguración.
    1Un nuevo imán turístico en el corazón de Manhattan Hudson Yards, el barrio emergente más moderno de Nueva York, cuenta desde este miércoles con una nueva atracción. The Edge (borde o filo, en inglés) es un espectacular mirador al aire libre que se proyecta sobre el cielo de Manhattan a una altura de 345 metros. Este nuevo prodigio de la ingeniería moderna sobresale, en forma de flecha, desde el piso 100 del número 30 de Hudson Yards, en pleno corazón de la ciudad estadounidense. Abrirá los 365 días del año, de ocho de la mañana a doce de la noche, un horario amplio e ininterrumpido que permitirá contemplar a vista de dron como se transforma Nueva York a plena la luz del día, bañada por la luz tostada del atardecer o iluminada por el reflejo de los neones de la noche. En la foto, los primeros visitantes pasean por la terraza descubierta de The Edge, el día de su inauguración. AFP
  • La inauguración de este miércoles de The Edge se ha querido celebrar también con espectacularidad. Artistas y bailarines han realizado acrobacias suspendidos sobre la fachada del rascacielos de Hudson Yards donde se encuentra el mirador. Una planta más arriba, en el piso 101, se podrá disfrutar de un cóctel en un bar de champán, gestionado por el grupo Rhubarb, con sede en Londres, y de una comida en el restaurante Peak, al que se accede por una escalera al aire libre. Ambos establecimientos han entrado en funcionamiento coincidiendo con la apertura del observatorio.
    2Bailes acrobáticos en el rascacielos La inauguración de este miércoles de The Edge se ha querido celebrar también con espectacularidad. Artistas y bailarines han realizado acrobacias suspendidos sobre la fachada del rascacielos de Hudson Yards donde se encuentra el mirador. Una planta más arriba, en el piso 101, se podrá disfrutar de un cóctel en un bar de champán, gestionado por el grupo Rhubarb, con sede en Londres, y de una comida en el restaurante Peak, al que se accede por una escalera al aire libre. Ambos establecimientos han entrado en funcionamiento coincidiendo con la apertura del observatorio. AFP
  • La apertura al público de The Edge ha generado una enorme expectación entre neoyorquinos y turistas. Pese a las advertencias de las autoridades de evitar multitudes por la crisis del coronavirus, las entradas para su jornada inaugural (el 11 de marzo a las 13.00, hora local) se agotaron.  Para evitar colas y ahorrarse dinero, además de para elegir exactamente qué día y hora visitarlo, es recomendable comprar los tiques con antelación por Internet  (edgenyc.com) . El pase general para adultos (a partir de los 13 años) cuesta 36 dólares (32,5 euros) 'online' y 38 (34,2 euros) en la taquilla ubicada en el cuarto piso del centro comercial por el que se accede al edificio. La de niños, 31 dólares (28 euros) y 33 dólares (29,7 euros), respectivamente. También hay tarifas especiales para residentes, 'seniors' (a partir de 62 años) o miembros activos y retirados del Ejército de EE UU.
    3Entradas agotadas para la jornada inaugural La apertura al público de The Edge ha generado una enorme expectación entre neoyorquinos y turistas. Pese a las advertencias de las autoridades de evitar multitudes por la crisis del coronavirus, las entradas para su jornada inaugural (el 11 de marzo a las 13.00, hora local) se agotaron. Para evitar colas y ahorrarse dinero, además de para elegir exactamente qué día y hora visitarlo, es recomendable comprar los tiques con antelación por Internet (edgenyc.com). El pase general para adultos (a partir de los 13 años) cuesta 36 dólares (32,5 euros) 'online' y 38 (34,2 euros) en la taquilla ubicada en el cuarto piso del centro comercial por el que se accede al edificio. La de niños, 31 dólares (28 euros) y 33 dólares (29,7 euros), respectivamente. También hay tarifas especiales para residentes, 'seniors' (a partir de 62 años) o miembros activos y retirados del Ejército de EE UU. AFP
  • Anclado al oeste de Manhattan, junto al río Hudson, desde su terraza acristalada de 700 metros cuadrados se disfruta de unas vistas panorámicas de 360 grados únicas (e inéditas) en Nueva York. Además de la isla entera de Manhattan, se otea el oeste de Nueva Jersey y en días de buena visibilidad se alcanzará a ver hasta 129 kilómetros de profundidad en el Estado de Nueva York.
    4Unas vistas panorámicas únicas Anclado al oeste de Manhattan, junto al río Hudson, desde su terraza acristalada de 700 metros cuadrados se disfruta de unas vistas panorámicas de 360 grados únicas (e inéditas) en Nueva York. Además de la isla entera de Manhattan, se otea el oeste de Nueva Jersey y en días de buena visibilidad se alcanzará a ver hasta 129 kilómetros de profundidad en el Estado de Nueva York. AFP
  • Esta colosal estructura, que sobresale casi 25 metros del tronco del edificio al que está anclada, tiene parte del suelo de cristal, lo que acrecienta la sensación vertiginosa de estar flotando en el aire, porque debajo de ella no hay nada. Los más atrevidos pueden tumbarse sobre una especie de ventana triangular de vidrio de 20 metros cuadrados (en la foto, vista desde abajo) ubicada en mitad de la plataforma y tener una experiencia parecida a la de estar suspendido en el vacío. Será sin duda el nuevo 'territorio selfie' de la Gran Manzana.
    5Flotando sobre la isla de los rascacielos Esta colosal estructura, que sobresale casi 25 metros del tronco del edificio al que está anclada, tiene parte del suelo de cristal, lo que acrecienta la sensación vertiginosa de estar flotando en el aire, porque debajo de ella no hay nada. Los más atrevidos pueden tumbarse sobre una especie de ventana triangular de vidrio de 20 metros cuadrados (en la foto, vista desde abajo) ubicada en mitad de la plataforma y tener una experiencia parecida a la de estar suspendido en el vacío. Será sin duda el nuevo 'territorio selfie' de la Gran Manzana. AFP
  • The Edge, cuya construcción arrancó en abril de 2018, ha sido diseñado por el estudio de arquitectura KPF (William y Kohn Pedersen Fox Associates) y consta de 15 secciones, todas atornilladas y ancladas a los lados este y sur del edificio. La baranda está formada por 79 paneles de vidrio de nueve metros de altura fabricados en Alemania y terminados en Italia. Dichos paneles tienen la particularidad de que están ligeramente inclinados hacia fuera, formando un dibujo parecido al de la proa de un barco, lo que provoca mayor vértigo si cabe.
    6Paneles de vidrio que incitan al vértigo The Edge, cuya construcción arrancó en abril de 2018, ha sido diseñado por el estudio de arquitectura KPF (William y Kohn Pedersen Fox Associates) y consta de 15 secciones, todas atornilladas y ancladas a los lados este y sur del edificio. La baranda está formada por 79 paneles de vidrio de nueve metros de altura fabricados en Alemania y terminados en Italia. Dichos paneles tienen la particularidad de que están ligeramente inclinados hacia fuera, formando un dibujo parecido al de la proa de un barco, lo que provoca mayor vértigo si cabe. AFP
  • Arriba de The Edge esperan las emociones más fuertes. Pero ya desde la calle se empieza a saborear la visita. Para acceder al mirador hace falta entrar en un centro comercial y desde allí coger un ascensor que lleva a la cima del observatorio, en el piso 100, en menos de un minuto (52 segundos, exactamente). Una vez arriba se puede elegir entre el observatorio interior, que ofrece una panorámica total de la ciudad —desde Central Park hasta la estatua de la Libertad—, o por la terraza exterior con vistas al Sur y Este de Nueva York, con algunos edificios emblemáticos, como el Empire State.
    7Subir 100 pisos en 52 segundos Arriba de The Edge esperan las emociones más fuertes. Pero ya desde la calle se empieza a saborear la visita. Para acceder al mirador hace falta entrar en un centro comercial y desde allí coger un ascensor que lleva a la cima del observatorio, en el piso 100, en menos de un minuto (52 segundos, exactamente). Una vez arriba se puede elegir entre el observatorio interior, que ofrece una panorámica total de la ciudad —desde Central Park hasta la estatua de la Libertad—, o por la terraza exterior con vistas al Sur y Este de Nueva York, con algunos edificios emblemáticos, como el Empire State. AFP
  • El rascacielos de donde cuelga The Edge, el 30 de Hudson Yards, es uno de los más famosos en la zona más eferverscente de Nueva York. Su imponente silueta ha cambiado el aspecto del 'skyline' de Manhattan, en constante transformación. También acoge un centro comercial con gran variedad de tiendas y restaurantes, además de oficinas de empresas tan conocidas como la CNN o HBO.
    8El rascacielos de HBO El rascacielos de donde cuelga The Edge, el 30 de Hudson Yards, es uno de los más famosos en la zona más eferverscente de Nueva York. Su imponente silueta ha cambiado el aspecto del 'skyline' de Manhattan, en constante transformación. También acoge un centro comercial con gran variedad de tiendas y restaurantes, además de oficinas de empresas tan conocidas como la CNN o HBO.
  • No es casualidad que The Edge esté en  Hudson Yards , un barrio nuevo que atrae todas las miradas. Se ha convertido, por méritos propios, en la zona de moda de Nueva York y un lugar donde todo aquel que busca emprender algo grande tiene que estar. Entre sus vecinos figuran los hermanos Ferran y Albert Adrià y el chef José Andrés, con su proyecto gastronómico Mercado Little Spain. Cubre desde la calle 30 a la 34 entre las avenidas 10 y 11 en la isla de Manhattan. Hudson Yards se presenta imponente cuando se ve al entrar a la ciudad de Nueva York desde la vecina Nueva Jersey. Combina espacios para oficinas y residencias de lujo en seis elevados edificios, con zonas de ocio, de arte y su propio colegio. Aquí están dos de las construcciones más recientes y vanguardistas de la ciudad:  The Shed y The Vessel (en la imagen).
    9El barrio neoyorquino más 'cool' No es casualidad que The Edge esté en Hudson Yards, un barrio nuevo que atrae todas las miradas. Se ha convertido, por méritos propios, en la zona de moda de Nueva York y un lugar donde todo aquel que busca emprender algo grande tiene que estar. Entre sus vecinos figuran los hermanos Ferran y Albert Adrià y el chef José Andrés, con su proyecto gastronómico Mercado Little Spain. Cubre desde la calle 30 a la 34 entre las avenidas 10 y 11 en la isla de Manhattan. Hudson Yards se presenta imponente cuando se ve al entrar a la ciudad de Nueva York desde la vecina Nueva Jersey. Combina espacios para oficinas y residencias de lujo en seis elevados edificios, con zonas de ocio, de arte y su propio colegio. Aquí están dos de las construcciones más recientes y vanguardistas de la ciudad: The Shed y The Vessel (en la imagen). alamy
  • The Edge es probablemente el mirador más espectacular de Nueva York. Pero no el único ni el más elevado. El pasado 12 de octubre, el Empire State Building, el icónico rascacielos 'art decó' con 87 años de historia, abrió al público un nuevo observatorio en su planta 102, a 381 metros del asfalto. Pero, a diferencia de The Edge, el visitante no siente el impacto del aire en la cara porque está resguardado bajo el paraguas de 24 inmensos ventanales de cristal de dos metros y medio de altura que van desde el suelo hasta el techo.  La ciudad estadounidense también cuenta con otras terrazas panorámicas que quitan el hipo.  Como el 'Top of the Rocks', en el Rockefeller Center, o el Sky Room, un impresionante bar con azotea desde el que se divisa Times Square y el Midtown.
    10No es el único mirador, pero sí el más espectacular The Edge es probablemente el mirador más espectacular de Nueva York. Pero no el único ni el más elevado. El pasado 12 de octubre, el Empire State Building, el icónico rascacielos 'art decó' con 87 años de historia, abrió al público un nuevo observatorio en su planta 102, a 381 metros del asfalto. Pero, a diferencia de The Edge, el visitante no siente el impacto del aire en la cara porque está resguardado bajo el paraguas de 24 inmensos ventanales de cristal de dos metros y medio de altura que van desde el suelo hasta el techo. La ciudad estadounidense también cuenta con otras terrazas panorámicas que quitan el hipo. Como el 'Top of the Rocks', en el Rockefeller Center, o el Sky Room, un impresionante bar con azotea desde el que se divisa Times Square y el Midtown. GETTY IMAGES